Rouge

Rouge

- Gourmet -

Cocina rusa con platos bien caseros

Las supremas a la kiev están hechas de pollo, y rellenas con eneldo, manteca y finas hierbas. Foto: Eduardo Giménez.
20 de abril de 2012

El Molino Dorado en Almagro ofrece comida casera de Rusia de la mano de una familia ruso-ucraniana. Galería de fotos.

Por Ana Laura Caruso (*)

Además de buenos escritores, bailarines y directores de cine, Rusia también se caracteriza por una riqueza innumerable de platos. En un pequeño y cálido restaurante de Almagro, en la esquina de Quito y 33 Orientales, una familia ruso-ucraniana prepara recetas típicas para todos los que quieren probar una auténtica comida del este de Europa.

Los fundamentos gastronómicos de Rusia provienen de las recetas de las poblaciones rurales ubicadas en lugares caracterizados por un clima extremadamente frío. Por eso los platos que se preparan en El Molino Dorado son ideales para el otoño e invierno. El menú incluye pastas, carnes y blinis (creppes salados o dulces con o sin relleno). Las pastas más populares son los vareniki (rellenos de papa con cebolla salteada y panceta ahumada) y los pelmeni (rellenos de distintas carnes y hierbas de origen ruso). Entre las carnes, el plato preferido por los comensales son las supremas a la kiev (una suprema de pollo envuelta en una masa fina, rellena con eneldo, manteca y finas hierbas). También hay salchichas con chucrut (ahumadas) y carne de cerdo guisada con chucrut.

Además, hay algunos platos especiales como la Buzhenina (carne que pasa por tres cocciones) o los Shashlyk con matzoni (brochettes de cerdo o pollo marinadas con hierbas árabes). Sin embargo, estos últimos platos hay que solicitarlos con anticipación porque requieren un tiempo mínimo de preparación de seis horas. En el local hay 21 botellas con distintos tipos de vodka y también se ofrece vodka casero, preparado por sus dueños. Además, hay té negro y verde para tomar en samovar, un curioso recipiente metálico que solían utilizar los rusos para mantener la temperatura del agua. El precio promedio de un almuerzo o cena es de $60 pesos.

El Molino Dorado es un negocio familiar con espacio para 22 cubiertos. El restaurante es atendido por Dimitri y la cocinera del lugar es su madre, Irina. Ambos tuvieron la idea de abrir un local de comida hace tres años, luego de vivir durante 14 años en Argentina. Si bien al principio pensaron abrir en un restaurante con minutas para la gente del barrio, terminaron decidiéndose por ofrecer comidas típicas del este.

Irina llegó al país con Dimitri en 1998 desde Ucrania cuando Argentina firmó un acuerdo promovido por la ONU para que los ciudadanos de ese país y de Rusia pudieran emigrar. Una vez en Buenos aires, Irina se hizo el tiempo para estudiar cocina después del trabajo en la Asociación Argentina de Gastrónomos del barrio de Belgrano. Dimitri terminó el secundario y trabajó en distintos locales de comida, como McDonald’s y Romanaccio. “Volví a Rusia hace poco y no me gustó lo que vi”, cuenta Irina con un marcado acento ruso. “Está todo dado vuelta y hay mucha pobreza. Las familias que antes tenían un buen pasar hoy están en la miseria”.

Sobre las paredes rojas del restaurante cuelgan posters soviéticos, mamushkas y fotos sacadas por la esposa de Dimitri, una traductora oriunda de Rusia que conoció en la Iglesia Rusa de Buenos Aires. También hay narguiles, periódicos rusos y una televisión donde se escuchan canciones folklóricas. El baño invita a viajar en el tiempo: se encuentra empapelado con diarios del 12 de abril de 1961, cuando el cosmonauta soviético Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano en ir al espacio exterior.

(*) De la redacción de Perfil.com

Mirá la galería de fotos del restaurante y sus platos.

El Molino Dorado. Quito 4100. Reservas: 3528-8940. Abierto de martes a domingos de 11 a 15 y de 20 a 23. Sólo efectivo.

Más notas de esta serie:

Clubes escandinavos

 

57 pensamientos en “Cocina rusa con platos bien caseros”

  1. Ruth, Vivianna, que dicen? No es al reves?
    Me parece que la gastronomia eslava fue un poquito choreada por la judia. No confundan las cosas che.

  2. Fui al Molino Dorado, y les puedo asegurar que la nota no exagera, la comida es muy rica y casera. Lo Recomiendo!!!!!

  3. He visto ciudades más sucias, pero así y todo, la oferta gastronómica de la city porteña, es comparable a las grandes ciudades del mundp.,

  4. Sí, la oferta gastronómica en la Ciudad es muy amplia, encontrás para todos los gustos, lástima que la City esté tan sucia, a mi me da verguenza, sobre todo por los turístas, que se deben llevar una pésima imagen de la misma.

  5. Ya no es todo Rusia, Ucrania es otro país! La raíz común de la mayoria de platos de Europa de Este y sus variaciones proviene de la cocina judía askenazi habrá que probar los de esta Flia, felicidades!

