Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

Día de la Pachamama: Por qué se celebra el 1 de agosto

1 de agosto de 2019

La celebración es sinónimo de la supervivencia de historias ancestrales, y de una visión compleja que une al hombre con la Tierra.

El 1° de agosto de cada año,  los pueblos indígenas de América Latina celebran el día de Pachamama o día de la gran “Madre Tierra”. “Pacha” significa universo, mundo, tiempo, lugar, mientras que “Mama” es madre.

El objetivo es agradecer, pedir y bendecir los frutos que ofrenda la Pachamama. De acuerdo a la creencia, es el tiempo de adoración a la Madre Tierra y de agradecerle por la abundancia del suelo, las cosechas y el buen tiempo. El modo de celebración cambia de acuerdo a las costumbres ancestrales de cada pueblo.

En Salta y Jujuy, los rituales se inician el 31 de agosto e incluyen ceremonias con sahumerio en casas, comercios y hasta oficinas públicas.  Este 1 de agosto, al igual que en 2017,  el presidente Mauricio Macri participará en Jujuy del tradicional ritual norteño de la Pachamama.

Más allá de las diferentes formas en la que cada comunidad lleva adelante sus rituales, la celebración del día de la Pachamama aparece como un acto de defensa de las creencias y cosmovisiones de los pueblos originarios.  Es sinónimo de la supervivencia de historias ancestrales, y de una visión compleja que une al hombre con la Tierra.

La tradición de tomar la caña con ruda cada 1 de agosto se impuso porque los pueblos originarios de Latinoamérica aseguraban que en este mes era el que se registraban más muertes de personas y animales del monte, una de las principales fuentes de alimentación de la población. 

Frente a este clima, las cosechas podían perderse por el frío, por lo que era el período del año más duro.  Los caciques y los brujos decidieron finalmente instalar esta costumbre como remedio natural a esos males que servía para ahuyentar a los malos espíritus del invierno. Esta tradición sigue vigente hoy en día en varios puntos del continente, y Argentina no es la excepción.  

“Julio los prepara y agosto se los lleva”, es un dicho de los pueblos originarios. Para alejar el “maleficio”, decidieron hacer una suerte de conjuro a través de la ingesta de caña con ruda, que se toma  preferentemente en ayunas.

La bebida fue adoptada luego por los criollos, quienes mantuvieron y difundieron la tradición de beberla cada 1 de agosto.

Caña con ruda.

¿Cómo se prepara? Se añade a una botella de hasta 250 centímetros cúbicos hojas de ruda macho, las cuales son más anchas y se cree que tienen propiedades más fuertes. 

La maceración en la bebida dura un mes y se debe guardar en un lugar oscuro y seco. Si se le quiere dar un toque de sabor distinto se le pueden agregar cáscaras de limón o naranja. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *