Rouge

Rouge

- Belleza -

No solo somos lo que comemos, también lo que inhalamos

9 de agosto de 2018

Lo dice Mary Cassinotti, fundadora de una empresa que trabaja en base a hierbas naturales. Cómo emprender en el marco familiar y conseguir perdurar.

Mary Cassinotti fundó junto a su marido hace 18 años la marca de productos naturales Oficinalis, la cual supo hacerse un lugar en el mercado local. Emprendimiento familiar; fidelidad entre las clientas y la importancia del boca en boca, tres pilares fundamentales para lograr mantenerse con los años.

¿Cómo fue el inicio de su emprendimiento que, en la actualidad, se convirtió en empresa?
—Hasta 1998 trabajamos con mi marido en otra compañía que tiene ver con lo natural, con aceites esenciales y con cremas. Por ello, iniciamos nuestro emprendimiento. Él al ser químico le interesó y se puso a estudiar más en profundidad, y yo por mi parte de cosmiatra me interesó verlo desde la piel, cómo lograr que estemos sanos, que tengamos bienestar, que estemos relajados, porque uno no puede sacar una arruga a nadie si está contracturado, asimismo tiene que haber además una nutrición e hidratación adecuada. Somos lo que comemos pero también somos lo que inhalamos, por algo tenemos dos fosas nasales y una boca sola, porque tiene mucho que ver la oxigenación al cerebro y que llega para la respuesta y que esa respuesta se vea a través del  flujo sanguíneo y las hormonas. 

—¿A qué debe su nombre la empresa?
Las plantas medicinales en su gran mayoría tienen un apellido que es officinalis. Por ejemplo, el nombre científico  de la lavanda es lavandula officinalis. Aquellas plantas que hacen mejor al organismo su apellido siempre es officinalis y por eso pensamos que ese era el nombre para representar nuestros productos. Éstos no son productos medicinales, sino que tienen principios activos de plantas medicinales pero son de uso externo, como cremas y aceites.

Supieron encontrar el equilibrio entre familia y trabajo, dado que comparten la actividad laboral y además la rutina diaria…
La relación la cuidamos mucho en dividir cada unos sus roles dentro de la compañía y los roles en casa. En casa no se habla de trabajo y en el trabajo nadie es el jefe de nadie, porque son roles bien distintos . Tuvimos momentos brillantes y otros no tanto.

—¿No pensaron con un emprendimiento podían irse a vivir al exterior y desarrollarlo?
Soy española, de Canaria, y me acuerdo que en el 2001 parte de la familia que tengo allá nos decían ‘vénganse aquí’. Podríamos haber comenzado allí, pero estábamos en Argentina y queríamos quedarnos acá. Este país es así , tiene sus idas y vueltas  y pasa por momentos mejores y peores. Sin embargo, lo que destaco es que nunca tocamos la calidad de los productos, por eso aún en momentos difíciles como hoy, los clientes quizás no nos compren 4 productos pero adquieren uno y nosotros logramos así la continuidad. Este momento también va a pasar, como fue siempre.

—¿Qué variedad de productos ofrecen?
Tenemos casi 100 productos. En este momento nuestros hijos están trabajando con nosotros , son los que están llevando adelante varias de las áreas de la compañía. Tenemos alrededor de 10000 especialistas (vendedores) en todo el país, son independientes y reciben un entrenamiento semanal gratuito. Después, una vez por mes tenemos un entrenamiento presencial, con seminarios y talleres. 

—¿Cómo comercializan los productos?
Comenzamos a venderlos por venta directa. Actualmente seguimos con ese estilo de venta, tenemos especialistas y  personas muy bien entrenadas, dado que nuestros productos no se venderían en una góndola. Es tan complejo comprender que una molécula de aceite esencial si es natural, dado que hay tres tipos de aceites esenciales: los naturales puros que son los que usa Oficinalis, los artificiales que pueden tener el mismo olor pero no tienen ningún principio activo y la tercera son las mezclas. Hay que pensar que una naranja, o un aceite esencial de naranja tiene 600 principios activos, entonces cualquier líquido de esa fragancia para limpiar el piso ó producto para la ropa tiene ese olor, es la copia, pero no tiene ningún principio activo.

—¿Este tipo de productos los puede usar cualquier persona?¿No presenta contraindicaciones?
No, a menos que la persona sea alérgica al Eucaliptus y esa crema lo tenga. Pero si se sienta debajo de un Eucaliptus a descansar también le va a dar alergia. Al ser productos con reactivos naturales, que sean alérgicos específicamente a algo, si no el riesgo es prácticamente nulo, son cosas con las que convivimos normalmente.

—¿Cuáles son las propiedades de los productos que preparan?
Los aceites esenciales son compuestos que tienen cada planta, son únicos. La misma planta puede tener 3 o 4 aceites esenciales diferentes, una en la raíz , otro en el tronco, en las hojas y en la flor. Entonces, dependiendo de la parte de la planta que se usa y el horario en que se recolecta y la manera va a depender la calidad de un aceite esencial. Un buen aceite esencial lo reconoce cualquiera en la medida que lo huela. La forma más sencilla es poner tres gotas en la palma de la mano , frotarlas hasta levantar un poquito de temperatura, hacer una carpita e inhalar 3 veces profundamente. y es ahí cuando llegamos con esas moléculas aromáticas naturales a todo nuestro cuerpo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *