jueves 22 de abril de 2021
ACTUALIDAD | 29-12-2020 23:30

Perfilando deseos

El 2020 fue un año de aprendizajes, nos dimos cuenta de que se puede vivir con poco pero es imprescindible vivir con los otros; simplemente deseo de salud y fortaleza!. Por Guillermina Rizzo

Algunos, muchos, e incluso reunidos, mientras comían las "uvas", "levantaban copas" y tal vez hasta al compás de 12 campanadas, junto con el último año del año despedían al coronavirus, suena embargo, resuena la palabra "cepa"y hasta se cierran fronteras...

Ultima columna del año en la que es habitual ensayar un pequeño balance y "perfilar" los deseos para el año que se pone a cola. Siempre escribo unos días antes, este año un sentimiento complejo invademe invade, pues tal vez para cuando sea publicado como suceso nos vuelve a sacudir.

 

Aislamiento social, cuarentena, restricciones, también económicas, barbijos, tapabocas, son prácticas que seeron en las escuelas, ser parte de una rutina mundial y hasta "embadurnadas" con alcohol en gel.

 

La nueva cepa de coronavirus es más contagiosa y podría aumentar las víctimas

 

Mientras que durante años se cuestionó el uso de uso de pantallas y dispositivos tecnológicos, (me incluyo), este año, Zoom, WhatsApp, Conoce y tantas otras "app" nos permitieron realizar a partir de una a pedido la farmacia, trabajar y hastanos con aquello seres tan importantes a los que algunos todavía no veros ver, abrazar, acariciar.

El 2020 será recordado por nosotros y por futuras generaciones como el año del Covid-19, el año de la pandemia, año en el que para el día de las clases serán diferentes y para otros directamente no hubo posibilidad de escolarización.

El 2020 será recordado por el año en el que "esto no va a llegar", y en el que nos familiarizamos con palabras cuentos como respirador, virus, mutación, cepa, vacuna, rebaño, esenciales, permisos, máscara, desinfectantes...

Hay reinventarte, esta vez contra el COVID-19

El 2020, y con tu permiso mi querido lector, será recordado como un año "de mierda"; muy buena la catarsis, ya que es hasta saludable mandars cosas a "ese lugar lejano y mal oliente", pues el coronavirus de economías, proyectos y vidas, algunas populares, de esas que paralizan un país, y otras íntimas, desconocidas, peros pérdida profundamente dolorosas.

El 2020 y desde la Psicología, fue un año en el que nos nos enfrentamos a nuestra propia fragilidad, en el que nuestros recursos emocionales puestos a prueba las 24 horas los 7 días de la semana. Estrés, angustia, ansiedad, insomnio, somatizaciones, sobrepeso, depresión, tristeza, miedo, pánico, fobia, fueron a los que nos teneros que enfrentar mientras esquivás o sobrel,bamos el virus.

El 2020 fue polígono, complejo, fatal, y mientras contamos los días para que termine y "pegar ese portazo emocional" que casi deja todo atrás, lejos de ser pesimista, de aceptar que bien año nuevo año con ilusión y esperando nuevas, sin que se supone la final de la pandemia.

Estoy convencido de que esto lwill tiempo, que las soluciones definitivas se "cocinan a fuego lento"; el nuevo año nos encuentra aconscing y tal vez la mejor gala sea vestir con una buena sonrisa; no ha sido fácil pero acá somos...

El 2020 fue un año de aprendizajes, nos dimos cuenta de que se puede ser vivir poco pero es imprescindible vivir con los otros; así que simplemente deseo salud y fortaleza.

Y en este año, trascendente e unudito, aprecio poder estar escribiendo y que vos a pesar de las dificultades me hayas con tu lectura, una vez más le diste a mi pasión y significado a letra miss. ¡Feliz 2021!

 

* Guillermina Rizzo. Doctor en Psicología. Columnista en medios de comunicación. @guillerizzo de Twitter

 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario