domingo 26 de junio de 2022
AGENDA | 21-06-2022 20:18

"El fantasma del ex": ¿por qué cuesta separarse de la pareja y aún más olvidar?

"Este modelo de la monogamia y de la primacía de la relación de pareja por sobre otros amores y vínculos enfatiza la dependencia, la posesividad y los celos". Por Analía Lilian Pereyra.

Hay una gran industria generada alrededor de la pareja idealizada, porque buscamos afuera, depositamos en un “otro” algo idealizado y esa ilusión nos hace ver cosas que no existen en la realidad. Cuando nos damos cuenta que ese “otro/a” no es la ilusión que yo tengo, el universo se viene abajo y hay que elaborar el duelo por ello. Aquí hay 2 caminos, o comenzamos a construir el amor o nos separamos.

El modelo reproductivo de la sexualidad tiene mucho peso, el dúo egoísta del modelo monogámico –como dice Coral Herrera- y que se encierren en su nidito; nos dificulta mucho la separación cuando algo anda mal y el padecimiento posterior de sentirse “solo/a” suele ser más difícil de llevar.

Porque este modelo de la monogamia y de la primacía de la relación de pareja por sobre otros amores y vínculos -que se ponen en segundo plano o están invisibilizados- enfatiza la dependencia, la posesividad y los celos.

Ese amor romántico que es una meta utópica a alcanzar, por ello siempre estamos en búsqueda del amor de nuestras vidas, de la media naranja que “me complete” y, de este modo toda las representaciones colectivas nos llevan al número 2 (viajar en pareja, comer en un restaurante, salir al cine 2x1) tantas parejas felices inundando las pantallas y sumado a esto todas las aplicaciones que tenemos al alcance de nuestras manos para buscar pareja.

La infidelidad o relaciones de pareja 20220107

Mitos sobre la separación

Al separarnos enfrentamos uno de los grandes mitos del amor romántico: el amor es para toda la vida. Este mito suele ser un gran obstáculo porque implica romper con estos mandatos, ya que cierran toda posibilidad de pensar que si algo no anduvo bien podemos separarnos y también dejar de querer.

Otro mito muy instalado que no ayuda y obstaculiza la separación es: hay que sufrir por amor. Muchas veces esta significación nos lleva a estar en compañías nocivas y también limitantes de nuestros desarrollos personales. 

Las creencias pretenciosas sobre el amor, las expectativas desmesuradas y la idealización provocan que cuando nos encontramos con la realidad sentimos frustración y desencanto.

Nuestra sociedad y la cultura tienen que empezar a mostrar otras concepciones sobre el amor, otras formas de quererse más diversas e inclusivas, otras formas de ayudarse y tender redes de solidaridad. Como dice Foucault al amor hay que dejar de idealizarlo y aprender a construir un vínculo, porque el amar es un arte.

Hoy tenemos que ir revisando los mitos que hemos ido asumiendo desde la infancia, hay que romper roles estereotipados y abrazar la diversidad sexual y amorosa. 

Hay que cerrar puertas y convertir esa relación en el pasado, al principio recordar por qué no estamos más en esa relación de pareja –eso ayudará mucho para no dudar y dejar ir-. No recordar lo que nos unía o lo que nos gustaba de esa persona ayudará a no sufrir la separación. Siempre recordar porqué nos separamos.

A estar solos y solas también se aprende, poder encontrarnos en la intimidad de nuestro ser, conocernos y enfocar en nuestros proyectos nos ayudará y conectará con el bienestar. Estar con los vínculos que dejamos en segundo plano cuando estábamos en pareja, potenciar esas relaciones de amigas/os, hacer actividades recreativas y también permitirnos el transitar el dolor.

Revisar cuál es la necesidad real de la “complementaridad”, si realmente necesitamos una pareja para ser felíz y replantearnos que podemos disfrutarnos en todos los sentidos sin la necesidad de otro/a, que por algún motivo ya decidimos que no esté.

La plenitud en nuestras vidas es el aquí y ahora, saborear el presente, hacer lo que nos brinde placer y lo que aporte a nuestro crecimiento personal. Tenemos que liberar la mente, el corazón, el deseo y la ternura, y dejar que el amor fluya por todos los espacios.

Lic. Analía Lilian Pereyra

Sexóloga Clínica y Educativa

Ig: @licenciadaanaliapereyra

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios