martes 16 de agosto de 2022
BEAUTY TIPS | 25-07-2022 11:44

La historia del blog de beauty que fue la semilla de una marca de cosméticos

The Chemist Look fue fundado por la uruguaya Florencia Jinchuk. Conversamos con ella para que nos cuénte cómo puede acercarse la ciencia a las consumidoras de cosmética.

 ¿Cómo nace The Chemist Look? ¿Qué significado hay detrás del nombre?

The Chemist Look nació en el 2015 como un blog: un espacio que me permitía volcar una visión crítica y científica sobre el mundo de la cosmética. Había hecho una Licenciatura en Química en Estados Unidos y, cuando la terminé, me quedé un tiempo más viviendo allá para realizar una Maestría en Ciencias Cosméticas.

Mientras estudiaba, empecé a conocer mejor cómo funcionaba esta área de la industria. Me encontré con un mundo nuevo: con muchas virtudes, pero a su vez con una “mala fama” relacionada a su forma de comunicar y crear. Analicé sus claims, por momentos exagerados y no del todo realistas, su “poca transparencia” y la brecha que existía entre los avances de la ciencia y las fórmulas disponibles en el mercado.

Volví a Uruguay, después de 7 años, con muchas ganas de ponerle voz a todo lo que pensaba y con el deseo de hacer algo distinto respecto a lo que la industria hacía  ofrecía. Fue ahí que nació The Chemist Look: un blog que miraba a la cosmética desde la óptica de la química y la ciencia. De allí surge su nombre.

Al poco tiempo de empezar a escribir en el blog, me di cuenta de que comenzaba a crears en torno al mismo una comunidad muy activa de personas que me pedían recomendaciones Empecé a escucharlas y a tratar de entender lo que necesitaban y me animé a diseñar ofrecer productos con formulaciones customizadas y con una nueva visión sobre la cosmética.

Desde su creación hasta el día de hoy, The Chemist Look busca generar valor. Nació con la ciencia como brújula, lo que nos permite ofrecer una propuesta diferencial a nuestros consumidores, acercarles los últimos avances de la ciencia y la tecnología y llevar el cuidado de la piel a otro nivel.

 

 ¿Cuáles eran las consultas que más resonaban en tu blog?

Al principio las preguntas que más se repetían tenían que ver con el análisis de ingredientes de productos cosméticos; me mandaban fotos de fórmulas y me pedían que las analizara y les hiciera una devolución. Por ejemplo, me consultaban si los ingredientes eran biocompatibles con la piel, si el producto parecía estar bien formulado, etc. La cosmética venía de años de claims exagerados. De pronto analizabas un producto para el rostro y uno para el contorno de ojos y descubrías que el producto era exactamente el mismo, pero que el segundo valía el doble. Entonces decías “¿cómo puede ser?” y te dabas cuenta de que había mucho Marketing detrás y que las marcas no hacían demasiado trabajo en educar a sus consumidores para que pudieran hacer elecciones conscientes. Desde el blog, buscaba compartir mi conocimiento sobre la ciencia y daba mi opinión para que las personas pudieran usar la ciencia cómo brújula y tomar mejores decisiones.

Hoy en día seguimos trabajando esto desde nuestra comunicación en general y más específicamente desde nuestro blog, detrás del cual hay un equipo de bioquímicos, farmacéuticos y médicos que vuelcan allí todo su conocimiento y el resultado de la lectura crítica y exhaustiva de literatura científica.

Desde hace un tiempo nos interesa que los consumidores vean más allá de la fórmula. Al principio pocas personas miraban un listado de ingredientes y nosotros llegábamos diciendo “mirá la fórmula y no creas ciegamente en cualquier claim”; ahora que ya hay un camino recorrido en esa dirección, intentamos que la gente vea más allá de la fórmula. Hay cosas que el listado de ingredientes no te dice, por ejemplo, cuán sustentable fue la obtención de un producto, si se testeó o no en animales, etc. No alcanza con que un producto tenga ingredientes que han demostrado ser efectivos y gentiles con la piel: hay que ir más allá.

 ¿Cómo fue tu desembarco en Argentina? ¿Qué podés decir de la mujer local? ¿Qué inquietudes tiene con respecto al cuidado de la piel?

