Rouge

Rouge

- Gourmet -

La experiencia de los vegetarianos arrepentidos

PARRILLA. Federico Lavista (34) y Ximena Sánchez Blanco (32), dos amigos que volvieron a comer carne. | Foto:cuarterolo
14 de enero de 2017

Muchos dan marcha atrás con su elección. La importancia de saber reemplazar y combinar los alimentos.

Por Josefina Hagelstrom.

Durante los festejos de Año Nuevo, Fernanda Beggo (36) sorprendió a varios de sus amigos cuando aceptó ella también que le sirvieran la carne que sacaban de la parrilla. Es que desde hace siete años era vegetariana, y sabían que durante los asados le tocaban ensaladas o vegetales asados, pero nunca carne.

Su cambio había empezado por un tema de salud, ya que la carne le caía pesada, y después de hacer un curso de comida vegetariana y consultar una especialista empezó a sentirse mejor. Incorporó lentejas, espinaca, jugos y frutas a su dieta, incluso durante su embarazo y el primer año de su hija, a la que tampoco le daba carne. Hasta que hace poco, cuando la invitaron a un cumpleaños del jardín de Ana, se replanteó todo.

“Acá no es fácil ser vegetariano, si te invitan a comer por lo general tenés que llevar tu comida o terminás comiendo pasta o arroz. Pero lo que me pasó fue que cuando iba al cumpleaños y dije que Ani –de dos años y medio– no comía milanesas, ni patitas de pollo, ni salchichitas, ni empanaditas de carne, me di cuenta de que la estaba limitando mucho. Sigo creyendo que la carne aporta menos cosas buenas que malas, pero también es cierto que vivimos en esta sociedad y no está bueno perder de vista eso”, agrega Beggo, que de a poco fue incorporando pescado y milanesas a su dieta y a la de su hija.

Su caso ilustra lo que pasan muchos vegetarianos o veganos que un día deciden dar marcha atrás a la decisión de eliminar la carne, no sin algo de culpa en algunos casos. Hay estudios, incluso, que dan cuenta de que en países como Estados Unidos más del 80% de los vegetarianos vuelven a sus dietas previas. Las razones son muchas, volver a ciertos sabores, el cuerpo lo pide, salirse de los “extremos”, pero en muchos casos lo social pesa, y mucho, sobre todo en un país donde el asado es marca registrada.

“El asado es lo más argentino que hay, y si tus amigos no están en la misma que vos es bastante incómodo y difícil. En mi caso no comí carne por dos años, cuando me pasaron unos documentales que te hablaban del consumo masivo y los procesos de cómo nos llega la carne a la mesa; y si bien a veces me da algo de culpa volver a comer, tampoco soy una gran consumidora. Pero si voy a comer a lo de amigos ya no digo que no”, cuenta Ximena Sánchez Blanco (32), otra “ex” vegetariana, que hace siete meses volvió a comer, sobre todo pescado.

Para Federico Lavista (34), lo ideal es no caer en los extremos y encontrar un punto medio. “Durante tres años no comí carne, me llevaba mis tupper a los asados o pedía que me hicieran verduras. Entre el trabajo y el estudio por momentos me sentía algo débil, pero lo social era lo que más me pesaba. Ahora volví a comer, pero lo hago más consciente, en casa no cocino, y si salgo trato de elegir siempre buenas parrillas”, dice sentado a la mesa de La Dorita, en Cañitas.

Ser vegetarianos en muchos casos los “obligó” a ser más creativos en la cocina, y a informarse más sobre lo que se come. Aunque admiten, también, que es un estilo de vida más complicado y muchas veces caro. “Las dietéticas suelen ser caras y no siempre te explican mucho. Yo fui vegetariano tres años, pero por mi trabajo tenía poco tiempo y terminaba comiendo mucho en la calle, pizzas, empanadas, engordé y me subió el colesterol”, cuenta Adolfo Díaz (29).

En ese contexto, Agustina Grillo, nutricionista y vegetariana, recomienda siempre consultar un profesional para saber qué alimentos incorporar y cómo combinarlos. “El cuerpo puede sostenerse sin carne, pero no hay que comer sólo ensaladas, se necesita proteína vegetal y carbohidratos, cumplir con lo que el cuerpo necesita”, explica. Y opina que casi siempre los motivos del volver a la carne suelen tener que ver con procesos más bien emocionales que físicos. “Siempre puede haber un motivo para volver, es importante afianzarse y sincerarse en la elección, sin descuidar la salud”, agrega.

*NOTA publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil

 

36 pensamientos en “La experiencia de los vegetarianos arrepentidos”

  1. todas pueden ser posturas válidas, cada uno con lo que piensa,pero alguien se pregunto ” Para qué tiene el ser humano colmillos” ? Para comer lechuga????

  2. desempolvando notas viejas para llenar el vacío que produce el tiempo de las vacaciones, no? Queda bastante feo. No es un crímen.

