Rouge

Rouge

- Deco -

Feng Shui: distribuir los muebles para brindar bienestar

29 de junio de 2017

Elegir la disposición adecuada de los muebles y decorado del espacio que da la bienvenida al hogar puede resultar un desafío. Una buena técnica debe seguir aspectos visuales, así como centrarse en la impresión que se genera en los visitantes.

La filosofía que tomó protagonismo a la hora de escoger una ambientación exitosa para cada uno de los espacios es el Feng Shui. No obstante, su aplicación excede la simple decoración visual: “Lo que esta disciplina ancestral busca es armonizar las energías ambientales para generar hábitats sanos, prósperos y que ayuden a activar de manera positiva las aspiraciones vitales de las personas”; asegura Patricia Traversa, Directora del Centro Oficial de Feng Shui Profesional. De esta forma, se proclama evitar cualquier tipo de “ruido” o irrupción en el ambiente más allá del estilo del hogar y de la calidad de la decoración escogida, en búsqueda de un balance armonioso, estético y funcional. Así, el Feng Shui se relaciona con mantener un eje, una armonía y un balance con la naturaleza. “No da igual volver a casa cuando hay un buen Feng Shui que cuando no lo hay; y tampoco es lo mismo salir al mundo desde un hogar caótico que desde uno que impregna de bienestar mental y físico”, sostiene Patricia Traversa.

¿Cuáles son los tips propios del Feng Shui en materia de decoración? La Directora del Centro Oficial del Feng Shui Profesional nos comparte algunos de los más destacados para aplicar la energía de los objetos del living en el bienestar de sus habitantes e invitados:

– Orden, buena ventilación y limpieza como fundamentales del hogar. En cuanto al living, es útil contar con un cálido recibidor en la entrada.

– Evitar muebles voluminosos en espacios reducidos que generan agobio, así como no generar grandes vacíos que puedan dar con sentimientos de debilidad.

– Optar por contornos redondeados y no en ángulo saliente, ya que eso puede provocar irritabilidad.

– Disponer de un ambiente que permita caminar con tranquilidad y de sensación de orden, en pos de generar vitalidad y organizar las ideas.

– Lograr un equilibrio entre la organización y lo informal, lo cálido y lo frío, el ruido y el silencio, lo vibrante y lo quieto, colores fuertes y suaves, espacios libres y ocupados. Es decir, aplicar un 50% de la energía Ying y otro 50% de Yang.

– No encandilar ni generar sombras con la iluminación, sino mantener luces cálidas y focales para revitalizar aquellos lugares con menor energía.

– Escoger colores claros y cálidos en grandes superficies, mientras utilizar otros más vibrantes en pequeños detalles como almohadones, cuadros y objetos decorativos.

– Contar con un punto focal de atención en la sala, con sillones contra las paredes para generar estabilidad y en forma de U para invitar a la comunicación. Una mesa baja en el centro estabiliza el Chi -energía- y genera armonía entre los huéspedes.

– Agregar vitalidad mediante cuidadas plantas naturales, coloridas y redondeadas -sin espinas- en los rincones del ambiente. Son ideales para los sectores Este, Noreste y Norte.

– No abrumar mediante la tecnología ya que interfiere con la comunicación y la energía. Disponer dichos artefactos en los sectores Sur, Suroeste y Oeste.

– Analizar las emociones que proyectan las imágenes de los cuadros. Algunas fotos familiares pueden armonizar el espacio, mientras que aquellas lúgubres, tensas, bélicas o agresivas; generan vibraciones negativas. Estos últimos aspectos deben evitarse en todas sus formas.

– Los libros pueden aportar calidez y armonía, siempre y cuando estén dispuestos en unicidad o en bibliotecas con puertas. Los estantes a la vista deben ser evitados.

– Aplicar espejos de forma estratégica. Pueden aportar más luz a un sector en específico, reflejar un elemento simbólico o ampliar el tamaño de la sala. Resulta inconveniente que apunten a la puerta del baño o de entrada, ya que provoca fuga de la energía entrante.

¡A no abrumarse! Aplicar todos los tips supone un resultado placentero y enriquecedor, satisfacción que se transmite tanto a los integrantes como a los invitados. Si bien no existe un punto exacto donde finalizar con este tipo de decoración, se asegura que “el mejor Feng Shui es el que no se nota”.