Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

Cinco tips para combatir los granitos y puntos negros

3 de junio de 2016

Por la Dra. Carla Castro (*)

La presencia de granitos y puntos negros suele ser una consulta frecuente en dermatología. Estas lesiones son en general consecuencia del aumento de la actividad de un tipo de glándulas de la piel denominadas glándulas sebáceas. No todas las partes del cuerpo son afectadas por igual. Existen áreas de la piel más propensas a presentar este problema que se denominan zonas seborreicas. Las glándulas sebáceas de estas zonas son más activas y responden fácilmente a los cambios hormonales produciendo mayor secreción de sebo. Están localizadas en la zona centro-facial (la denominada T facial: frente, nariz, mejillas y mentón), la zona mandibular y el área superior del pecho y la espalda.

La aparición de estas indeseables lesiones pueden ser secundaria a factores endógenos (predisposición genética, actividad hormonal) y/o factores externos, más relacionados con el estilo de vida y los hábitos diarios (tipo de alimentación, cremas y cosméticos utilizados en estos sectores de la piel).

El uso de sustancias oleosas, especialmente cremas y cosméticos, y la higiene inadecuada del área afectada, suelen ser responsables de este problema en muchos más casos de los que uno cree, y sólo modificar estas conductas mejora en forma notable el aspecto de la piel.

Por suerte existen diversos productos especialmente útiles para resolver este problema. Los tratamientos necesarios pueden ser exclusivamente tópicos, en los casos leves, o requerir de terapias más específicas, en aquellos casos en que las lesiones son más importantes. El dermatólogo es el médico especialista en esta enfermedad y es quien podrá indicar el tratamiento correcto para cada caso.

Para lograr buenos resultados, es fundamental tener buenos hábitos de higiene de la piel; limpiarla a diario, a la mañana y a la noche, con productos adecuados, que sean efectivos en la remoción del sebo y de las impurezas que se depositan en su superficie, pero que no dañen su estructura ni alteren sus funciones.

Algunos limpiadores cuentan con componentes especialmente formulados para pieles oleosas, como el ácido salicílico, entre otros, que favorecen esta función de limpieza y están especialmente indicados en este tipo de piel. La higiene adecuada es el primer paso para el éxito terapéutico.

Cinco tips para deshacerte de los granitos y puntos negros:

1. Higiene diaria de la piel con productos adecuados.

2. No intentar extraerlos manualmente. De ser necesario se puede consultar a una cosmetóloga para realizar una higiene más profunda.

3. Utilizar tratamientos tópicos que ayuden a disolver los comedones (puntos negros).

4. Utilizar cremas, cosméticos y protectores solares aptos para pieles acneicas, libres de aceite.

5. Consultar al dermatólogo en los casos que no respondan al tratamiento básico, para un correcto diagnóstico y tratamiento específico.

Médica Dermatóloga de Neutrogena, MN 92.