Rouge

Rouge

- Bodas -

El lunes el Colón se convertirá en un registro civil

3 de diciembre de 2016

Por Claudio Corsalini

Es de uno de los espacios culturales más emblemáticos y representativos de la Ciudad. Sede de grandes representaciones artísticas, el próximo lunes el Teatro Colón se convertirá en un registro civil. Será la primera, y única, vez que se utilizará el Salón Dorado para celebrar doce bodas.

Las parejas surgieron de un sorteo de casi 4.800 postulantes que se inscribieron durante los últimos días de octubre. Una vez seleccionadas, realizaron los trámites habituales que se hacen en estos casos. Cada una de las parejas recibió sesenta invitaciones para ser distribuidas entre sus amigos y familiares. Luego de la ceremonia, a cada flamante marido y mujer le espera una sorpresa en la plaza del Vaticano. Está previsto que la primera boda se celebre cerca de las 8 de la mañana y la última alrededor de las 15.

Días antes de dar el sí, PERFIL reunió a varias de las parejas que vivirán esta experiencia única para que contaran lo que significa casarse  en un espacio tan emblemático. Ninguno tiene una particular relación con la música, de hecho algunos nunca habían entrado al teatro, pero todos comparten una gran emoción por ser parte de un momento único.

Ingrid Allasio y Federico Carluccio serán los primeros. Tienen turno para las 8 de la mañana. “Cuando se contactaron del Gobierno, pensé que era por una multa o algún impuesto impago, no para casarme. No conocía el Colón, así que cuando entré se me puso la piel de gallina. No lo podía creer, será mágico casarnos acá”, cuenta Ingrid, mientras posa del brazo de su futuro esposo.

Si bien la mayoría de las parejas que se casarán ya conviven desde hace años, nada les hace perder la emoción de celebrar la ceremonia civil en el Colón. Gala Alonso y Mariano Locane, padres de Bianca, de dos años y medio, también resultaron elegidos. Fue ella quien se anotó en secreto en el sorteo. Mariano tomó la noticia muy bien. “Somos una pareja a la que le gusta vivir experiencias nuevas y esto es algo que no nos íbamos a perder”, afirma el joven. “Ya teníamos la reserva en un salón. Entonces hicimos una reunión familiar que sirvió para contarles que nos casábamos en el Colón. Somos una pareja que hace todo al revés, primero tuvimos a Bianca, hicimos la fiesta de casamiento antes y después nos casamos por civil”, afirma entre risas, Gala.

Verónica Sierra también se anotó en secreto para sorprender a Fernando Gagliardi, su pareja y padre de su hijo de 14 años. Cuando se enteró de que fue seleccionada ahí le propuso casamiento. “Pensé que era una broma, pero obvio que le dije que sí. Cuando le avisamos a la familia y a amigos nadie nos creía que nos íbamos a casar, y menos en el Colón”, comenta Fernando.

En el caso de Romina Farías y Martín Albornoz fue él quien se anotó sin decirle nada. “Estábamos en casa y lo escucho que atiende el teléfono y dice ‘gracias, gracias. No lo puedo creer, me tiemblan las piernas’. Yo pensé que nos habíamos ganado un auto. Pero cuando corta me avisa que nos vamos a casar, y en el Colón. Fue increíble”, recuerda ella.
Liz Galeano es paraguaya y hace siete años que vive en el país. No conoce el Colón y la ilusiona muchísimo poder casarse en un lugar especial. “Sólo lo había visto desde afuera. Ahora tengo la oportunidad de conocerlo por dentro y casarme, es algo que voy a atesorar para toda mi vida”, confiesa.