Saturday 18 de May de 2024
DECO | 11-06-2012 13:46

Con alma de campo

Un chalet sanisidrense reconvertido en magnífica casa gracias a una elaborada fusión de estilos y materiales. Refinamiento y modernidad con un marcado espíritu campestre. Fotos.

Cuando la familia descubrió y adquirió el chalet de estilo sanisidrense típico de los años 70, inmediatamente imaginó en qué lo convertiría y cómo lo transformaría en hogar. La idea era darle una estética campestre pero con un claro toque urbano, y para ello convocaron a la arquitecta Josefina Gaztambide.

Como punto de partida se eligieron pisos de pinotea y aberturas de demolición, se eliminarion los techos de tejas y se construyó una galería con pisos calcáreos, columnas de hierro y techo de chapa con una raja transparente. Al mismo tiempo, se reformularon íntegramente el living, el baño y la cocina, y se agregó, en la planta alta, un dormitorio en suite con terraza.

La propiedad, entonces, quedó definida y la idea cobraba forma: living, comedor, toilette, escritorio en la planta baja y tres cuartos en suite más un hall pequeño en la planta alta, todo entornado por un gran parque con piscina. El living, amplio, con un gran ventanal y dos ventanas en madera, luce sillones entelados en blanco de Carolina y Caia Gibrat, pisos de pinotea y lámparas de cuero de chancho de La Jaima.

En las paredes se destacan varios cuadros, como una particular imagen de vaca de María Eugenia Cozzi y la serie turquesa de Karina Chaviu. En forma contigua se desarrolla el comedor: paredes color beige, una gran mesa de madera laqueada, sillas tapizadas en cuero y, sobresaliendo, un gigantesco espejo de Kenya.

El mobiliario que acompaña el conjunto fue adquirido en un remate y guarda aires campestres, una característica que con sutileza define la ambientación y fluye naturalmente con la decoración y objetos de otros estilos. Los pisos de damero con guardas cerámicas resaltan apenas se entra en la cocina y se complementan con las mayólicas antiguas, los muebles de melamina blanca, la mesada de granito, la mesa de madera y las sillas y petit muebles de Alberto Ledesma.

La planta se completa con un toillette donde se destaca un mueble de demolición con mesada agujereada donde se instaló la bacha. En los dormitorios los pisos son de tablas anchas de lapacho (eran originales de la planta baja, restaurados). El principal tiene cama  de hierro con baldaquino y mesas de luz de madera.

El baño es sencillamente imponente: gran tamaño, pisos de damero y un gran mueble de madera con dos bachas. Campo urbano, un estilo que esta propiedad representaría con comodidad.

Mirá la galería de fotos.

Fuente: Suplemento Home de Diario Perfil

Textos: Pablo Helman.

Producción: C.A.

Fotos: Néstor Grassi.

En esta Nota

Comentarios