Rouge

Rouge

- Actualidad -

Las app: nuevas herramientas para el control parental

12 de noviembre de 2015

Por Bàrbara Defoix.

Internet es una herramienta de doble filo: por un lado los jóvenes la usan para su educación, entretenimiento y comunicarse pero, por el otro, su uso indebido puede ser riesgoso. Por ello, se crearon diversas aplicaciones de control parental que sirven de aliadas para garantizar la seguridad de los niños y los adolescentes.

Con la era digital los chicos están expuestos a nuevos peligros de los que todavía no se disponen mecanismos claros para poder identificarlos. En este marco, la tecnología puede ser una gran ayuda para reducir esos riesgos o al menos mantenerlos bajo control. Hay varias aplicaciones para Android enfocadas al control y prevención parental que permite a los padres tener una herramienta eficaz y fácil como aliada como ‘Control Parental SecureTeen’, ‘Sygic Familiy’, ‘Life360’, ‘mamaBear’, ‘Kids Place’, ‘Questodio’o ‘Norton Family’. La compañía MovilGate desarrolló la primera aplicación en el mercado local, Suricata.

Las funciones de este tipo de aplicación son: creación de listas negras que permiten limitar determinados usos del dispositivo; realizar análisis del historial de navegación y el tiempo de uso que tiene del aparato por día o semanalmente; geolocalización (permiten además establecer un “área segura” de donde el niño no debería salir y en el caso de hacerlo, los padres reciben una alerta que les informa que abandonó la zona de control); y determinación de horarios de uso.

La gerente de Vas y Marketing Móvil de MovilGate, Sonia Rizzitano, detalló a Perfil.com que este tipo de aplicaciones actualmente “son más populares para el celular porque superó el uso de las computadoras, es una herramienta que los chicos tienen cada vez a una edad más temprana”. Asimismo, explicó que su uso preventivo puede aplicarse no solamente a un menor, sino a adultos con características específicas “por ejemplo gente con alzhéimer que pierden la noción de ubicación y puede llegar a ser útil para sus familiares”.

Si bien las aplicaciones de control traen tranquilidad a los padres, es importante y necesario que se entable un diálogo con los hijos, tanto para informales sobre la instalación de la herramienta en los dispositivos como para forjar una relación de confianza con ellos, a fin de que no se sientan invadidos. Aún así, expertos en la materia indican que podría no resultar del todo beneficioso en la relación paterno filial.

En diálogo con Perfil.com Guillermo Gravino, especialista en psicoanálisis con Adolescentes, puntualizó que es fundamental respetar la intimidad del hijo: “Las cuestiones en relación a las apps de control parental son muy complejas, ¿hasta dónde empieza el control que comienza a desplazar al hijo del lugar de sujeto al de objeto? Los padres deben transmitirle a los hijos la importancia de preservar y hacer respetar su intimidad, la de su cuerpo y cabeza”.

El experto analiza que el control puede “no traer nada bueno al hijo y al vínculo padres-hijos por su carácter desubjetivante, empezará a generar desconfianza y acting outs en los hijos, es sabido, generará mayor desempeño en la transgresión”. En ese sentido precisó que algunas de las funciones de las app no tendrían sentido: “Un padre atento que conoce los movimientos de los hijos sabe con quién y dónde están, si acaso necesita por una cuestión de cuidado saber si su hijo está más allá o más acá de la General Paz aquí es donde el control y cuidado pueden confundirse”.

“Creo que un niño o adolescente que se sienta escuchado y querido por sus padres se querrá a sí mismo y no le será fácil caer víctima de alguna situación indeseable con terceros, que vengan por vía de cierta seducción sutil de parte de un desconocido”, insistió.

Pese a ciertas reticencias a algunas de las funciones de las app, Gravino defendió vigilar los contenidos que consumen los chicos: “El valor traumático para la infancia de contenidos sobre ‘sexualidad y muerte’ hace que los filtros a estos contenidos se tornen imprescindibles en los dispositivos que ellos manejen, en especial en los niños y púberes”.

(*) de la redacción de Perfil.com | Twitter: @BarbaraDefoix