Rouge

Rouge

- Emprendedores -

La emprendedora que puso de moda los objetos religiosos

31 de Enero de 2017

Samanta Schnabel, que por entonces tenía 38 años y vivía en Ramos Mejía, trabajaba en una constructora en Palermo Viejo. Con 2 hijas en edad escolar, pasaba tantas horas fuera de casa trabajando y viajando hasta Palermo que sentía que no tenía tiempo ni para ella ni para su familia.

Cuando decidió solicitar a su jefa un cambio de horario para no trasladarse en horas pico, en la constructora no estaba esa posibilidad y entonces decidió renunciar. Sintió que necesitaba un cambio en su vida.

Luego de renunciar a la constructora, Sam comenzó a ayudar en la Distribuidora de Artículos religiosos de sus padres, haciendo trabajos administrativos. Salve Regina comienza alrededor del año 2011, como una línea de productos dentro de Distribuidora San Expedito.

Sam propuso algunos diseños de rosarios con materiales distintos, para ofrecer novedades a los clientes de la distribuidora, y comenzó a pensar en una marca para esos artículos que comenzaba a diseñar como hobby. Fusionando la oración del “Salve” y su segundo nombre “Regina” que significa Reina y además es el nombre de la Virgen María, registró la marca con la idea de comenzar su emprendimiento. Regina es, además, el nombre de su abuela a quien recuerda con mucho amor.

– ¿Con qué productos arrancó y cómo se fue ampliando la gama?

Los primeros productos fueron algunos rosarios y la pulsera siente dones  que tiene los dones del Espíritu Santo.
A medida de que se fue ampliando el equipo pudimos incorporar nuevos materiales y técnicas.

– ¿Creen que el boom religioso con la llegada del Papa Francisco al Vaticano les ayudó? ¿Qué productos tienen con su imagen?

Tenemos algunos productos con su imagen como tazas, rosarios y pulseras, también llaveros y estampas. Nos emocionamos tanto con la noticia que la imagen de Francisco la dibujamos el mismo día que fue nombrado Papa, más que un boom sentimos que el tener un Papa argentino nos acercó espiritualmente, él es muy inspirador en su obra y eso nos animó a seguir creando.

– ¿Qué tipos de venta llevan a cabo?

Tenemos 13 locales exclusivos en Palermo – Lomitas – Unicenter – DOT – TOM – Galerías – La Plata – Luján – Patio Olmos – Villa María – Pinamar – Cariló y Asunción y vendemos por internet a través de la tienda online, Brindamos asesoramiento por redes sociales y mail, y también vendemos en algunos locales multimarca, parroquias y santerías.
– ¿Cuál es el producto estrella?

La Pulsera Nazareth, la Pulsera María Teresa y el Rosario Cascabel.

– ¿Qué papel jugaron las redes sociales en el crecimiento de la marca?

En las redes sociales encontramos un espacio de comunicación muy importante porque las personas se fueron acercando a la marca a través de las publicaciones. Tratamos de estar presentes en los momentos importantes, recordando fechas y frases de santos que marcaron un camino espiritual.

– ¿Se imaginó crecer tanto como para exportar los productos a otros países?

Nuestro sueño es llegar al Vaticano. A través de las redes sociales nos van conociendo en otros países y nos preguntan si los productos se venden fuera de Argentina. Entonces cuando surgió la oportunidad de estar en Paraguay no lo dudamos.
Trabajamos mucho en la atención al cliente, y parte de esa atención es responder a la demanda sea de donde sea que provenga. Nos encanta estar cerca de las personas.

– ¿Qué consejos le daría a otras emprendedoras para conseguir el éxito?

Que no se detengan ante los obstáculos, que trabajen en los vínculos con los clientes, con los proveedores y con los propios compañeros. Que todo es aprendizaje y que disfrutar de lo que uno hace es uno de los mejores privilegios que podemos soñar. Cuando hay amor y compromiso suceden cosas hermosas.