¡Fue increíble! Por un lado, súper orgánico: el blog ya tenía, desde hacía varios años, seguidoras argentinas que leían las notas que se publicaban en Uruguay, dejaban preguntas o comentarios y nos pedían productos. De hecho, cuando lanzamos las primeras fórmulas en Uruguay, automáticamente empezó  llegar la pregunta: “¿Para cuándo en Argentina?”. La idea de llegar a este país estuvo presente desde un principio.

El desembarco fue un boom y superó cualquier expectativa, pero no fue fácil: siempre abrir un mercado nuevo tiene sus complejidades y, al ser el primer país nuevo en el que entrábamos, hubo una curva de aprendizaje muy grande.

Hoy miramos para atrás y valoramos todo lo aprendido, la resiliencia, la capacidad de adaptarnos y de superar frustraciones. Siempre entendí a The Chemist Look como una marca con raíces locales, pero con proyección global porque nuestra escuela de formulación tiene el potencial de agregar valor en cualquier mercado. Creo que gracias a ello hoy operamos en Uruguay, Argentina, Chile, Brasil y proyectamos la apertura de nuevos mercados.

Nosotros traíamos una propuesta innovadora que competía a nivel internacional y una política de devolución flexible que era inusual en el mundo del skincare y que daba la posibilidad de que pruebes los productos y, si no te gustaban, los devolvieras. El público argentino no lo podía creer: “¿cómo que si lo pruebo y no me gusta lo puedo devolver y me devuelven el dinero?”. ¡Les parecía increíble! Pero nosotros siempre confiamos plenament en la efectividad de las fórmulas que lanzamos y es por eso que, al día de hoy, mantenemos la misma política.

La mujer argentina y el público en general está muy informado en lo que respecta a la cosmética y al cuidado de la piel. Está acostumbrado a leer e informarse antes de comprar y está súper abierto a probar cosas nuevas, analizar la oferta internacional de productos de skincare y ver cuáles son los últimos desarrollos.

En lo que respecta a las inquietudes que tiene respecto al cuidado de la piel, creo que hay una que es la principal: el público argentino es uno que pide resultados visibles y en un corto tiempo. Para responder a esta demanda, en The Chemist Look entendemos que hay 2 aspectos que son claves: trabajar obsesivamente en la efectividad de nuestros productos  y acortar la brecha que existe entre los últimos desarrollos científico-tecnológicos y las fórmulas disponibles en el mercado. Es por ello que todos nuestros productos incorporan activos de eficacia comprobada y tienen el entorno químico adecuado para garantizar su acción.

A su vez, creamos fórmulas sinérgicas que potencien los beneficios de cada ingrediente en la piel y las reformulamos permanentemente para poder incorporar las últimas novedades y desarrollos. Entendemos que tan importante como hacer crecer tu porfolio de productos para ofrecer nuevas opciones; es trabajar para que las opciones que ya brindas sean las mejores.

¿Crees que hoy en día hay más conciencia sobre los productos que consumimos y los ingredientes que los conforman, al igual que su empaquetamiento?

100 %. Hoy en día el consumidor es mucho más consciente y exigente respecto a los productos que consume y lo que las marcas le ofrecen; pide fundamentos y no sólo exige un cosmético que le aporte buenos resultados en la piel, sino también que haya sido elaborado y comercializado con consciencia ambiental, social.

Desde hace ya un tiempo nos llegan preguntas del estilo: “¿son una marca sustentable?” “¿hacen cosmética natural?”, “¿tienen un packaging biodegradable?”. Son todas consulta que es genial que aparezcan, porque desafían a las empresas, pero también hay mucha desinformación. El greenwashing y algunos conceptos que aparecen como verdades absolutas confunden muchas veces al consumidor. Frases como “científicamente comprobado” perdieron su peso y es nuestra responsabilidad volver a generar esa confianza.

Por eso, en The Chemist Look, somos cada día más conscientes de nuestra responsabilidad con el cuidado del medio ambiente y queremos generar hábitos de producción y consumo más sustentables. A su vez, trabajamos en deconstruir algunas verdades absolutas y en generar diálogos saludables con nuestros consumidores. Por ejemplo, últimamente hemos abierto la discusión respecto al concepto de “natural”, ya que muchas veces se asocia lo natural a algo sustentable y lo sintético a algo malo y esto no siempre es así. Cuando nos preguntan si somos una marca natural o sintética, decimos que no nos encasillamos en una cosa o en la otra e intentamos tomar lo mejor de todos los mundo posibles, analizando cada ingrediente con la atención que merece.