  3. XXXSi, no tiene nada de malo ser un necrofago carroñero. Pueden comer cuantos cadáveres quieran, con tantas hormonas inyectadas como les apetezca. Si el cadáver en descomposición esta duro, no se preocupen, es solo que la victima estaba aterrada cuando la mataron, seguramente por ver como degollaban a sus hermanos.

    1. Error…craso error!!! La carroña es la carne descompuesta de un organismo animal….las normas de matanza hacen que la calidad del producto no sea la que describìs. Yo como carnes de criadero (vaca, pollo, cerdo, cordero, màs pescados y mariscos varios) y carnes de caza (ciervo, jabalì, perdiz, pato, etc.) y mantengo mi salud perfectamente a pesar de mi alta edad…

  4. Quisiera saber a quien perjudican los vegetarianos para que necesiten hacer campaña en contra. No será que en el fondo la culpa por estar comiendo seres inocentes se siemte?

  5. Me sentí muy bien a partir de que dejé de comer carne, hace más de 30 años. Pero, desde hace más de 10 años y de forma excepcional, en viajes y por razones sociales, la como. No hay nada de malo, se puede comer de forma consciente sin que eso te aleje de los amigos y sin que sea una religión.

  6. La verdad que volver a comer carne por la presión social es directamente estúpido. La chica había sido vegetariana 7 años !!!! Es cuestión de informarse. de aprender a comer bien sin que falten nutrientes. La carne no es sana y los catnivoros argentos talibanes tienenque aceptarlo. Q los veganos y vegetarianos están mal alimentados es un prejuicio socialque hay que aprender a desterrar.

  7. En su gran mayoría los vegetarianos y veganos son personas aburridas y lacónicas que no disfrutan de la comida , comen sólo para alimentarse , casi como una exigencia de sobrevivencia , diría comen sin ganas , quitándole al hecho de comer todo tipo de connotación social , de encuentro y de amistad ! Por eso entran en crisis cuando son invitados por grupos de amigos que no lo son y para cuales esos valores sociales crean el contexto del “comer” como hecho trascendente y vital .

  8. No se tendría que mezclar jamás en una nota; vegetarianismo (dieta), con veganismo: actitud de respeto hacia el resto de los animales.

  9. Hay quien por defender lo natural se vuelve anti naturaleza.
    Nuestra especie sobrevivo 6.000.000, y evolucionó por encima de las otras por comer carne y cocinarla.
    Ahora se puso de moda ser “sano”, Suerte!!

  10. Y este es el. Tipo de reportajes que deberían ahorrarse, la carne no es solamente mala para la salud, si no que también esta contribuyendo con el cambio climático en el planeta.

  11. Claro, y si tienen algún problema en especial -anemia, falta de hierro, etc.- quiero ver dónde van sin carne, a verduras solamente. Se te viene todo abajo.
    No digo que haya que comer en exceso, sino moderadamente e intercalando con otros elementos. Nada más que la gente confunde las cosas y es los dos extremos.
    ¿Y veganos? Ya propiamente son enfermos mentales algunos. Que no tengan para comer y van a ver como se dejan de joder con tantas pavadas.

  12. La verdad que nota tan pobre en contenido, no aporta nada y confunde.
    No es más que un chisme de peluquería. Tampoco entiendo porque tantas notas desacreditado a los vegetarianos o Veganos. En definitiva tratan de hacer un mundo donde todos tengamos los mismos derechos a la vida. Donde la esclavitud, tortura y asesinato masivo sin compasión de bebes, mamás y padres de otras especies termine alguna ves. Creo que ser la voz de los más desprotegidos, de los que no tienen palabras es importante. En definitiva ellos no pueden pararlo, nosotros Si! Hoy los consumidores dejamos de jugar al gallito ciego y eso a las empresas las incómoda.

  13. NO BORREN LOS COMENTARIOS, QUEDA PÉSIMO! La verdad que nota tan pobre en contenido, no aporta nada y confunde.
    No es más que un chisme de peluquería. Tampoco entiendo porque tantas notas desacreditado a los vegetarianos o Veganos. En definitiva tratan de hacer un mundo donde todos tengamos los mismos derechos a la vida. Donde la esclavitud, tortura y asesinato masivo sin compasión de bebes, mamás y padres de otras especies termine alguna ves. Creo que ser la voz de los más desprotegidos, de los que no tienen palabras es importante. En definitiva ellos no pueden pararlo, nosotros Si! Hoy los consumidores dejamos de jugar al gallito ciego y eso a las empresas las incómoda.

  14. Poner la comodidad de uno sobre el sufrimiento de otros seres que no pueden defenderse. Soy vegana hace 4 años, es difícil salir a comer porque muchos lugares no tienen más que una simple ensalada como opción vegana, pero prefiero aguantarmela y cuando salgo con amigos comer poco a que un animal sea explotado por mi culpa. No es de extremista optar por una dieta vegana, es simplemente no querer formar parte de la violencia. Nada justifica comer carne, nuestra cultura va más allá de un asado.

