Rouge

Rouge

- Actualidad, Celebrity Style -

Meghan Markle tras el “sí, quiero”, ¿será princesa o duquesa?

Foto: AFP
18 de mayo de 2018

Se cree que la reina Isabel “regalará” a su nieto, Harry, el título de Duque de Sussex. El último príncipe que usó este título abandonó a su amante a cambio de una pensión.

El príncipe Harry de Inglaterra se casa este sábado con la actriz estadounidense Meghan Markle. Los novios pidieron hace unos meses a sus 600 invitados que no les hagan regalos, sino que a cambio hagan donaciones a las organizaciones benéficas que Harry patrocina. Sin embargo, hay un regalo del que no podrán eludirse fácilmente: un título otorgado por la abuela, la reina Isabel II.

Los especialistas en asuntos monárquicos den Gran Bretaña se muestran seguros de que el príncipe Harry recibirá el título de “Duque de Sussex” cuando contraiga matrimonio con su prometida, la actriz estadounidense Meghan Markle.

La tradición marca que el monarca británico concede un título vitalicio -y en algunos casos, hereditario- a los miembros de su familia cuando contraen matrimonio y se encuentran en la línea sucesoria. La última vez que ocurrió esto fue en 2011, cuando Isabel II dio a su nieto, el príncipe Guillermo, los títulos de Duque de Cambridge, Conde de Strathearn y Barón Carickfergus antes de su boda con Kate Middleton.

Este sábado, horas antes de la boda real, que se celebrará en la ciudad de Windsor, la reina de 92 años anunciará el esperado título que recibirá el que algunos crees es su nieto favorito. Algunos piensan que lo más probable es que la reina entregue a Harry el título de Duque de Sussex, que no es utilizado por ningún miembro de la familia real británica desde hace 175 años.

UN PRÍNCIPE INTERESADO

El ducado de Sussex es uno de los títulos “durmientes” más prestigiosos de la monarquía inglesa. Se le llama “durmiente” porque no es utilizado por nadie hasta que el rey, o la reina, lo otorgan a uno de sus parientes. Entre los demás títulos durmientes están el ducado de Connaught, el de Albany, el de Cumberland, el de Teviotdale, o el de Clarence, y cualquiera de estas opciones también está disponible para el príncipe Harry.

Sin embargo, es el de Sussex el que más suena entre los medios de comunicación británicos. La última persona que lo utilizó fue el príncipe Augusto Federico (1773-1843), el noveno de los dieciséis hijos del rey Jorge III. Recibió este título en 1801 junto a una cuantiosa pensión a condición de que abandonara a su amante, con la que había tenido dos hijos.

Por aquel entonces, el rey Jorge III, un piadoso y honesto hombre de familia, estaba alarmado ante las relaciones escandalosas de sus hijos varones y la falta de herederos hacía peligrar la sucesión. Augusto Federico, recibió el título a cambio de que se casara con una princesa europea, pero no cumplió su trato: al tiempo volvió a contraer un matrimonio con otra plebeya.

¿CUÁL SERÁ EL TÍTULO DE MEGHAN?

Según las costumbres, las mujeres británicas adoptan títulos, apellidos y nombres de sus esposos desde el momento de la boda. Aunque suene anacrónico, esta costumbre está muy presente tanto en la nobleza como en la sociedad inglesa: por ejemplo, la esposa del príncipe Michael (primo de la reina Isabel) se titula oficialmente la “Princesa Michael”.

Si se sigue esta norma, Meghan Markle pasaría a llamarse oficialmente “SU ALTEZA REAL LA PRINCESA HENRY”. Sin embargo, al conceder el título de Duque de Sussex al príncipe Harry, la reina estaría asegurándose de que Meghan sea tratada como “SU ALTEZA REAL LA DUQUESA DE SUSSEX” con un rango igual al de las princesas de sangre real.

Otro tema que la Casa Real británica deberá tratar en el futuro es la titulación de los eventuales hijos de Harry y Meghan, ya que las “Cartas Patentes” de 1917, una ley orgánica de la Casa de Windsor promulgada por el rey Jorge V, establece que solo los hijos del monarca, los hijos del Príncipe de Gales y los nietos del primer hijo del príncipe de Gales obtienen al nacer el título de príncipes o princesas.

De las, los futuros hijos de Harry y Meghan no serán príncipes pero tendrán un estatus equiparable al de los hijos de un noble: ellos, lores, ellas, ladies. Los niños solo se convertirán en príncipes o princesas cuando su abuelo, el príncipe Carlos, sea coronado rey de Gran Bretaña.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *