Rouge

Rouge

- Actualidad, Cuerpo & Alma -

Tweenagers: adolescencia precoz

13 de diciembre de 2011

ientras otras chicas de su edad juegan a las Barbies, ellas se visten como si fueran las muñecas. No se trata de un juego: con sólo 8 ó 9 años, prefieren asaltar el guardarropa e imitar los bailes de Bailando.

En Inglaterra se las conoce con el nombre de tweenagers (entre infancia y adolescencia). Son chicas que abandonan precozmente la niñez para identificarse con sus hermanas mayores, sus ídolos o con sus propias madres.

El peligro es que atraviesan una erotización anticipada de la que ellas no pueden responsabilizarse. No están preparadas, ni biológica ni psicológicamente, para asumir el personaje que adoptaron.

Muchos podrán decir que esa actitud sexy no implica más que un juego de imitación, pero muchas veces las miradas sobre ellas no son neutras.

Es que, de la misma manera que la niñez se acortó, la adolescencia llega incluso a los 40 años. Las niñas son víctimas de la infantilización de los adultos que no se atreven a prohibirles nada.

Muchos padres no saben qué hacer. Según la Licenciada Ruth Wicnudel, “lo primero es ubicar al niño en su edad y no abdicar del rol de padres”. Se trata de encontrar el punto justo, el equilibrio, sin empujarlos hacia adelante ni tampoco aniñarlos.

Es necesario que los padres protejan a los niños y los mantengan dentro del mundo infantil. Para eso,  adultos deben estar bien parados y lo suficientemente maduros para poner límites. Quedarse viendo televisión hasta cualquier hora o escuchar conversaciones de grandes no es lo mejor para ellos. Por más que se vistan como adolescentes, no hay que olvidar que son niños y tienen derecho a gozar de su infancia.

Fuente: Revista Mía

2 pensamientos en “Tweenagers: adolescencia precoz”

  1. Muy buena la nota, aunque un poco corta. Este tema es muy importante y nadie habla de esto que afecta la salud mental de los niños y contribuye a que las chicas se conviertan en objetos, no tanto por imitar a hermanas, sino por los modelos de la sociedad actual, por la imposición de los medios de comunicación.

Los comentarios están cerrados.