martes 3 de agosto de 2021
CUERPO & ALMA | 18-01-2021 10:47

Ejercicio y altas temperaturas: cómo cuidarse

Por Dr. Manuel Molina Pico (*) Se viene una semana de mucho calor. Podemos ejercitarnos igual, pero con ciertas precauciones.

La llegada del verano, el uso de indumentaria con materiales sintéticos y la ingesta de alimentos hipercalóricos contribuyen a aumentar la temperatura corporal. Por eso es que a la hora de realizar ejercicios físicos bajo estas condiciones es necesario tener en cuenta ciertos cuidados  para no perjudicar la salud y contribuir al bienestar.

Nuestro organismo genera distintas reacciones fisiológicas para defenderse del calor. Por ejemplo, al aumentar la temperatura corporal se produce una mayor irrigación sanguínea en la piel. Mientras que el sudor actúa como un regulador, produciendo el enfriamiento corporal. Sin embargo, si a las altas temperaturas se suma un aumento de la humedad ambiente, la evaporación por el sudor se hace más difícil.

Es decir que el aumento de la temperatura en el cuerpo humano se debe a una combinación de calor externo del medio ambiente y calor interno del cuerpo generado por procesos metabólicos. Los aumentos rápidos de la temperatura debidos a la exposición a condiciones más calurosas que el promedio comprometen la capacidad del cuerpo humano de regular su temperatura y pueden ocasionar síntomas como calambres, agotamiento o golpes de calor, entre otros.

Los impactos negativos del calor en la salud son predecibles y en gran medida prevenibles con medidas específicas de salud pública, como establece la Organización Mundial de la Salud, que ha publicado orientaciones de salud pública para la población en general sobre la manera de hacer frente al calor extremo.

Principales afectados

Si bien todas las personas pueden verse afectadas por el aumento de las temperaturas, algunos grupos de población están más expuestos: las personas de edad, los lactantes y los niños, las mujeres embarazadas, los trabajadores que desarrollan su actividad en el exterior y los obreros, los atletas y las personas de escasos recursos, cuya alimentación no es variada.

En ese sentido, existen recomendaciones para contrarrestar las altas temperaturas corporales en verano como usar ropa ligera y fresca, una correcta hidratación y un posterior enfriamiento.

Horarios óptimos

Realizar actividad física siempre es positivo, pero se recomienda hacer caminatas, ciclismo o deportes de competición antes de las 10 o después de las 18 hs. Por otro lado, es imprescindible evitar el sol del mediodía y no olvidar usar protector solar adecuado.

Manuel Molina Pico, (M.N. 111.549), Director Médico de vittal

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios