Sunday 16 de June de 2024
ACTUALIDAD | 05-09-2014 10:39

La musa que inspiró a Gustavo Cerati

Cecilia Amenábar, madre de sus hijos y la influencia en "Amor Amarillo".

Agustina Larrea y Tomás Balmaceda consideraron en su libro Quién es la chica a Cecilia Amenábar, mujer del fallecido Gustavo Cerati, como unas de las musas que inspiraron las grandes canciones del rock argentino.

Fin de año: el efecto balance
Leé también
Perfilando deseos

Gustavo Cerati y Cecilia Amenábar se conocieron en el año 1988 durante una gira de Soda Stereo. La banda se presentaba para aquel entonces en Santiago de Chile con gran éxito. Ella, al igual que todas las compañeras de su clase, era fan del grupo musical y tenía un poster en su pieza de ellos.

El destino quiso que su tío, quien era director de una radio, la invitara a acompañarlo a una rueda de prensa de la banda argentina. “Estaba emembelesada, pensaba 'no puedo creer que estoy a un metro de mi póster'”, recordaba Amenábar en el libro Quién es la chica. “Fue así como un flechazo. Gustavo me vio, yo lo vi a él”, relató ella.

padre
Leé también
Los papás de hoy

Cerati abandonó la banda Soda Stereo y decidió instalarse en Chile después de varias idas y venidas en una complicada relación a distancia con Cecilia. Poco después de trasladarse, se enteraron que esperaban un hijo.

En paralelo Cerati empezó a componer el que iba a ser su primer disco en solitario: Amor amarillo. El título del ábum que también le da nombre al primer tema de la placa contiene un juego de palabras referido directamente a su musa chilena: amarillo es el color ámbar, palabra que también aparece en el apellido de Amenábar. Además, se refiere a un viaje de la pareja a Tulum durante el cual se compraron unos collares de ese material.

Amor amarillo también contiene imágenes insipradas en el niño que estaban esperando juntos. “Si lo repasas, todo el disco habla de algo relacionado con el bebé. A merced, por ejemplo, tiene algo de esas cosas del embarazo, cuando estás al pedo y vas para donde te lleve el camino”, analizó la DJ en el libro de Larrea y Balmaceda.

En ese álbum, varios de los grandes temas están inspirados en la musa chilena entre los que está Te llevo para que me lleves, donde Amenábar participó haciendo los coros. “El disco, de alguna manera, es el reflejo de los primeos pasos de un gran amor que se prolongó más de diez años”, escribían los autores.

“Podés tener romances, novios y eso, pero cuando chocás con un meteorito y saltan las estrellas, para mí, eso es una sola vez. Hay gente que quizá enviuda o se separa y rehace su vida. Pero a nosotros nos pasó que era un amor tan fuerte y tan deslumbrante que es difícil que se vuelva a repetir algo así. Además trajimos dos hijos increíbles. Yo creo en los astros. Y creo que hay cosas inspiradoras que vienen de arriba”, concluyó Amenábar.

Galería de imágenes

Comentarios