viernes 7 de mayo de 2021
ACTUALIDAD | 11-03-2015 11:25

Cómo podés saber si vas a tener un infarto o un ACV

El servicio británico de Salud promueve un test online para estimular buenos hábitos.

Un polémico test online predice cuándo se podría tener un infarto o un ACV. La respuesta se obtiene en minutos al responder unas simples preguntas sobre el peso, la edad, la presión sanguínea, el estado del colesterol, si sos fumador o no y los antecedentes familiares de enfermedades del corazón.

Se trata de un test que ofrece el Servicio Nacional de Salud británico (NHS) en su sitio de Internet (https://www.nhs.uk/Conditions/nhs-health-check/Pages/check-your-heart-age-tool.aspx).

“Usted tiene un corazón 8 años más viejo que su edad y, en promedio, alguien como usted podría vivir hasta los 76 años”, contesta tras la consulta. “Tiene un 0,8% de riesgo de tener un ataque al corazón en los próximos 10 años”, agrega el portal que al parecer es capaz de anticipar cuándo llegará un infarto o un ACV.

Fin de año: el efecto balance
Leé también
Perfilando deseos

Los cardiólogos, sin embargo, lo relativizan. Los expertos consultados por el diario Clarín afirman que el test permite ver qué riesgo puede tener la población general de sufrir un infarto o un ACV, pero no cada persona en particular.

padre
Leé también
Los papás de hoy

En Europa fue acusado de “alarmista”, aunque las autoridades sanitarias británicas lo defienden. Sostienen que sirve para promover hábitos de vida más saludables. Si uno contestó que fuma, luego aparece una leyenda que dice: “Un año después de dejar de fumar, el riesgo de un ataque al corazón es de la mitad del de un fumador”. O, si uno contestó que no sabe el dato de su presión arterial le recuerda que la hipertensión es la llamada “asesina silenciosa” e invita a controlarla.

“Se trata de un estudio matemático que sirve para tener una orientación general, pero no un pronóstico exacto de lo que le va a pasar a una persona en particular”, explicó Roberto Battellini, cirujano cardiovascular del Hospital Italiano.

“De todos modos, decir que con esas preguntas se puede predecir la ‘edad del corazón’ es una exageración. Para eso se necesita hacer en cada persona un ecocardiograma tridimensional y una tomografía con reconstrucción de las coronarias para poder ver las placas de ateroesclerosis”, aclaró.

Cada día mueren alrededor de 150.000 personas en el mundo. Entre éstas, 50.000 mueren por enfermedades vasculares: en primer lugar, por enfermedades del corazón y en segundo por ACV. El cáncer recién aparece en el tercero. Muchos otros no mueren, pero quedan con secuelas graves.

“Con estas escalas, basadas en el llamado estudio de Framingham, se obtiene una idea muy grosera del riesgo”, explica Conrado Estol, especialista en enfermedad vascular y director del centro médico Medicina de Corazón y Cerebro. “En cambio, lo que necesitamos hoy en día es que los médicos veamos cuál es el riesgo que tiene cada paciente en particular de tener un infarto”, sugiere.

“La única forma de hacerlo es medir la carga de ateroesclerosis que tiene, es decir, cuánta placa de ateroesclerosis cubre las paredes de las arterias del cuerpo”, asegura.

Este es el modelo que propone el cardiólogo Valentín Fuster, considerado hoy una eminencia mundial en el tema. Según Estol hacerlo “permite evaluar el riesgo individual y detectar en forma temprana a los individuos con alto riesgo, independientemente de su edad o perfil de factores de riesgo”.

Nada de lo que se mide a través de los factores de riesgo es lineal. “Uno puede tener muchos factores; sobrepeso, colesterol elevado, un padre que murió joven por una enfermedad del corazón, pero ser un paciente que tiene un gen protector y cuando ves sus arterias están limpias. O al revés. Lo vimos recién con la muerte del periodista Eduardo Chaktoura. No tenía antecedentes y la muerte por enfermedad vascular lo sorprendió”, argumenta Estol.

Entonces, “saber que alguien tiene algún factor de riesgo no define que esa persona indefectiblemente tendrá (o cuándo, si lo tiene) un evento vascular. Por eso nos sorprendemos cuando una persona aparentemente ‘sana’, es decir, sin factores de riesgo vascular conocidos o significativos, sufre un ACV, infarto cardíaco o muerte vascular”, concluye.

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario