jueves 24 de junio de 2021
ACTUALIDAD | 26-03-2020 08:05

Escribir en redes sociales o en papel, esa es la cuestión

La actualidad marcó un nuevo destino literario, hasta editorial si queremos.

Por Luz Larenn *

Fin de año: el efecto balance
Leé también
Perfilando deseos

El juego alteró sus bases, antes un escritor debía golpear algunas puertas para que alguien lo leyera. Hoy, muchos muestran su trabajo públicamente para llamar la atención. Bueno, al menos esa fue mi estrategia. Sabía que era difícil a la vieja usanza. No tenía contacto alguno en el mundo editorial, y por supuesto que el talento abunda. Así que una vez encontrada mi propia voz, decidí mostrarla al mundo, o al menos a quien quisiera invertir su tiempo en leerme que no es poca cosa.

Algunas diferencias que encontré entre ambas experiencias son que por ejemplo en redes sociales la inmediatez y el dinamismo mandan. Lo más astuto es profundizar pronto, tanto en personajes como situaciones ya que un post te permite pocos caracteres y debemos captar la atención en ese breve espacio. De todas formas creo que el mundo digital en el que vivimos inmersos hoy, ha contagiado al papel, puesto que el lector busca más agilidad. Lo más parecido a un click, aún leyendo sobre la hoja. Frases más cortas. Intensidad. Son algunas cosas que no pueden faltar si queremos conquistar a todo tipo de lectores.

padre
Leé también
Los papás de hoy

Parada sobre el rol como escritora me sucede que al estar tan en contacto con el celular durante lo que dura el día, -y a menudo por la noche- voy percibiendo que se me torna más sencillo escribir allí que quizá a mano alzada o sentada en la computadora. Y es que claro, la fluidez lograda de tantas horas de estar utilizando la herramienta, se pone al servicio de la ficción. Entonces el libro en papel, en verdad, termina siendo el resultado de un mix de horas de escritura en diferentes dispositivos. Y situaciones. Escribir una novela en papel, que por supuesto tiene otro tipo de profundización y hasta longitud en la mayoría de los casos, conlleva cierto trabajo de campo. Investigación por detrás, detrás de escena que te brinda contenido extra para poder conocer a tus personajes, y, aunque no lo utilices en su totalidad, el lector lo percibirá, completará con su percepción lo que falta.

Definitivamente recomiendo ambas experiencias. Dar el salto a menudo trae consigo un quantum de valentía que uno debe sostener, sostenerse mejor dicho es la clave. Porque estaremos constantemente de cara al ida y vuelta con el público, que nos cuenta qué le parece, si les gusta o no lo que hacemos, participa apostando desenlaces. Sucede algo parecido a la magia de la conexión.

(*) Autora de Á(r)mame y licenciada en Relaciones Públicas.Instagram: @elpatiodepochi

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios