viernes 25 de junio de 2021
GOURMET | 04-05-2012 14:25

Cocina de la India para todos los gustos

Tandoor y La Reina Kunti son dos opciones tanto para los que buscan variedad de sabores como para los que quieren probar la cocina hindú vegetariana. Galería de fotos.

Por Ana Laura Caruso (*)

Es difícil generalizar cuando se habla de la India: es el segundo país más poblado del mundo y tiene 16 idiomas oficiales (aunque se estima que existen más de 1650 dialectos). La riqueza cultural es tan grande como la diversidad de su gastronomía, que se caracteriza por combinación de especias según región (lo que se conoce como "masala"). En esta nota te acercamos dos propuestas bien distintas para disfrutar de los sabores del sur de Asia.

Tandoor

Este refinado restaurante ubicado en Barrio Norte abrió hace seis años de la mano de Belliappa y su socio Shahrukh. Oriundo de Bangalore, Belliappa estudió ingeniería en la India e hizo un master en Estados Unidos. Sin embargo, al terminar sus estudios no quiso trabajar de ingeniero y, en cambio, vino a la Argentina decidido a abrir un restaurante.

A sus 33 años, Belliappa está feliz con su emprendimiento. "En India la vida está arreglada desde que nacés y no hay desafíos", dice. "Me gustaba la idea de venir a la Argentina por una cuestión intuitiva y, aunque al principio no fue fácil, hoy estoy agradecido de estar acá”.

Belliappa convenció a algunos cocineros de la India y los trajo a Buenos Aires para trabajar en el restaurante. Hoy Tandoor funciona todos los días sin descanso, al mediodía y a la noche. Allí se ofrecen platos que representan la comida de todas las regiones de la India: algunos son vegetarianos y otros tienen pollo, cordero y langostino. "En la india sólo un 82% de la población practica la religión hindú y no come ningún tipo de carne", aclara Belliappa.

El restaurante está ubicado en un edificio antiguo estilo francés y se caracteriza por una decoración minimalista con las paredes blancas cubiertas por unas pocas sedas bordadas de la India. "No nos gustaba la idea de sobrecargar el lugar con estatuas y otras cosas", dice Belliappa. En cambio, prefirió atender a otros detalles: allí se utiliza vajilla de cobre, cuencos hechos a mano y copas de cristal.

El precio promedio del almuerzo es de $70 y el de la cena es de $130 si se toma vino. De entrada, la casa sugiere probar el Malai Kebab de Pollo (bocados de pollo con crema, ajo y jengibre). Para quienes disfrutan de la comida picante, el plato sugerido es el Pollo Tikka Masala (servido en una salsa de tomate, cebollas y especias). En cambio, para los que buscan un sabor más suave se recomiendan los Langostinos de la Costa Malabar (un plato con una base de leche de coco con pulpa de tamarindo) o el Biryani de Cordero

Cordero (cordero hervido con arroz basmati).

A la hora del postre, Belliappa recomienda los Gulab Jamun (globos cremosos de mawa, logrados a partir de una reducción de leche, remojados en un almíbar de rosa y cardamomo). Y por si hiciera falta, el dueño aclara: "La comida de la India no es necesariamente picante. Hay platos para todos los paladares".

La Reina Kunti

Una opción de lo más cálida y accesible en el Abasto es La Reina Kunti, un restaurante puertas adentro que ofrece los secretos mejor guardados de la gastronomía hindú vegetariana. El restaurante funciona desde hace diez años en una casa chorizo sin carteles cuyo interior es de lo más alegre: abundan cuadritos con figuras de dioses en las paredes coloridas, floreros, muebles antiguos, máquinas de coser y libros de meditación.

Lo mejor del restaurante, además de su comida casera y la atención de quienes trabajan allí, tal vez sea el precio: el menú del mediodía sale $35 e incluye una bebida y un dulce de postre, mientras que una cena con postre (sin vino) cuesta $50. El lugar está abierto de martes a sábados al mediodía y a la noche. Los lunes se dictan seminarios de cocina vegetariana.

Reina Kunti es un negocio familiar. Patricia, la dueña, es la encargada de la cocina junto a sus hijos, Caitanya y Syama (bautizados así en el templo Hare Krishna). Patricia comenzó a frecuentar el templo a los 30 años, después de cruzarse con un libro que le enseñó una forma nuva de plantarse como mujer frente a la vida: Las enseñanzas de la Reina Kunti. Junto a los devotos aprendió las mejores recetas de cocina védica y se decidió a implementarlas al abrir un restaurante en su propia casa.

"La primera generación de cocineros se formó con mis hijos y con amigos de ellos que frecuentaban el templo", cuenta Patricia. “Corría el 2002 y era un momento económico difícil pero gracias al boca en boca el lugar se fue llenando a tal punto que tuve que mudarme a otro lado porque el restaurante había ganado terreno a mi casa".

En Reina Kunti, todo se hace sin carne de ningún tipo, ni tampoco huevo, cebolla y ajo. Entre los platos sugeridos se encuentran las Papas Gauranga (milhojas de papa con ricota especiada y crema), los sabjis (salteados de vegetales especiados) y las pakoras (vegetales rebozados y fritos) con chutney. Para acompañar, es ideal la limonada con jengibre. A la hora del postre, hay una variedad de dulces como el Laddu (bolitas de harina de garbanzo con almendra) y el Gulabjamun (bolitas de masa frita embebidas en almibar). Asimismo, hay gran cantidad de tortas sin huevo hechas por la especialista en pastelería del lugar, Mariela, que también se pueden comer por la tarde acompañadas de té en hebras.

"Tuvimos que bajar el picante por una cuestión cultural argentina", comenta Patricia. A diferencia de otros restaurantes de comida hindú que no sirven alcohol, en La Reina Kunti se vende cerveza y vino en honor a la figura de la Reina Kunti (madre de los guerreros pándavas, quienes pueden romper con los principios de intoxicación para ir a la batalla). El restaurante cuenta con una tienda de regalos, varios salones y una terraza abierta en el verano. También hay músicos devotos que van a cantar bhajans y cocineros invitados.

(*) De la redacción de Perfil.com

No te pierdas la galería de fotos del restaurante y los platos.

La Reina KuntiHumahuaca 3461. Abierto de martes a domingos de 10 a 23.30hs. Reservas: 4863-3071.

Tandoor: Laprida 1293. Abierto todos los días de 10 a 16 y de 20 a 23.30hs. Reservas: 4821-3676.

Más notas de esta serie:

Restaurantes cubanos

Clubes escandinavos

Restaurante ruso

Comentarios