jueves 23 de septiembre de 2021
CUERPO & ALMA | 11-05-2021 12:24

Recomiendan beber agua de mar para perder peso

Por Dra. Adriana Chiavazza. Es sabido que los baños dentro del mar son buenos para la salud pero que beber su agua puede mejorar la salud e incluso ayudar a la pérdida de peso, es una novedad absoluta.

El agua de mar desintoxica, oxigena, alcaliniza y nutre el organismo.

Si tenemos en cuenta que las enfermedades se desarrollan en entornos ácidos, nos será fácil entender que el agua de mar funciona como alcalinizador de nuestro organismo, lo que nos ayuda a prevenir enfermedades como la obesidad, hipertensión, gastritis y hasta incluso hemorroides” detalla la Doctora Adriana Chiavazza. A su vez, según la especialista, el estreñimiento, resfríos, acné, asma y otras patologías pueden tratarse con dicho líquido.

  De todas maneras, a pesar de todas sus bondades, el agua de mar debe incoporarse a la rutina, pero de a poco: prepararla y beberla dependerán del fin terapéutico o nutricional que se persiga.

La administración de agua de mar por vía oral puede tener dos formas; por un lado isotónica y, por el otro, hipertónica. La primera tiene igual salinidad que el cuerpo humano y se prepara con tres partes de agua potable y una de agua de mar en un litro. Se puede consumir sola o añadida a jugos naturales o infusiones.

En cuanto a la hipertónica, por el contrario, tiene un nivel o tono de salinidad superior al nuestro: es agua de mar pura, sin diluir y se utiliza como regulador del tránsito intestinal, purgante, digestivo y hasta como dentífrico o enjuague de la cavidad bucal. También es una buena opción en la cocina para salar los alimentos y para tratamientos tópicos en forma de baño o apósitos.

Del mismo modo que la sed no la determina únicamente la falta de agua sino también la falta de minerales (de ahí el uso de las aguas isotónicas en el deporte y de los sueros en los hospitales), en los mecanismos que regulan el nivel de saciedad, el equilibrio de minerales de la ingesta es determinante. Por esa razón, una de las soluciones más sencillos para controlar la ansiedad alimentaria es aportar suficiente cantidad de minerales mediante la adición de agua de mar porque su aporte da aviso de saciedad, asegurando una reducción de la necesidad de comida.

Eso nos ayuda a reducir la dieta sin sufrir hambre o ansiedad.

A su vez, puede ser una herramienta potente que ayude a luchar contra la obesidad, hipertensión y diabetes.

En caso de asma bronquial, epoc y neumonía, lo más indicado para estas afecciones es ir a la orilla del mar a respirar el agua nebulizada por las olas (la brisa marina). Para afecciones renales, la ingesta de agua de mar junto con abundantes líquidos ayuda a la expulsión de cálculos y a la remisión de otras afecciones.

Además de los beneficios mencionados anteriormente, no hay que dejar de destacar su rol dentro de la rama de la Odontología: el agua de mar es un auxiliar tan efectivo como las mejores pastas dentales y los colutorios.

Como prevención es suficiente lavarse los dientes con agua de mar hipertónica después de cada comida y realizar enjuagues bucales también con el mismo líquido sin rebajar. En caso de gingivitis, inflamaciones, aftas e infecciones, el recurso es el enjuague oral con hipertónica, repetido a lo largo del día tantas veces como sea necesario. 

La pregunta ahora es: ¿cómo incoporarla a la ingesta diaria? Los vendedores de agua salada argumentan que hay que mezclarla con  agua dulce hasta que la concentración de sal sea igual a la que tiene el agua del cuerpo. Esto se conseguiría con tres partes de agua normal por cada parte de agua de mar. 

Al margen de su comercialización como producto, beber directamente el agua del mar no es aconsejable. La razón más poderosa es que nos deshidrata porque tiene una concentración de sal mas alta que la de nuestro plasma sanguíneo. Las células necesitan que su salinidad interior y exterior sea la misma, así que si aumenta, expulsan agua; el efecto es que orinamos más agua de la que ingerimos y podemos quedar deshidratados e intoxicarnos por motivos químicos o biológicos.

Entonces puedo comprar agua de mar en el supermercado para consumo ya que tiene la depuración y filtración exigida.

Como en el caso de cualquier otro elemento que llega a comercializarse, su consumo es seguro siempre que la mezclemos con agua normal para evitar la deshidratación o la usemos para cocinar. 

 

Dra Adriana Chiavazza MN 20789

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario