Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

¿Qué deberían comer los niños antes de hacer deporte?

22 de octubre de 2012

Por Marcia Onzari y Viviana Langer (*)

Todas las comidas son importantes, pero en los niños deportistas la última comida antes de entrenar requiere de algunas consideraciones especiales, porque cumple varios objetivos:

– Abastece al cuerpo de energía.
– Previene intolerancias digestivas
– Previene que el niño sienta hambre
– Suministra agua

El intervalo de tiempo entre la última comida y el inicio del entrenamiento influye fuertemente en el rendimiento deportivo. Lo ideal es que durante la hora previa al inicio de la actividad los niños no coman alimentos y que entre 1 a 4 hs previo al inicio coman alimentos ricos en hidratos de carbono como cereales y sus derivados (Ej. panes, pastas, vainillas, cereales para el desayuno), frutas, papa.

Los alimentos ricos en hidratos de carbono requieren poco trabajo digestivo y brindan energía durante la práctica deportiva.

Estas son algunas recomendaciones y alimentos sugeridos para la última comida previa a los entrenamientos y las competencias:

Si es el desayuno o la merienda: Incluir dos vasos de agua; leche o yogur descremados; pan; cereales, granolas, frutas, jugos, mermeladas, miel, gelatinas, helados de agua, bizcochuelo, vainillas, by biscuit.

Si es el almuerzo o la cena (preferentemente comer 2 horas antes del inicio de la actividad): incluir dos vasos de agua; evitar frituras; preferir salsas simples (ej. tomate); preferir carnes blancas (ej. pollo, pescado); incluir variedad de pastas, cereales, hortalizas, legumbres, frutas.

En la comida cercana al inicio de la práctica deportiva es adecuado limitar:
– Los alimentos ricos en grasas porque requieren mayor trabajo digestivo y pueden producir náuseas o vómitos.
– Las bebidas con gas, porque pueden producir malestar abdominal.
– Los alimentos que nunca se probaron, para prevenir inconvenientes por falta de tolerancias en el momento cercano a la práctica deportiva.
– El volumen excesivos de alimentos, porque producen malestar gástrico.
– Las golosinas y las bebidas azucaradas en exceso, porque pueden producir un pico de elevación del azúcar en sangre y un posterior descenso rápido, produciendo fatiga y bajo rendimiento.

Los niños que no hayan comido durante las últimas cuatro horas antes de comenzar la práctica deportiva no deberían realizar actividad física.

* autoras de Alimentación para la actividad física y el deporte (Ed. El Ateneo)