  6. los varenikes son una delicia y me emociona cuando recuerdo esa receta y otras y a toda esa gente que a huido y algunos por suerte han llegado a la argentina para engrandecerla

  7. Esta nota me emocionó, me remite a mis raíces. Agradezco a la revista y a la periódista que se interesó en publicarla. Besos

  8. Están buenísimas las propuestas diferentes. Me engancho para probar comida ucraniana y casera.

  9. Soy Cheff, y me gusta mucho preparar platos ucranianos, son simples en su mayorìa, pero con una elaboraciòn marcada en sabores y condimentos. Ideales para èsta època.

  10. Soy ucraniano, y me siento màs que felìz en èste paìs, que me abriò las puertas de par en par. Les cuento la comida ucraniana es muy rica, pero los asaditos que he comido en Argentina son riquìsimos. De todos modos me pùso muy contento èsta nota, porque siempre se conservan las tradiciones y el aporte de nuestra cultura al paìs me llena de orgullo.

  11. La gastronomía es mi fuerte, pienso que cuánto más variados son los sabores, más desarrollamos el paladar. Por suerte, coincido con muchos comentarios, que en la city, encontrás para todos los gustos.

  12. No se si salió publicado mi comentario, elogiando el Restó, pero sí me olvidaba de Felicitarlos por la nota. !!

  13. La comida ucraniana es exquisita, sobre todo sabiéndola preparar, me gusta por la variedad y colores que tiene y los sabores obviamente son muy preponderantes. Recomiendo los blinis dulces o salados, son deliciosos!!

    1. Fui a Ermak vaias veces, la comida buena pero la atencion pesima, parecria que nos hacen el favor de atenderte

  14. Coincido con Faustino, una familia de inmigrantes, que hace un aporte valioso al país, trabaja e invierte su dinero acá. Tal cuál lo hicieron nuestros abuelos. Un “ejemplo” a seguir.

  15. La verdad que dar a conocer las comidas de Europa del Este, me parece importante, porque hay como una predilección en nuestro país y en E:E:U:U: a consumir mucho la comida china, y creo que ésto se debe a una publicidad y difusión muy hábil de los restaurantes, y por cierto no abundan los de comidas tradicionales. Por eso éste en especial me parece muy original.

  16. QUE BUENO UN RESTÓ DE COMIDA TÍPICA RUSO-UCRANIANO Y ATENDIDO POR SUS DUEÑOS. GRACIAS POR DARLO A CONOCER. PROBAREMOS!!!!

  17. QUE LINDO PODER IR A COMER, Y QUE TE SIRVAN COMIDA CASERA, Y MUCHO MÁS ATENDIDA POR SUS DUEÑOS.

  18. Pero en Rusia, todos éstos platos, van acompañados con una vigorosa bebida Vodka, y a los argentinos no los sacas de la cerveza y el tinto. Y bueno probemos lo que probemos, cada cuál pone lo suyo. o no??

  19. Me parece relinda la propuesta, tratándose además de una familia gastronómica que ofrece comida “como en casa”.

  20. Que suerte, que ésta familia tal lo cuenta Irina, que no volvería a Rusia por las mala calidad de vida, haya encontrado un lugar en nuestro país, donde poder al menos expresar algo de sus tradiciones, (como es la gastronomía), y brindarlo a un país que les abrió las puertas. Buenísimo….

  21. Les puedo asegurar, que vale la pena visitar el lugar, en principio por la calidéz en la atención, y realmente son platos preparados con amor, y eso se nota. Lindísima la nota, Felicito a la periodísta darlos a conocer..

  22. Muy buen gusto en la decoración del local y una exquisita comida. El lugar invita a ser visitado.

  23. No he tenido oportunidad aun de probar la comida rusa. Buen dato el de la nota y los platos parecen ser ricos.

  24. ME ATRAE MUCHO LA COCINA RUSA Y ME GUSTARIA MUCHO PROBAR ALGUNO DE ESOS PLATOS, COMO TAMBIEN ME VOY A ELABORAR ALGO DE ESTO

  25. He tenido el placer de probar pastas en el “Molino”, y les puedo asegurar que son deliciosas. Ah y un dato no menor, los precios son muy accesibles.

  26. Nuestro país siempre fue cosmopolita, y albergó a muchas comunidades, creo que de ahí viene la oferta gastronómica que se puede encontrar en la Ciudad. pero ésta me parece muy apetecible.

  27. El sitio parece original y muy acogedor, realmente en la City Porteña, encontrás una oferta inigualable en materia de gastronomía, por eso los turistas se quedan fascinados cuando vienen a nuestro país., y lo digo con orgullo

  28. Nuevas opciones para tener en cuenta. el restaurante, parece càlido y divertido, si le agregamos que la comida es casera, mucho mejor. Porque èsto si, a mi entender es lo màs importante.

  29. Las supremas a la Kiev, son exquisitas. A mi en realidad me hace acordar mucho a la comida Alemana, que es una de mis predilectas.

  30. Excelente opción para una comida casera y con sabores diferentes. He visitado el Molino varias veces y la atención también es destacada.

  31. Me parecen repiolas las notas sobre gastronomìa. Sobre todo el dar a conocer lugares y comidas que no son habituales.!!!

  32. Me gusta la nota, porque ademàs de platos tradicionales, te cuenta la proveniencia de los mismos, que es como hacer un poco de historia.

Los comentarios están cerrados.