Sunday 3 de March de 2024
ESTILO MARIANA | 26-10-2016 07:41

Encuentro de mujeres líderes que marcan rumbo

La embajada Francesa en Buenos Aires fue el marco para una reunión de cien mujeres líderes y emprendedoras.

Cada una a su manera colabora día a día en fortalecer la inclusión femenina en el mundo de los negocios, el arte y la comunicación. Se llaman “Marianne”, son una organización de mujeres franco- argentinas activas profesionalmente que adhieren a los valores de este símbolo de Francia: libertad, igualdad y fraternidad. La intención de su unión es la de promover lazos entre ambas nacionalidades.

Entre voces que definen a la mujer, siempre conectada, conversando, el embajador francés en Argentina Pierre Henri Guignard, se hizo un lugar y subió al escenario. Con sus palabras celebró la admiración y la actual unión entre Francia y Argentina. Supo definir a esta red de mujeres que lo escuchabam en silencio: “Ser Marianne implica reconocerse en las experiencias e identificarse con una visión compartida del mundo que encuentra sus fundamentos desde la independencia de la región.” Cerró su discurso con el reconocimiento a las manifestaciones que en los últimos días, en distintas ciudades del país, reclamaron “Ni Una Menos” y subrayó que era necesario apoyar esos pedidos y defender los derechos y la integridad de las mujeres que sufren violencia de género.

El flamante embajador agradeció a la canciller Susana Malcorra haber aceptado el título honorario para pertenecer a este grupo y aseguró que la embajada quiere que esta red sea una pasarela entre ambos países.

A continuación, Emmanuelle Supervielle, vicepresidenta de Marianne- Argentina, anunció la creación del Premio Marianne para reconocer y recompensar a mujeres con iniciativa que hayan concretado un proyecto innovador, contribuyendo además con propuestas para resolver problemáticas sociales o ambientales. El premio busca relacionar a la mujer ganadora con Francia, con un programa de reuniones y encuentros que aporten valor a su proyecto futuro. “Buscamos echar luz sobre mujeres emprendedoras y audaces que puedan algún día decir que Francia y las Marianne fueron parte de su formación, de su red de contactos y de relaciones, de su éxito”, destacó Supervielle.

Estuvieron presentes, entre otras, Andrea Grobocopatel, Isella Costantini (Aerolíneas Argentinas), Constanza Flores (Coca-Cola), Silvia Gold (Grupo Insud), Graciela Naum, Pomi Awada, Ethel Zully (Renault), Montserrat García Fuentes (The Brick Hotel) Betina Llapur (Gas Natural), Mariana Arias, Patricia Ortiz (Bodegas Tapiz), Carla Bianchi (Bodegas Biacnhi), Veronica Zuberbuhler, Noemi Eremovich (Mimo), Noelia y Herminia Yagmourian (Yagmour), Verónica Andreani (Andreani), Mariana Lope (Carrefour), Débora Luchetta (Mercedes Benz), Rosario Sica y Paula Traverso (De la Ostia).

Algunas de las socias de Marianne que participaron del cóctel: Alejandra Cordes, Valere Lourme (Volvo), Sofía Willemoes, María Teresa Constantin (fundación OSDE) Alejandra Cordes (Green Film Festival), Paula Montoya (RAP), Sylvie Geronimi y Ana Macchi (Eximia), Carolina Biquard (Fondo Nacional de las Artes), Claudia Stad (joyería Jean-Pierre) entre otras. Estuvo presente también, Roxana Cobran, la presidente de Marianne-Uruguay, creada en septiembre de este año.

En el final, tomó la palabra Dominique Biquard, presidente de Marianne, quien expresó que “frente al altísimo índice de pobreza, las mujeres en empresas tenemos la obligación de mostrarnos compasivas, y de generar trabajo, que es la mejor herramienta para lograr una sociedad más equilibrada”. Agregó, “Desde nuestros lugares podemos hacer una diferencia y alimentar la esperanza con ejemplos, apoyándonos para idear proyectos y sumar otros. Con pasión y con valentía, es como sabemos hacerlo”.

Con una voz de rescate de esa misma valentía que sabemos ejercer las mujeres, rememoró un punto de partida en la historia: “El gobierno francés inspiró la independencia de nuestro continente con la declaración de los derechos del hombre y de los ciudadanos que surgió de la revolución francesa y que fue una pieza clave para nuestros compatriotas en 1910 y 1816.” Y remató con el relato de la manera de romper todos los esquemas que tuvo Olympe de Gouges, quien entregó su vida por la igualdad de las mujeres; ella fue una escritora, dramaturga y política francesa que autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791), cuya frase más recordada la condujo a su destino: “Si la mujer puede subir al cadalso, también se le debería reconocer el derecho de poder subir a la Tribuna”.

Luego de la emoción y los aplausos que generaron aquellas palabras se rompió el orden y las mujeres comenzaron desordenadas a conversar, a conocerse, a conectarse. Todas bajaron por la imponente escalera de la Casa Francesa para sacarse una foto multitudinaria y brindar por el encuentro. Una expresión más del poder interno que tenemos las mujeres para formar lazos que potencien nuestra fuerza, nuestro trabajo incansable orientado a hacernos un lugar propio y defenderlo. Sin dejar de mirar la necesidad del otro.

Mariana Arias

Galería de imágenes

Comentarios