jueves 24 de junio de 2021
ESTILO MARIANA | 08-06-2016 02:36

"Las mujeres todavía tenemos que demostrar que lo que tenemos, lo merecemos”

Julia Navarro, feminista y defensora de la igualdad de género, conversó con Rouge.

La Periodista y escritora española pasó por Buenos Aires a Presentar su última novela Historia de un canalla. Feminista, defensora de la igualdad de género, nos despierta a través de la literatura y desnuda el poder y la comunicación en el mundo actual.

Le pregunto si le gusta que se la considere la gran dama del best seller español. Ella exclama que odia que la califiquen de ese modo, le pone los pelos de punta. “Me das la oportunidad de aclararlo. Yo no se qué es escribir Best Sellers. Cuando escribes un libro, no sabes qué efecto tendrá en los lectores, yo me la juego con cada libro, son los lectores los que deciden”. Insiste en la idea de que los críticos, en realidad, lo que hacen es menospreciar al lector y generar la idea de que sólo una minoría está capacitada de comprender y degustar lo bueno.

Julia Navarro es una mujer combativa y pelea hace años por su lugar en la literatura, aunque asegura que ha tenido suerte. Sin embargo, resalta que, para una mujer siempre es más difícil ocupar su lugar. “Las mujeres todavía tenemos que demostrar que lo que tenemos, lo merecemos”.

Nació en Madrid. Se dedicó al periodismo durante muchos años hasta que publicó su primera novela, La Hermandad de la Sábana Santa, con la que logró un éxito sin precedentes. De periodista, cronista parlamentaria al trabajo introspectivo de escribir una novela. Según Navarro, ambos son caminos paralelos, se trata de contar historias con personajes reales o de ficción. “Esta en el ADN del ser humano el hecho de contar historias. Todos tenemos la necesitad de contarlas y también de escucharlas.”

Luego llegaron Dime quién soy y Dispara, yo ya estoy muerto, que abordan la historia del siglo XX y supusieron un punto de inflexión en su trayectoria literaria. La leen millones de personas en todo el mundo y sus libros cuentan con traducciones en más de treinta países.

¿Después de un éxito, cuáles son los miedos al comenzar un nuevo proyecto?, le pregunto. “No tengo miedo, escribo pensando en la historia que quiero contar y luego espero el veredicto que el lector me devuelve”. Asegura con entusiasmo.

Su última novela, que vino a presentar a Buenos Aires, es Historia de un canalla. Una novela sobre el poder y la comunicación. Justamente, su trabajo como periodista ha sido una herramienta indispensable para conocer a fondo el mundo que puso en evidencia en esta historia. “Los periodistas vemos lo que pasa detrás de escena. Sabemos cómo se mueven los hilos del poder. Esta es una historia sobre la comunicación, Las agencias de comunicación hoy quieren mover las grandes capas de la opinión pública hacia ciertos intereses que nada tinen que ver con los intereses generales. Incluso hasta Inventan opciones políticas de la nada.”

Thomas Spencer, el personaje principal, es un verdadero canalla que ni se inmuta al tomar decisiones que dañan a sus seres más cercanos, su trato con las mujeres es digno de ser repudiado. En cuanto a su manera de relacionarse con ellas, nos cuenta Julia: “Quise contar lo que nos cuesta encontrar un lugar en el ámbito laboral; las leyes están, pero luego está el día a día. Tenemos que seguir demostrando que lo que tenemos, lo merecemos. Las mujeres tienen que llegar por sus propios méritos, porque siempre tenemos que ser estupendas. Sin embargo, la regla para juzgarlos a ellos es distinta. El día que haya igual cantidad de tontos y de tontas en parlamento, recién ahí habrá igualdad”

Julia se apasiona al hablar del tema, confesa feminista, ha luchado por los derechos de la mujer desde siempre, “Todavía vivimos en una sociedad machista y siguen siendo ellos los que ponen las reglas.” “Lo bueno es que la violencia hacia la mujer ahora ha salido a la calle, antes era algo que quedaba en el ámbito doméstico, es una manera de que los maltratadores reciban el desprecio de la sociedad.”

“Esta novela es un viaje a lo más oscuro del ser humano”, nos cuenta La escritora. Thomas Spenser es un verdadero canalla, y decide serlo aun sabiendo que causa dolor. Aunque, el planteo de la historia tiene una salida que podría haber sido, la otra opción que él no tomó y que lo hubiera convertido en un ser equilibrado. La salida del bien.

“Es atractivo ver esa parte del ser humano, es un canalla y no lo justifico, sólo que tiene alguna explicación. El tiene un problema de identidad, la infancia lo marca, sus traumas determinan el resto de su vida.” “Es alguien que sufre, que huye hacia adelante. En el fondo tiene conciencia.”

Escrita en primera persona, resulta opresivo soportar como lector la maldad del protagonista, al mismo tiempo que nos moviliza de tal forma que nos hace reflexionar sobre lo que somos, cómo somos los seres humanos.

Hay una frase que Julia repite en cada encuentro, como si quisiera volver a pensar y a criticar a las personas que afirman, “No me arrepiento de nada, volvería a tomar la misma decisión.” Según ella es totalmente estúpida la afirmación. Evolucionamos y siempre tomaríamos mejores decisiones con el paso del tiempo. La pregunta sería, ¿podemos comprender o perdonar al protagonista canalla de la novela? ¿Conocemos a hombres así? Una historia que nos hace pensar acerca de la naturaleza humana, acerca de nosotros mismos.

@marianaarias

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios