Rouge

Rouge

- Moda & Belleza -

La Bella y las otras princesas de Disney: vestidos para soñar

16 de marzo de 2017

El próximo jueves se estrena la nueva versión de la cinta de Disney de los noventa “La Bella y la Bestia”, protagonizada por Emma Watson y Dan Stevens.

Una de las escenas más esperadas de la película es el momento del mítico baile entre Bella y Bestia. La actriz británica le realizó ciertos ajustes al look de la princesa, en especial al famoso vestido amarillo para que fuera más cómodo de llevar, como que los volantes arrancaran por debajo de la cintura.

Sin embargo, las modificaciones no le quitaron nada de glamour y ya solo con la emisión de los trailers la audiencia se quedó encantada con el resultado final.

Pero Bella y su vestido amarillo no son las únicas que pasaron a ser realidad. Hubo varias previas a esta película que también llevaron a cabo la difícil tarea de materializar los dibujos con los que vivimos en la niñez.

La Cenicienta, interpretada por Lily James, también deslumbró con su increíble vestido de gala. Fue elaborado con innumerables capas de tul  y no menos de cuatro kilómetros de hilo. La diseñadora del vestuario Sandy Powell explicó a Us Weekly: “(Lily) dijo que se sentía como si estuviera viviendo el sueño de cada niña. Ella dijo que se sentía como la princesa que siempre quiso ser como una niña”.

Elle Fanning fue le encargada de dar vida a Aurora, que llegó a la pantalla no como protagonista de la historia, sino como acompañante de la villana Maléfica. Para esta versión dela historia la diseñadora de vestuario Anna B. Sheppard quiso crear un estilo más real  natural.

“Realmente me alejé de esa imagen animada de Aurora completamente. Quería algo realmente femenino e inocente y también más cercano a la naturaleza.”, explicó Sheppard.

“Cuando nos encontramos con Aurora, ella vive en el bosque y sus vestidos son probablemente hechos por las hadas locas que vemos en la forma humana. Son muy excéntricos y llenos de carácter. Al mismo tiempo, Elle tiene una personalidad llena de luz. Ella es increíblemente inocente, tiene una tez muy hermosa, un hermoso cabello, y nunca necesita maquillarse. Quería dar a su personaje la misma luz”, explicó el director de animación de Disney Marc Davis.

Otra princesa que pasó a ser de carne y hueso es Blancanieves, de la cual se hicieron dos películas completamente diferentes. La de Kristen Stewart era más guerrera, y fue Lily Collins la que más se aceró a la original.

En la cinta Collins solo usó cuatro vestidos diferentes, que representan los distintas fases de la princesa. El vestido de boda es el que tiene una inspiración más grande con el típico por el que es conocida Blancanieves.