Rouge

Rouge

- Mi piel -

La prevención es la clave para evitar el envejecimiento de la piel

4 de noviembre de 2016

Por Verónica Frágola

Según la Dra. Cristina Pascutto, Médica dermatóloga y asesora médica de Laboratorios Dermatológicos Avène, la prevención es esencial. “Empezamos a envejecer desde el momento en el que nacemos, porque ahí es cuando empieza el deterioro orgánico. Aunque también hay factores genéticos y metabólicos dentro del envejecimiento cronológico que influyen para que sea más lento o más rápido”.

Según Pascutto, los factores extrínsecos que aceleran el daño celular, y que por ellos se desencadena el envejecimiento prematuro son: la luz (solar y visible), el tabaco, una dieta inadecuada y la polución. Todos estos factores dañan las células directa e indirectamente y generan que las mismas dejen de producir colágeno y elastina, se aletarguen y no puedan regenerar la piel tan rápido como unas jóvenes, o se “vuelvan locas” y formen tumores.

Por eso, para luchar contra el envejecimiento, la prevención es lo primordial. No hay que esperar a que aparezcan las primeras arrugas para comenzar a cuidarse la piel. La mejor manera de protegerla es con una fotoprotección los 365 días del año (llueva, truene, esté nublado o haya sol). La luz solar, la de las pantallas de las computadoras y la luz blanca son los factores desencadenantes más importantes del envejecimiento medioambiental.

Además de una protección solar, la correcta limpieza de la piel todos los días y noches permite retirar los restos de polución y permite que ésta reciba de mejor manera los ingredientes de los tratamientos que aplicaremos. También es necesaria una hidratación adecuada para el tipo de piel de cada uno. No todas las pieles son iguales: hay normales, seborreicas y secas y para cada una, el producto a utilizar es diferente.

Con respecto a los ingredientes que tenemos que buscar en una crema de tratamiento, la Dra. Pascutto recomienda elegir productos con antioxidantes y usarlos a partir de los 25 años. Pero para pieles maduras, el ácido hialurónico es uno de los gold standard (con referencias probadas): tiene un alto poder de hidratación cutánea, devuelve la humedad, estimula el tejido conectivo, mejora la producción, migración y proliferación celular y si está en forma de monómero de ácido hialurónico, logra penetrar la dermis hasta estimularla de una manera antiage.

Otro de los ingredientes con resultados comprobados es el retinol, un clásico de la dermocosmética antiage. Como derivado de la vitamina A ácida, puede ser fotosensibilizante y no se recomienda su uso en verano. Pero hoy en día hay otras versiones de esta molécula, como el retinaldehido, que es menos irritante y no sensibiliza la piel, así puede usarse en verano y en pieles sensibles. Este ingrediente logra activar el recambio celular, devolviendo lozanía y firmeza, evitando que aparezcan signos de envejecimiento, mejorando el epitelio y las líneas de expresión y dispersando la melanina, logrando así un efecto blanqueador sobre manchas.

Si bien estos ingredientes son clásicos y están presentes en varios productos, también hay sustancias activas con evidencia optimizada como el extracto de algas. Uno de ellos es la ascofilina, con alta concentración de fucanos sulfatados y oligoelementos que activan el tejido conectivo, además de hidratar la piel y tensarla. El nuevo bálsamo Physiolift de Avène tiene estos ingredientes que ayudan a prevenir el envejecimiento medioambiental y puede ser usado a partir de los 40 años. La línea también cuenta con una crema de día sin retinaldehído, un contorno de ojos y un tratamiento tópico para aplicar directamente sobre la arruga. Por eso, antes de que aparezcan los primeros signos de envejecimiento, la prevención es clave.