Rouge

Rouge

- Shopping -

El día en que la escritura se transformó en lujo

9 de noviembre de 2016

Allá por 1906 en Alemania,  Alfred Nehemias, August Eberstein y Clauss Voss combinaron sus conocimientos de ingeniería, comercio e innovación se unieron y crearon la más revolucionaria lapicera de la historia.

Crearon “Rouge et Noir”, la primera pluma fuente producida en serie. Este nombre se retomó para la nueva colección presentada durante el evento con motivo de sus 110 años. En esta colección, la pasión por los detalles se evidencia en la figura de una serpiente, símbolo de vida y renacimiento, elaborada en ebonita, oro blanco o plata con ojos de rubíes, esmeraldas o zafiros.

En 1910, la empresa adoptó el nombre de Montblanc inspirado en la montaña más alta de Europa como símbolo de su visión por la excelencia, la búsqueda del máximo rendimiento y la más fina mano de obra artesanal.

Los cueros también jugaron un papel importante en la historia de Montblanc desde 1926 cuando la empresa comenzó a ofrecer pequeños productos de cuero relacionados con la escritura, como portaplumas y cuadernos. En 1997, la marca apostó también a la relojería, con la apertura de una manufactura en Le Locle en el Jurá suizo que con los años se convirtió en el centro donde hoy la relojería tradicional se une con la tecnología.

En Argentina, como en todo el mundo, se celebraron los 110 años de la compañía. En este caso en su tienda exclusiva de la avenida Alvear con presencia de celebrities locales y seguidores de la firma.