Rouge

Rouge

- Gourmet -

Sabores de Hungría en Palermo Hollywood

Sopa de goulash con carne, papa y pellizcos de pasta. Foto: Eduardo Giménez.
18 de mayo de 2012

Turandot es un restaurante fundado por un húngaro y su mujer donde se prepara comida casera con recetas tradicionales. Galería de fotos.

Por Ana Laura Caruso (*)

La historia del restaurante Turandot, que abrió hace siete años de la mano del húngaro Gyuri Matyas y la uruguaya Gladys Machado, es un relato de amor y de guerra. Todo comenzó en Budapest, donde el pequeño Gyuri creció con todos los beneficios de pertenecer a una clase acomodada. Pero las cosas cambiaron con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, cuando él y su familia se convirtieron en víctimas del Holocausto.

Gyuri estuvo preso en un campo de concentración de Dachau, en el sur de Alemania. Sobrevivió para ver el final de la guerra y la llegada del comunismo a Europa. Ya sin su familia ni sus posesiones, decidió viajar a la Argentina en busca de un mejor futuro. Hace trece años, Gyuri quiso dejar el testimonio de lo que había vivido y contactó a la escritora Gladys Machado para que escribiera su biografía. Así nació una historia de amor entre ellos que dio fruto a un libro (¿Puede tardar la primavera estando ya el invierno?) y a un restaurante húngaro en Palermo Hollywood.

“Le pusimos Tundarot por la ópera de Puccini”, cuenta Gladys, a quien se le llenan los ojos de lágrimas cuando recuerda a Gyuri, que falleció hace poco más de dos semanas. “La cocina húngara es una cocina de guerra con sabores intensos”, agrega. “El plato más emblemático es el goulash, que es de origen humilde, casero y sencillo”. Tanto Gladys como su hija, que cocina y ayuda en el restaurante, aclaran que el goulash no se come con queso rallado porque pierde el sabor.

Como entrada, se puede pedir una sopa de goulash, que lleva carne, cebolla, morrón y paprika (pimentón), y se sirve en un calderito con una vela para mantener la temperatura. Otra opción para la entrada es pedir algo frío, como los arenques a la crema, un pescado con el que los europeos se alimentaban en época de hambruna por su facilidad de conservación. Entre las entradas calientes, Gladys sugiere probar la sopa de pescado o el caldo de ternera y verduras con bolitas de matzo (una receta típica de la cocina judía elaborada a base de harina de matzah).

Como plato principal, hay distintas variedades de goulash: de ternera, de cerdo, de cordero, de conejo, de salchicha ahumada y vegetariano. El sholet es otro plato típico húngaro que se prepara en Tundarot y tiene porotos aluvia con salsa, pechito y carré ahumado, panceta, roast beef y huevo duro. Gladys también recomienda el carré de cerdo Miskolc (llamado así en honor a un pueblo húngaro) que tiene vino blanco, crema, hongo de pino y champignones con guarnición.

Para los que quieren algo bien potente, se puede pedir el bife a la Budapest como principal (un bife con papas en salsa húngara) o el peceto con salsa silvestre (lonjas de peceto en salsa agridulce de vegetales y croquetas de papa). Asimismo, la parrillada húngara (para dos personas) es una alternativa variada con carré ahumado, pechito con manta, chorizo, morcilla, panceta y debrecziner con guarnición de papas al horno, repollo salteado, puré de manzanas, ensalada de pepino y chutney de berenjena.

Otra alternativa imperdible del restaurante son las pastas como los varenikes (rellenos con papa) con crema y cebolla frita, un plato tradicional de Europa del este. También hay picadas húngaras que incluyen huevos rellenos, creppes, papines y salchichas, entre otras cosas.

Los postres son una delicia no aptos para los que están a dieta. La especialidad de la casa es la torta Dobos, postre húngaro por excelencia. Además, hay strudel de manzana, de amapola, de guindas y de queso blanco, y un panqueque tipo soufflé con crema y chocolate llamado Turandot. La copa Percy, una creación del cocinero del restaurante bautizada con su nombre, tiene dulce de leche, helado de crema americana, merengue, crema chantilly y frutos del bosque.

Las bebidas típicas son el Fütyülős (una grappa típica de Hungría) y el vino Tokaji (de sabor dulce). El precio promedio de la comida es de $90 por persona con bebida. El restaurante tiene una vereda calefaccionada y allí pasan música húngara o clásica, según el día. Para los que son de zona norte, pueden ir también al Club Hungaria, en Pasaje Juncal 4250, San Isidro. Una opción imperdible para los que buscan platos caseros del este de Europa.

(*) Redactora de Perfil.com

No te pierdas la galería de fotos del restaurante y los platos.

Turandot: Abierto de lunes a sábados a la noche y de jueves a domingo al mediodía. Fitz Roy 1747. Reservas y delivery: 4771-5355.

Más notas de esta serie:

Cocina cubana

Cocina escandinava

Cocina rusa

Cocina de la India

Cocina griega

45 pensamientos en “Sabores de Hungría en Palermo Hollywood”

  1. No tenemos nada que envidiarle a ninguna ciudad europea, en la ciudad de buenos aires, encontràs de todo. Amo mi ciudad, se nota?

  2. LOS VARENIKES DE PAPAS CON CREMA Y CEBOLLA, SON EXQUISITOS Y COINCIDO EN QUE ES UNA COMIDA QUE SE SUELE DEGUSTAR EN MUCHAS CIUDADES DE EUROPA DEL ESTE. VOY A PROBARLOS EN TURANDOT Y LES CUENTO …

  3. Si concuerdo con Roxi, a mi tambièn me interesa mucho la comida Japonesa, aunque debo reconocer que en nuestra city, es màs comùn que la `comida hùngara. Turandot, me parece muy novedoso, y creo que debe ser uno de los pocos Restòs Hùngaros.

  4. Para el pueblo hùngaro, la comida va acompañada de la mùsica, y esa bellísima costumbre se ve plasmada en Turandot, donde ademàs los platos son de una sencillez y calidad incomparables.

  5. CHICOS LA NOTA ME GUSTÒ MUCHO, PERO RECOMENDAR ALGO DE LA COMIDA JAPONESA. ME INTERESA MUCHO. BESOS

  6. Me fascina la idea de cenar en una vereda calefaccionada, mientra escuchas música Húngara. .Ahí estaré próximamente saboreando la copa Percy

  7. PROBAREMOS, PARECE UNA OPCIÓN PIOLA Y EL PRECIO ME PARECE RAZONABLE, DESPUÉS LES CUENTO. BESOS…

  8. Que suerte que haya un Restaurante de comida Húngara en la Ciudad, porque no conozco otro, La verdad a juzgar por la nota, los platos parecen ser los principales, simples pero muy tentadores. Probaremos…

  9. Esta nota me hizo recordar como a muchos, mi viaje a Budapest, una ciudad hermosa, dónde se mezcla lo antiguo con lo maravillosamente moderno, Imperdible el Palacio de Buda o los Museos del Castillo de Budapest. En cuanto a la parte gastronómica tenés infinidad de opciones, las fotografías de ésta nota me hicieron acordar a un lindísimo lugar llamado Cafe Kor, quizás por la sencillez y calidad de éste Restó.

  10. En Budapest, me deleite con éstos platos, hay muchos restaurantes de comida internacional, uno mejor que el otro, pero además debo decir que ante mi sorpresa, descubrí una ciudad cultural y amante de la música, de una belleza indescriptible. Celebro que exista Turandot en nuestro país.

  11. Me gusta mucho el estilo que utiliza ésta periodísta para relatar, como incluye dentro de una nota gastronómica, aspectos relacionados con sentimientos y vivencias del ser humano. La felicito!!

  12. No conozco el sitio, pero por lo que narras parece muy piola, justamente me fascinó la idea de poder escuchar música clásica Húngara mientras cenas, y para tranquilizarlo a Feli , (que no deja de tener razón), le comento que la zona de Palermo Hollywood está super vigialda. Besos gente!!

  13. Lo que siento al leer la nota, es que efectivamente nada se logra sin esfuerzo, y que llegar a escribir un libro, y abrir un restaurante detrás de una historia de pérdida es todo un mérito, pero además barre con ta teoría del “no puedo”, que tanta gente aplica hoy día. Yo diría, si lo deseas “SE PUEDE”…

  14. Lo que me gustó del Restó no es sólo la comida, sino la atención y la calidez que se percibe. Lo recomiendo.

  15. Cuando viajo intento probar lo típico y genuino de cada lugar, por eso puedo afirmar que las comidas de Europa del Este, son las mejores condimentadas del planeta. Estas notas gastronómicas lo reflejan tal cual.!!

  16. Estoy asombrado de la variedad y de la oferta gastronómica que tiene nuestra ciudad, y creo que se puede comparar con las grandes capitales europeas, eso si, se está convirtiendo día a día en una ciudad sumamente insegura , que se ve opaca da por éste flagelo. Que pena, que no podamos disfrutarla como antes….

  17. QUE LINDO CENAR CON MÚSICA CLÁSICA HÚNGARA, , ESTO ME REMITE A MIS ANTEPASADOS, Y LES PUEDO ASEGURAR QUE PARA EL PUEBLO HÚNGARO ES TAN IMPORTANTE LA COMIDA COMO LA MÚSICA. ” MUY LINDA NOTA..!

  18. YO RECOMIENDO LA PARRILLADA HÚNGARA Y EL BIFE A LA BUDAPEST, ESTÁN BUENÍSIMOS. EL RESTAURANTE MUY BUENO!!!!!

  19. Yo creo que todas las comidas que se han mencionado en las distintas notas, tienen algo en común, yo asocio la comida húngara con la griega por ejemplo, porque en varios de los platos predomina el agridulce , las cremas y quesos. Y la preparación se basa fundamentalmente en aromas y condimentos. A mi particularmente me parece que las presentadas en la nota son las principales y las que más se adaptan al gusto de los argentinos.

  20. Turandot es un excelente Restaurant, con comidas casera y muy ricas.. El lugar es pequeño y cálido, que es lo que a mi marido y a mi nos gusta. Pero no conocía la historia de vida de sus dueños. Muy conmovedora. Les deseo mucha suerte!!!!

  21. Cuando estuve en Budapest, no sólo me deleite visitando la öpera de Hungría y la bellísima ciudad, también me deleite con la comida que es exquisita, por eso las fotografías me trajeron reminiscencia de esa bellísima city. Muy bueno el dato del Restó. Besos

  22. Lo que me gusta de éste Restó es que todos los platos parecen ser muy simples y caseros. Muero por probar el strudel de brócoli con salsa de nuez..

  23. Pensaba leyendo algunos comentarios con los que coincido, que una persona como Gyuri, que sobrevivió a una guerra, y puso toda su esperanza en nuestro país es un ejemplo, que muchos de los que nacimos en Argentina desaprovechamos, y me incluyo.

  24. A mi además del interés por conocer el Restaurante, la nota me despierta interés por leer el libro, ya que además de una historia de amor, es una historia de vida.Felicitaciones por la nota.!!!

  25. Muero por conocer Turandot y probar tantas exquisiteses, por lo que veo tienen una gran variedad de platos, además y por la entrevista realizada a su dueña, está creado con mucho amor . Me anoto. !!!

  26. La comida húngara es deliciosa… ni hablar de su pastelería especialmente la Dobos torte.
    Turandot es un hermoso recuerdo de mi paso por Budapest. Gracias y lo recomiendo plenamente.

  27. Creo que una persona , que vivió y perdió todo durante una guerra tan cruel como lo fue el Holocausto, dónde se exterminaba a la gente simplemente por pertenecer a una raza diferente, y pudo a pesar de todo, rehacer su vida , enamorarse y escribir sus memorias habla de la fortaleza y la esperanza de la raza humana.

  28. Al igual que Javier estuve en Budapest, y me fascinó. Para los Húngaros es tan importante la gastronomía como lo es la cultura y la música. En dicho viaje, aprendí a valorar una comida tradicional y casera, dónde se pone al elaborarla, algo más que simples condimentos. Por eso, me gustó mucho la nota y la historia de vida de éstos personajes que se describen.

  29. Mmm….los platos mencionados en la nota, parecen uno más rico que el otro, pero como tengo preferencia por los dulces, voy a ir a probar los tan bien descriptos “strudels”.

  30. La verdad que la idea de escribir acerca de la gastronomía y algunos de sus secretos y tradiciones está muy buena. Felicito a la Periodísta !!!

  31. ME GUSTA MUCHO LA COMIDA HÚNGARA, POR LA CONDIMENTACIÓN Y EL AROMA DE LA MISMA, BASADA EN PIMENTÓN, PIMIENTOS, AJO, CREMA …. HUMMM , UN MANJAR DE LOS DIOSES. PROBAREMOS TURANDOT, PARECE UNA PROPUESTA MUY INTERESANTE!!

  32. Estuve en Budapest, y la cocina internacional es espectacular , las fotos de Turandot me hacen recordar a los típicos Restós por los cuales transité. Fué una experiencia maravillosa, sobre todo poder recorrer la ciudad de noche cuando está toda iluminada.

  33. Me alegra que una persona como Gyuri haya podido cumplir sus sueños en un país tan hospitalario como el nuestro, pero también me alegra que él, haya dejado un aporte tan interesante . Ojalá todos los extranjeros que se instalen en Argentina, hagan lo mismo.

  34. HERMOSA LA NOTA, MÀS ALLÀ DE LA GASTRONOMÍA, ENCIERRA UN CONTENIDO MARAVILLOSO. QUE SE PODRÌA TRADUCIR COMO EJEMPLO DE VIDA, TAL CUAL LO MENCIONA JULIE

  35. Creo que las personas, que han tenido duras experiencias o han sufrido situaciones lìmites, “como puede ser una guerra”, se situàn a partir de èsto con una postura de vida, diferente dònde predomina el esfuerzo, amor y esperanza.

  36. Me encanta la idea de probar platos caseros, pero por sobre todo la idea de visitar un restaurante a la que sus dueños le pusieron tanto de sì mismos. !!!!

  37. A MI ME LO QUE ME CONMUEVE DEL RELATO, ES QUE DETRÀS DE UN RESTARANTE FAMOSO HAY TODA UNA VIDA DE ESFUERZO Y SACRIFICIO, CREO QUE DEBERÌA SER EJEMPLO PARA GRAN PARTE DE Y NUESTRA SOCIEDAD.

  38. Hermosa la historia de amor de los creadores de Turando, t asì tal cuál està narrada, parece una historia de amor “verdadera”

Los comentarios están cerrados.