Rouge

Rouge

- Actualidad -

La lucha por usar el apellido materno primero

Reconocimiento. Verónica y su marido Mariano quisieron cortar la tradición discriminatoria de ponerle al chico el apellido del padre. Por eso inscribieron a Enzo con el materno.
7 de febrero de 2015

Los motivos son muy variados y en muchas familias esta decisión generó debate y polémica.

Por Gisela Nicosia / Rosalia Draletti.

Una de las reformas del nuevo Código Civil, que entrará en vigencia a partir de agosto, es que las parejas que quieran inscribir a sus hijos con el apellido materno delante del paterno podrán hacerlo sin problema. En la actualidad esto se realiza de manera judicial o administrativa según cada provincia, y crece el número de padres que optan por ello. Los motivos son de los más variados: desde un reconocimiento a la madre que lleva al bebé los nueve meses en su vientre, hasta la idea de romper con el patriarcado.

“Desde que esperábamos el nacimiento de Enzo, con Verónica analizábamos cómo anotarlo”, cuenta Mariano Amoroso (40), quien vive en Mendoza y marcó un precedente en su provincia. “Quisimos cortar con esta tradición discriminatoria que asignaba al chico el nombre del padre. Reconocemos el rol de la mujer en la gestación y en la crianza de los bebés”, explica y su pareja Verónica Chillo (31) agradece su comprensión.

María Victoria Casal (37) cuenta que decidió esta modificación porque “las mujeres son el eje de mi familia”. “La nonna, mi madre, yo, mis hermanas, mis sobrinas, mi hija Ana Paz somos la matriz. Por eso solicité por escrito que aceptaran anteponer el apellido materno en el Registro de las Personas de La Plata. Se realizó como trámite de excepción por expediente. Le pedí asesoramiento a Laura Vázquez, el primer caso aprobado en Buenos Aires y en veinte días ya estaba terminado”, cuenta. Con su segundo hijo Juan el proceso fue el mismo, ya que una vez que se realiza el trámite se mantiene el orden de los apellidos. El padre de los niños, Jorge Coman (42) estuvo de acuerdo y asegura que “lo tomé como algo natural, sin importarme el orden de los apellidos, ya que son hijos nuestros igual. No conozco a mi padre biológico y el que me crió me dio su apellido. En materia de identidad nada es imposible hoy en día”.

Costumbres que cambian. En la provincia de Buenos Aires ya son 25 las parejas que inscribieron a sus hijos de esta manera. En la Ciudad de Buenos Aires sólo se registró un caso, al igual que en Mendoza y Córdoba.

“Lo que se garantiza es el principio de igualdad entre los miembros de una pareja para tomar esta decisión”, explicó a PERFIL el jefe de Gabinete provincial Alberto Pérez. Y destacó que “esta inscripción responde a una interpretación de la Ley del Nombre y de la Ley de Matrimonio Igualitario”. A su vez desde el Registro de las Personas se trabaja en un proyecto para que se modifique la Ley Nº 18.248, conocida como Ley del Nombre, y esperan que los fallos judiciales sigan acompañando estas decisiones del Registro, hasta que se reforme esta ley.
En Neuquén son varias las familias que siguieron los pasos de Nicolás Cabral (34) y Virginia Rey (34). En mayo de 2014 anotaron a su hija como Carmela Rey Cabral.

En este caso fue el marido el que sugirió el cambio. “Le planteé a mi pareja la antelación de su apellido y se sorprendió. Mi reconocimiento va más allá de los derechos de la mujer; el feto se desarrolla dentro del vientre de la madre y no del padre”, afirma Cabral y sigue: “Siempre creí que los hijos son más de las madres que de los padres, las mujeres sufren todos los cambios físicos y psíquicos”.

Si bien ésta es una decisión de a dos, muchos padres confiesan que no pudieron evitar que el entorno familiar también opine. En el caso de Mariano Amoroso, que es el único varón de la familia, tuvo que enfrentarse a charlas y cuestionamientos. “‘¿Por qué van a hacer eso?’ fue una de las preguntas. Cuando se toman este tipo de decisiones está la cuestión del status quo, y a veces genera disconformidad. En nuestras familias y amigos generó sorpresa, porque es algo fuera de lo común”, dice. Virginia Rey coincide y suma su experiencia “Todos preguntan el por qué y tenés que estar brindando explicaciones al respecto, pero al final nos apoyan”.

Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

10 pensamientos en “La lucha por usar el apellido materno primero”

  1. Como mujer me siento discriminada al no poder heredar mi apellido a mis hijos y todo por la estupida idea de que el hombre es superior a la mujer, tristemente en Oaxaca México me ha tocado presenciar que por esa idea de que la mujer no puede heredar el apellido familiar la tratan como un ser inferior llegando a vender a sus hijas por ganado, cabras o hasta pollos, en cambio al varón que si hereda apellido a él le dan educación y tierras, muy lamentable la desigualdad de género.Y si ellos lo decidieron así, tendrán sus motivos.

  2. Como mujer me siento discriminada al poder heredar mi apellido a mis hijos y todo por la estupida idea de que el hombre es superior a la mujer, tristemente en Oaxaca México me ha tocado presenciar que por esa idea de que la mujer no puede heredar el apellido familiar la tratan como un ser inferior llegando a vender a sus hijas por ganado, cabras o hasta pollos, en cambio al varón que si hereda apellido a él le dan educación y tierras, muy lamentable la desigualdad de género.Y si ellos lo decidieron así, tendrán sus motivos.

  3. Me sorprende que todavía hay gente que pierda tiempo en estas boludeces.
    Si tenes apellido «Amoroso»…. ¿que problema hay?

  4. Todo hace, todo conduce y tiene un porqué, hoy con tantos matrimonios igualitarios en los que no se sabe quién es la madre,y con la proliferación de tantas madres solteras, llevar el apellido materno es un hecho forzozo. Es un error adjudicar discriminación a poner el apellido paterno, ya que eso siempre obedeció a un ordenamiento legal de la sociedad. Por otra parte los padres somos los dos y esos hijos requieren nuestro amor, nuestra responsabilidad, nuestro cuidado, y ser ejemplo para una vida sana en una familia sana.

  5. Para mí un hijo debe llevar ambos apellidos, en primer término el del padre. Toda otra idea me parece incorrecta, estaba mal eliminar el apellido de la madre, y sería absurdo anteponerlo al del padre.

    1. Para usted es válido el esquema: paterno primero y materno después, para ellos no, vive y deje vivir.

Los comentarios están cerrados.