Rouge

Rouge

- Actualidad, Cuerpo & Alma -

Alerta: hijos acosadores en el hogar

Muchas veces estos "pequeños tiranos" imponen su propia ley en el hogar.
23 de septiembre de 2012

Por Javier Urra (*)

Se observa en las consultas infantiles la aparición de “pequeños tiranos”, hijos únicos o los pequeños que en la mayoría de los casos, imponen su propia ley en el hogar. Son niños caprichosos, sin límites, que dan órdenes a los padres, organizan la vida familiar y chantajean a todo aquel que intenta frenarlos.

Quieren ser constantemente el centro de atención, son niños desobedientes, desafiantes, que no aceptan la frustración. La dureza emocional crece, la tiranía se consolida si no se le pone límites. Hay niños de siete años y menos que dan puntapiés a las madres, y éstas les dicen “eso no se hace” mientras sonríen.

Recordemos esos niños que todos hemos padecido y que se nos hacen insufribles por culpa de unos padres que no ponen coto a sus desmanes. Su comportamiento colérico, más allá de la simple pataleta, hace temer una adolescencia conflictiva.

Distinguimos como tipos de maltrato de los hijos hacia sus padres:

– Conductas tiránicas: buscan causar daño y/o molestia permanente, utilizando la incomprensión como axioma. Amenazan y/o agreden para dar respuesta a un hedonismo y nihilismo creciente. Se posicionan desde “el grupo de iguales” en oposición a los otros: “Somos jóvenes”, la consecuente exigencia de algunos mal llamados derechos. Eluden responsabilidades, culpabilizando a los demás.

– Utilización de los padres: bien como si fueran padres en “usufructo” o como “cajeros automáticos”. Chantajeándolos.

– Desapego: transmiten a los padres que profundamente no se les quiere.

Las “causas” de la tiranía residen en:

– Una sociedad permisiva que educa a los niños en sus derechos pero no en sus deberes, donde ha calado de forma equívoca el lema “no poner límites” y “dejar hacer”, abortando una correcta maduración. Para “no traumatizarles” se les cede, permite y ofrece todo aquello que se dice no tuvieron sus padres o abuelos. Hay falta de autoridad. Es obvio que se ha pasado de una educación de respeto, de casi miedo a una falta de límites.

Igualmente parece existir una crisis de responsabilidad en la sociedad, una falta de compromiso que no sólo ha generado cambios en los niños. Todo se quiere alcanzar sin esfuerzo. En la sociedad del bienestar, del consumo, se procura dejar de asumir responsabilidades.

• El gran cambio que se ha producido en la forma de vida. Los niños pasan mucho tiempo solos. Estos son algunos motivos, que tal debiéramos replantearnos para no permitir que nuestros hijos se conviertan en pequeños tiranos.

* Psicólogo especialista en clínica de la administración de Justicia y autor del libro El pequeño dictador de Editorial El Ateneo