Rouge

Rouge

- Celebrity Style -

La historia del prendedor que usó la Presidenta el 25 de Mayo

30 de mayo de 2015

Su creadora es Eugenia Katz. Dice que hace un año se lo había enviado como regalo. Lo diseñó pensando en Cristina.

Por Julieta Mondet 

La calma que reinaba en su taller del barrio de Chacarita se vio felizmente alterada. Las clientas y las curiosas ahora esperan en la puerta que abra y las consultas por Facebook aumentaron considerablemente. Incluso, son muchos los maridos que se acercan en busca de “el obsequio” para su mujer.

Eugenia Katz aún no sale del asombro porque todos buscan lo mismo: el prendedor que usó la presidenta Cristina Kirchner el 25 de Mayo en el tedéum en la Basílica de Luján.

Se trata de un pájaro de pico largo, con un baño dorado y las alas desplegadas esmaltadas en blanco. “Es una pieza de fundición que no tiene gran valor económico sino más bien un gran simbolismo. Esta pieza la encontré hace dos años en un depósito de una feria de antigüedades junto con otros pájaros más. Y apenas la vi supe que no podía ser para otra persona que no fuera la Presidenta. Primero pensé en Evita y luego en Cristina porque la pieza representa la argentinidad, la libertad y la femineidad. Era para ella”, relata Katz a PERFIL. Y fue con ese cometido que el pájaro comezó a hacer su vuelo. “La repulí, la volví a soldar y le corregí el esmalte de los colores. Y en el mientras tanto me convocaron para que hiciera las escarapelas de todos los bailarines para el desfile del 25 de Mayo del año pasado. Fue entonces que puse el pájaro en una cajita y le pedí al productor del evento, con quien yo ya trabaja desde hacía tiempo, que se lo hiciera llegar, y crucé los dedos”, relata, aún emocionada, sobre su prendedor, cuyo valor real es de 250 pesos.

La incertidumbre sobre el viaje del pájaro finalizó una tarde. “Estaba trabajando en mi taller y desde la ventana vi que un auto oficial estacionaba en la puerta. Bajó un funcionario, y me dijo: ‘La Presidenta me dijo que usted es quien hizo su prendedor de pájaro. Me mandó acá porque estoy buscando uno igual para mi mujer’. ¡No lo podía creer! La Presidenta había conservado mi regalo y lo tenía en su escritorio”, insiste Katz. Lamentablemente, ese prendedor es una pieza única y el funcionario sólo pudo llevarse una parecida. “Saber que la conservaba parecía ya un sueño cumplido”, dice Eugenia.

Pero el vuelo del pájaro siguió. “Este 25 de Mayo estaba en casa cuando me llamó una amiga y me dijo: ‘¡Prendé la tele porque Cristina tiene el prendedor!’. Dos años después de que lo encontré y lo pensé para ella, lo estaba usando. Y en su último acto como mandataria, en un tedéum. Para mí fue una gran emoción. No tengo manera de agradecerle. Ella podría haber usado cualquier brillante, cualquier joya de oro… y eligió el prendedor que le regalé sin valor económico, pero con un gran simbolismo”.

Eugenia, que trabaja desde hace diez años en el taller con su hermana, tiene aún algunas piezas parecidas, y niega haber subido el precio de los otros pájaros similares porque “llegué adonde quería llegar”.

Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil

11 pensamientos en “La historia del prendedor que usó la Presidenta el 25 de Mayo”

  1. me encanta la nota. Me alegra la alegría de esta artesana. Pero ¿un auto oficial para comprar un prendedor a su esposa? Eso es terrible. Mañana irá un auto oficial a llevar los zapatitos del nene al zapatero para hacer media suela.Reitero: me alegra muchísimo que sea valorado el trabajo de un artesano.

  2. lleno de conchudas haciendo fila para comprar un pedazo de lata pintado…que pais de mierda

  3. Futura Ministra de algún ministerio creado al efecto y a medida, a costa de todos los contribuyentes argentinos. Otro más….

  4. No es lindo ni reemplaza a nuestra escarapela, pero seguro fue una respuesta a la historia de las joyas de Cristina, esto es un regalo de $ 250

    1. Comentario de amargado, resentido y envidioso, si 99.999% seguro que ni siquiera la conocés. Mejor posteá en tu blog, por ahí lo lee Cristina.

    2. Evidentemente los argentinos tenemos muy arraigada la tendencia a hacer un Boca vs. River, desde la política al arte. Son años de adoctrinamiento publicitario ejecutado desde los medios masivos para polarizar y dominar la voluntad del electorado o el mercado, según el caso. Decís «chanta» por que vale $250 y no miles de dólares, o por que la usó Cristina Kirchner? Si vamos al caso, en el «Revés de la Trama», un excelente ciclo que se emitía por canal «a» (del grupo Clarín), se hacía docencia sobre el valor artístico de una pieza de orfebrería, y precisamente, va mas allá de lo monetario, implica desde la simbología transmitida, al vuelo plástico, la complejidad manual invertida en su elaboración y terminación, y en esos aspectos, es una pieza de gran calidad. Descubrir y valorizar un artista local y su obra, y darlo a conocer en un buen artículo, debería bastar para cerrar un círculo virtuoso que nos beneficia culturalmente. La mediocridad chicanera, de un lado como del otro me enferma…

Los comentarios están cerrados.