Rouge

Rouge

- Moda -

La moda sustentable marca tendencia

Foto: papa studio
28 de febrero de 2018

Gran parte de la industria de la moda se rige por el fast fashion, concepto que propone el consumo a velocidades muy aceleradas en las cuales las prendas se descartan temporada a temporada y con muy poco uso . La idea del Slow Fashion pisa cada vez más fuerte en la industria argentina y la sustentabilidad, tanto de los materiales como del producto final, se convierte en un elemento a tener en cuenta.

Cada vez más empresas y pequeños emprendedores se preocupan por crear prendas que no contaminen el medio ambiente y respeten el trabajo de quien los confecciona.

«Localmente existen muchos nuevos emprendedores que buscan trabajar bajo el concepto de diseño sustentable.  Sin embargo, si bien la creatividad es algo por lo que todos se destacan junto con su compromiso por lo ambiental y lo social, en Argentina uno de los inconvenientes más importantes con los que se enfrentan es la falta de materiales e insumos orgánicos o naturales para sumar a sus diseños. Para que se pueda desarrollar aún más la industria, se requiere una política activa por parte de los gobiernos provinciales y nacional para la promoción de estos materiales.» opina Aleandra Scafati, fundadora de Ecomujeres.org.ar, una organización destinada a crear buenos hábitos ambientales con el objetivo de promover el consumo sustentable.

 

¿Qué beneficios tiene la moda sustentable?

Según Scafati, «los beneficios de utilizar ropa diseñada y confeccionada bajo criterios de sustentabilidad se explican desde el propio concepto. La sustentabilidad entiende y promueve el crecimiento y la renta a través del concepto de desarrollo sostenible y se focaliza en reducir al máximo las consecuencias ambientales y sociales negativas».

Además , es posible mencionar otros beneficios como la durabilidad de los productos,  el hecho de que no genera daños en la tierra porque carece de tóxicos y pesticidas y suele ser cruelty free (no experimenta con animales).

«Hoy hablamos del Fashion Revolution bajo la idea de la reutilización que implica justamente rescatar las prendas.  Nosotras hacemos productos bastante atemporales para que se puedan usar varios años y rescatamos los valores de la nobleza del material. Se busca pensar los elementos como algo que no se usa y se tira sino que perdura», sostiene Rocio González, co-fundadora de PapaStudio, una empresa de mujeres, creada y manejada por mujeres y que busca darle más oportunidad a las mujeres en el ámbito sustentable y textil con valores que incluyen además de la sustentabilidad, el uso responsable de los recursos y la reutilización de la materia prima.

«Papa surgió a partir de la experiencia que teníamos con Lorena,  mi socia, en el ámbito. Ambas éramos emprendedoras. Yo tenía una marca que se llamaba ‘Greca’ en la que hacía productos con botones de descarte. Lore tenía una marca que se llamaba ‘Totebag’ en la que hacia bolsas reutilizables de diseño compacto para fomentar la reducción del uso de bolsas plásticas.  Las dos teníamos empresas ‘B certificadas’ (aquellas que utilizan el poder del mercado para dar soluciones concretas a problemas sociales y ambientales) y empezamos a compartir espacios de trabajos a partir de estar incubadas en el Centro Metropolitano de Diseño», manifestó González.

 

¿Qué significa que una prenda sea sustentable?

Scafati sostiene: «Una prenda sustentable no es solo materiales, sino su confección y recuperación al final de su vida útil. Los diseñadores sustentables utilizan como insumos primarios productos tan originales como los descartes de mondongo, de textiles industriales o de aparatos electrónicos. También están los que trabajan con productos nobles como el algodón orgánico, la lana merino o el cuero de chivo certificados. Están aquellos que bajo el criterio de reciclar, hacen hermosas propuestas vintage o hiper modernas. El objetivo final de todos nosotros es promover una conducta más responsable a la hora de consumir un producto y de tomar una decisión de compra, pensando en toda la cadena de valor».

Si bien el desarrollo de este tipo de consumo es más incipiente en nuestro país, también existe la carrera de «Diseñador de Moda Sustentable» y se puede estudiar en la Escuela Argentina de Moda ubicada en Florida 656, Buenos Aires.

Algunas marcas de moda sustentable que podés encontrar además de Papa Studio son:

– Neumática: hecha a rodar nuevamente cámaras usadas de colectivos, autos, camiones, bicicletas, rescatándolas y transformándolas en accesorios de diseño de uso cotidiano. Cada pieza terminada lleva la historia de sus kilómetros recorridos.

– KOSHKIL: presenta prendas realizadas con lana de la Patagonia que contienen toda la suavidad del merino extra fine orgánico. La lana está certificada por la Organización Internacional Agropecuaria. También producen tejido en punto y ropa térmica de Hombre y de Mujer. La empresa estudia la trazabilidad en toda la cadena de valor, desde las ovejas hasta los clientes.

– Mayte Ossorio Domecq: nos ofrece ornamentos que resurgen del pasado, reinventados en texturas de cuero. Con escamas orgánicas nacionales, Mayte, dibuja en sus carteras y sus cuellos, sofisticados pavos reales o flores. Sus diseños esbozan perfumes de un art nouveau que se traduce a un presente globalizado, donde la mujer se inserta ya no sólo en su ciudad y su país, sino también en el Planeta.

– Sole & Soul: trabaja calzado urbano experimentando con materiales no convencionales. La colección que presentan está hecha en Papel Tyvek, un material a base de fibras de polietileno de alta densidad, 100% reciclable, no tóxico, impermeable y liviano.

– Carola Cornejo: crea diseños de impronta definida, basados en el respeto a la mujer, su naturaleza y el ambiente. Por eso sus prendas recorren los contornos de mujeres reales, reciclando telas, prendas e hilados, para la confección de accesorios y detalles que definen a Mujeres Originales.

– BOP Reciclado: usan residuos en los que la gente piensa muy poco, aunque año a año se descartan mucho. Para realizar sus prendas, utilizan materiales tan inusuales como mangueras de incendio, lonas de camión y hasta banners de publicidad.

– Thompson & Williams: crean productos exclusivos, que sean sustentables y con diseño ecológico, valorizando los recursos existentes. Representan la manipulación que ejerce el hombre en la naturaleza utilizando como analogía la sastrería masculina en desuso, dándole una resignificacion y transformándola en un objeto para el disfrute femenino.

– CHUNCHINO EcoBebé: propone un ecodiseño que contempla el impacto social y ambiental en su cadena de valor, al tiempo que cuida la delicada piel de los bebés. El producto fue premiado por Naciones Unidas en el año 2012. Los accesorios los diseñan bajo el concepto de OR: Obsolescencia Reprogramada, acompañando el crecimiento del bebé y adoptando nuevas funciones en cada etapa.

– MODESTA: a way of making. Este emprendimiento es una síntesis de belleza y sentido común en la creación de objetos funcionales, de un estilo de moda consciente. Sus diseños son únicos, personales, irrepetibles. MODESTA recicla las bolsitas plásticas que ya no se usan transformándolas en bolsas, que consumen entre 50 y 100 bolsas cada uno.

– Onda Orgánica: en bici, promueve la vida saludable y natural, y presenta sus prendas realizadas en algodón orgánico, siguiendo los criterios del Comercio Justo, distinguiendo en su colección valores ecológicos y sociales, perfilándose hacia la sustentabilidad.