 ¿Qué es lo que hace a TCL diferente y única?

Creo que el rasgo más distintivo es el deseo de transgredir para transformar, transgredir con conocimiento y conciencia para transformar lo que hoy existe y crear cosas nuevas.

Buscamos combinar ciencia y creatividad para darle vida a productos de autor que siempre aporten valor a los consumidores.

Nuestra propuesta de formulación es única. Nos obsesiona la efectividad y siempre estamo buscando incluir los últimos avances de la ciencia y tecnología. Buscamos respetar la salud  integridad de la piel y, para ello, investigamos a fondo cómo funcionan sus proceso biológicos buscando optimizarlos y potenciarlos. Nunca vas a encontrar en TCL un product que sea igual a otro que esté disponible en el mercado. Para nosotros cada fórmula tiene que ser la mejor y agregar un diferencial. Por eso, todos nuestros productos tienen lo qu nosotros llamamos el “TCL Twist”. No lanzamos productos que se encuentran ya en el mercado, porque sobran. Nosotros formulamos con la ciencia cómo brújula y en diálog constante buscamos crear valor, produciendo los productos que nosotras misma quisiéramos tener y usar. No hay nada más divertido y creativo que el proceso de innovación de un producto, me lleva a esa emoción de cuando era chica.

¿Cuál es tu producto preferido? ¿Por qué?

Mi producto preferido es el Booster VIT-C/FE, que es nuestro sérum de vitamina C. Para las personas que formamos parte del equipo de Investigación y Desarrollo est producto ha sido un desafío desde varios aspectos que hemos ido superando tras muchos aprendizajes y 3 procesos de reformulación.

Por un lado, es un producto que tiene mucha competencia en el mercado y que siempr hemos trabajado para que el nuestro sea la mejor opción disponible. Para lograr esto cuidamos la calidad y la concentración de sus activos. Por ejemplo, lo formulamos co vitamina C pura a la máxima concentración que es bien tolerada por la piel. Pero esto no e sencillo y también trae sus desafíos. La vitamina C pura, que es la forma más efectiva d vitamina C, es también la forma más inestable, es decir, la que dura menos tiempo.

Entonces, hay muchas marcas que para solucionar este problema no usan vitamina C pura sino derivados de vitamina C que son más estables, pero menos efectivos. En The Chemist Look no quisimos resignar la eficacia de nuestro booster para solucionar el problema de estabilidad que tiene este activo. Entonces, trabajamos en un desarrollo que nos llevó más de un año y muchas idas y vueltas, hasta que pudimos llegar a una versión final que lanzamos hace unos meses en todos los países y que trae una propuesta innovadora incorpora una red de antioxidantes que recicla a la vitamina C y la mantiene activa por má tiempo que el convencional. Por todo esto que cuento, creo que el Booster VIT-C/FE es m producto favorito: es un desarrollo que nos ha exigido pensar fuera de la caja e innovar d una manera disruptiva. Quizás es gracias a todo este esfuerzo que hoy nuestro sérum de vitamina C es una de las fórmulas más aclamadas del mercado.

Se instaló un concepto, sobre todo durante el invierno, que habla sobre "exfoliante en casa", ¿qué podés decir al respecto? ¿En qué consiste este elemento y cuáles son sus beneficios?

Los ácidos exfoliantes originalmente sólo se utilizaban en peelings o se trabajaba exclusivamente en gabinetes cosméticos y en consultorios dermatológicos; no era activos que estuvieran disponibles para que los consumidores finales pudieran acceder a ellos y los pudieran utilizar en sus casas.

Sin embargo, desde hace ya bastante tiempo hay evidencia suficiente de que formulado de manera adecuada (con una concentración y un pH óptimos), pueden aplicarse de forma diaria, en tu casa y aportar diversos beneficios a la piel. Este es el concepto de “exfoliantes en casa”. En The Chemist Look tenemos una línea de exfoliantes conformada por 4 fórmulas qu son aptas para uso diario y sin enjuague. Renuevan la piel, aportan luminosidad,  unifican el tono y la textura. Están formulados con ácidos renovadores y un blend d activos sinérgicos que potencian la fórmula y mejoran su biocompatibilidad con la piel.

Cada uno de ellos está pensado para un tipo de piel en particular y una determinad experiencia de usuario. Pueden usarse durante todo el año no sólo en invierno)  inclusive pueden combinarse para buscar resultados específicos en la piel.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios