Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

Por qué nos duele tanto la cabeza

8 de mayo de 2015

Un 83,3% de los argentinos tuvo cefaleas el año pasado. ¿Enfermedad crónica?

Por Bàrbara Defoix

“Tengo dolor de cabeza” es una frase que podría haber dicho el 83.3% de los argentinos el año pasado. Ese es el alto porcentaje de personas que sufrieron cefaleas en nuestro país a lo largo de 2014.

La cefalea o dolor de cabeza es una de las dolencias más comunes pero es subdiagnosticada y subtratada en la mayoría de casos. Hay de dos tipos: las primarias y las secundarias. Las primeras se subdividen en cuatro categorías: migraña, cefalea tipo tensión, cefalea en racimos y la neuralgia del trigémino. Las segundas son aquellas derivadas de otra enfermedad. La Fundación Craveri y la Sección Cefaleas del Servicio de Neurología del Hospital de Clínicas de Buenos Aires realizaron los primeros estudios a nivel nacional sobre la patología en el que se analizaron 2036 casos en todo el territorio.

De los resultados extraídos se determinó que el 92 % de la muestra experimentó dolor de cabeza en algún momento de su vida. Un dato curioso es que nueve de cada diez personas reconoció haber faltado entre 1 a 5 veces al trabajo por esta causa en los últimos 12 meses. A pesar de las cifras, sólo un 38.5% de las personas realizan una consulta médica, además de que preocupa a los expertos que muchos pacientes se automedican cuando sufren esta afección.

La doctora María de Lourdes Figuerola, titular de la Sección Cefaleas del Servicio de Neurología del Hospital de Clínicas, recomienda a sus pacientes algunas pautas para combatir los dolores de cabeza: hacer una actividad física aeróbica diaria en lo posible dentro del mismo horario, para poner en hora el reloj biológico que está en el hipotálamo; comer algo cada 3 horas desde que uno se despierta hasta que se acuesta, porque un ayuno de más de tres horas puede iniciar una crisis; y dormir la misma cantidad de horas todos los días, lo que incluye acostarse y levantarse dentro del mismo horario. “Todo lo que altera el ritmo cerebral afecta a la cabeza, no le gusta al cerebro que le cambien las costumbres”, analiza Figuerola en diálogo con Rouge.

“Los pacientes a veces consultan con expertos dependiendo de donde creen que surge el dolor de cabeza, es decir, si piensan que es un ataque al hígado se dirigen a un gastroenterólogo, las mujeres que creen que está relacionado con ciclo menstrual van al ginecólogo, los que opinan que es un problema de la vista acuden al oftalmólogo, etc.”, explica la doctora, quien sugiere que la forma correcta es acudir al médico clínico, el cual puede plantear un tratamiento o realizar una derivación a un neurólogo, o acudir a este mismo directamente.

No se ha identificado todavía qué comidas o bebidas concretas tienden a producir más el dolor de cabeza. “Cada paciente tiene que hacer la retrospección de qué comió y qué bebió. Cada uno tiene que buscarle su propia causa-efecto. Eso sí, hay que pensar cuánto hace que no se come, y en el caso de que haga más de tres horas hay que comer algo y ver cómo se evoluciona”, precisa Figuerola.

Uno de los principales problemas con las migranas son sus efectos secundarios, dado que los vómitos y las náuseas pueden impedir que se ingiera algún analgésico. “Cuando hay náuseas la mejor solución es comer algo dulce y frío, que es lo que se tolera mejor como helado, flan, té azucarado frío, una gaseosa no light o gelatina”, revela la neuróloga.

La experta forma parte de un taller de pacientes con dolor de cabeza que se reúnen una vez por semana para compartir experiencias, el Cefaclub. Se trata de un programa que funciona en el Hospital de Clínicas de Buenos Aires desde el año 1990, el primero de toda Latinoamérica. Sólo es necesaria una entrevista de admisión al grupo con alguno de los cuatro neurólogos que lo dirigen para determinar si el paciente está dentro de los parámetros adecuados.

A media sanción de ser una enfermedad crónica

El Atlas mundial de la Salud de la OMS de 2010 determinó que la dolencia más común entre la población es la caries dental, seguida de la cefalea de tipo tensión y la migraña, de modo que si uno saca la salud bucal las dos enfermedades más frecuentes en el mundo tienen que ver con el dolor de cabeza. Figuerola expone que uno de los principales problemas con la cefalea es que “no se le da la jerarquía que tiene porque invalida pero no mata”. “Es una deuda que tenemos con la salud pública”, opina.

Por ello, el estudio realizado sirvió como sustento de un proyecto de ley presentado por la senadora de la Unión Cívica Radical (UCR) Marta Borello que busca la inclusión de esta patología como enfermedad crónica. Esta ley permitiría que los pacientes tengan a su alcance la atención médica necesaria y la cobertura del 70% de los medicamentos.

El proyecto fue aprobado en mayo de 2014 en el Senado y aguarda tratamiento en la Cámara de Diputados desde el pasado 22 de octubre para convertirse en ley. “Estamos pidiendo permanentemente que en las próximas sesiones se pueda incluir, tenemos la esperanza de que se convierta en ley. Por la característica de este proyecto diría que va a salir. En senadores no hubo ningún tipo de oposición, se aprobó por unanimidad”, expone la senadora a Perfil.com. Y amplia: “No creo que ningún parlamentario pueda ir en contra de un proyecto de esta envergadura, a pesar de que somos de distintos colores políticos”.

(*) Especial para Perfil.com | Twitter: @BarbaraDefoix

 

4 pensamientos en “Por qué nos duele tanto la cabeza”

  1. Buen aporte (espero que muchas personas se beneficien tomándolos en cuenta); en este mundo acelerado en el que vivimos.. lamentablemente ya nadie se encuentra exento de padecer esta desgastante patología (lo más penoso es saber que se tiene esta enfermedad.. y NO HACER CASI NADA para controlarla y/ó combatirla), siendo un problema que afecta a millones de personas.. es sorprendente saber que LA MAYORIA NO SABE COMO SOLUCIONARLO!! (al NO ser mortales ni contagiosas.. NO lo conceptúan como una enfermedad grave), haciéndose costumbre considerar los dolores de cabeza como algo ‘normal’ ..y que simplemente hay que ‘aguantarla’ ..hasta que pase por sí sola, es obvio que con esta actitud.. NO SOLUCIONAMOS NADA, manteniéndose nuestras diarias actividades condicionadas a que ‘pase la tormenta’, frenando así nuestra vida familiar, social, el desarrollo personal y laboral, etc.

    Si este es su caso, no esta demás que le comparta lo que a muchos pacientes les ha permitido complementar y coadyuvar su tratamiento.. brindándoles sorprendentes resultados, se trata de una novedosa terapia no farmacológica, sin riesgos ni efectos secundarios negativos, sumamente práctica y ..a su alcance!! (son tantos los testimonios de sus beneficios, que los mismos abrumarían a cualquier Médico escéptico de estas terapias holísticas), al respecto por favor permítase un par de minutos para que revise con detenimiento el siguiente enlace (de algún modo espero que le sea útil, al menos compártalo): http://bit.ly/1fidIt3

    1. Así es, el dolor de cabeza genérico en realidad es un síntoma, no es una patología en sí misma, y como está asociado a un sinnúmero de enfermedades como uno de los indicios iniciales de que el organismo está en problemas, es natural que sea la segunda “dolencia” en el ránking del Atlas de Salud de la OMS a nivel mundial. La tecnología a todo nivel avanza sin lugar a dudas y el desarrollo científico y la medicina en particular no son la excepción, pero el buen diagnóstico clínico, la clave para solucionar el problema de fondo que provoca este malestar, disminuyó la calidad y efectividad, debido a la cada vez mas deficiente formación profesional. No hubo continuidad, trasvasamiento generacional ni recambio adecuado entre el ámbito profesional y el académico, excepcionales luminarias médicas como Rabiela, el profesor Roberto Sica, René Favaloro el Dr. Manera y tantos otros, se llevaron su genialidad a la tumba…

      1. La cefalea tipo tensión tiene el 2do puesto y la migraña el tercero, No la cefalea en general

Los comentarios están cerrados.