  15. La verdad que nota tan pobre en contenido, no aporta nada y confunde.
    No es más que un chisme de peluquería. Tampoco entiendo porque tantas notas desacreditado a los vegetarianos o Veganos. En definitiva tratan de hacer un mundo donde todos tengamos los mismos derechos a la vida. Donde la esclavitud, tortura y asesinato masivo sin compasión de bebes, mamás y padres de otras especies termine alguna vez. Creo que ser la vos de los más desprotegidos, de los que no tienen palabras es importante. En definitiva ellos no pueden pararlo, nosotros Si! Hoy los consumidores dejamos de jugar al gallito ciego y eso a las empresas las incómoda.

  16. Hay algo muy importante en esta nota, y es que está planteada desde un punto de la salud (y sin explicar mucho de esta) y así cualquiera se arrepiente. Es dificil hacer dietas, pero hay que entender que el vegetarianismo y el veganismo no son dietas, son formas de vida en las que uno elige no consumir carne animal o, en el caso del veganismo, ningun producto que provenga de la explotación de un animal. Entonces si estas personas lo hicieron por salud, y no por una convicción de dejar de torturar y matar seres sintientes, es facil flaquear y arrepentirse.
    Por otro lado en varias partes hacen mención a que “el cuerpo pide carne” y que el tipo se sentía débil, etc. Eso solo significa una mala alimentación, quizás el pibe nunca fue a un/a nutricionista o nunca se suplantó con B12. Hay que informarse.
    “Las dietéticas suelen ser caras” pero ser vegetariano o vegano no es vivir de la dietética. Cuando uno intenta de conseguir productos como reemplazos del queso o un yogurth importado y cosas así, obvio que es caro. Pero yo soy vegana y cuando voy a comprar para mi familia, gastan muchisimo más ellos en queso y jamon para una sola pizza que lo que yo gasto en verduras, legumbres y productos de almacén para un día y medio.

    En fin, yo creo que la nota es un gran “ser vegetariano es tan dificil” encubierto. Pero puedo asegurar que no es dificil para nada, sólo es necesario aprender cosas nuevas y lo vale cuando sabes que no estás aportando a una industria tan cruel.
    Recomiendo que miren Earthlings, Cowspiracy o los videos en youtube de Erin Janus.
    Saludos!

  17. Por un lado, no comer carne es una opción personal; por otro, hay personas que NO CONSUMEN CADÁVERES, el asado es carne de un muerto. Sí algunos comen huevos y lácteos. Los veganos son más poco fundamentalistas. Yo me volví a hacer vegetariano ahora a los 62 años, no sufro más acidez, duermo bien y de un sólo tirón, me siento bien y sí cocino carne para mis amistades que la consumen, pero para mí me preparo ¡manjares! sin una gota de carne. No hay por qué comer mal y siempre lo mismo, la gracia es saber combinar y comer rico.

  18. Está terrible obsesión que tienen los carnívoros argentinos de querer que los vegetarianos coman carne. Viejas, no hay nada de malo en no comer carne, no invocamos espíritus del más allá ni andamos levitando. Simplemente no comemos carne, en al gun momento se van a dejar de huevear con el asunto?
    Búsquense una vida fachos de la carne

    1. “Carne de soja” “Morcilla de remolacha” “pollo vegano” “Salchicha de kinoa”, etc, los veganos añoran tanto la carne que hasta buscan hacer parecer su comida a la nuestra.

    2. Fachos e intolerantes hay en todos lados. Gente que come carne que mira mal a los vegetarianos, pero también hay vegetarianos que, te ven comiendo un bife, y te explican toooodo lo malo que tiene el proceso, etc, etc. etc.. El tema es respetarse, y aceptar las diferencias

    3. Completamente de acuerdo, estoy harta de que nos jodan y carguen por ser vegetarianos/veganos, es otra forma de alimentación y de vida, nada más. No es nada del otro munnnndo! Cada uno hace lo que quiere!

    4. LA CARNE PROVEE DE PROTEINAS Y AMINOACIDOS ESENCIALES QUE NO SE PUEDE CONSEGUIR EN OTROS ALIMENTOS Y QUE SIRVEN PARA LA FORMACION DE MUSCULO,,EL CEREBRO—ETCLOS VEGETARIANOS SON FLACOS PERO FOFOS…SIN FORMA …NO TIENEN MUSCULOS….LOS EXTREMOS NO SON BUENO Y LA NATURALEZ ES SABIA….POR QUE DESAFIARLA???

    5. ****Si, no tiene nada de malo ser un necrofago carroñero. Pueden comer cuantos cadáveres quieran, con tantas hormonas inyectadas como les apetezca. Si el cadáver en descomposición esta duro, no se preocupen, es solo que la victima estaba aterrada cuando la mataron, seguramente por ver como degollaban a sus hermanos.

    6. un dolor de bola invortalos a comer hay que hacer una comida diferente por favor un sacrificio minino hace que los demas sean menos desdichados a la hora de invitarlos

    7. Es exactamente al revès….son los vegetarianos los que sufren al vernos omnivoros!!!!!!!!

Los comentarios están cerrados.