martes 16 de agosto de 2022
AGENDA | 28-04-2022 13:27

Cuando el encuentro sexual se convierte en un calvario

Analía Lilian Pereyra indaga acerca de los riesgos del sexo no protegido, y da recomendaciones para el uso de métodos anticonceptivos para evitar que se convierta en un problema.

Lejos de quedar plena, satisfecha, llena de gozo, felíz y extasiada hasta la luna, el después de un encuentro sexual no cuidado te puede parecer una pesadilla interminable. ¿Por qué? Porque hubo un “descuido” lo que se traduce en mal uso, porque “no quiso” o porque “se rompió”, estas situaciones pueden hacer que el post-coito, post-encuentro amoroso, post-tuch and go o como se llame, se convierta en justamente un verdadero calvario.

Hay relatos de mujeres que luego de mucho tiempo siguen llevando la mochila pesada de ese encuentro, porque llevan años sintiendo dolor en las relaciones sexuales, porque sienten culpa y molestia por no haber puesto un límite en ese preciso momento o porque fué literalmente un accidente.

Sin sexo protegido puede haber posibilidad de embarazo y contraer alguna ITS (infecciones de transmisión sexual-genital) que pueden ser: HPV, Sífilis, HIV, Herpes, Gonorrea, entre otras.

¿Qué pasa luego del diagnóstico ITS (infecciones de transmisión sexual-genital)? 

Hay mujeres que manifiestan sentir en su identidad ese “ese diagnóstico”, yo soy HPV y esta carga se lleva a tal punto que se evita hablar del tema, por el estigma asociado a las infecciones relacionadas con la sexualidad les da mucha vergüenza, la estigmatización con respecto a ser portador/a de una ITS lleva implícito que “tuviste un encuentro sexual” y por ello es doblemente avergonzante, tuviste sexo y tenés una infección…por disfrutar te pasó esto! Sentencia!

Sexualidad y métodos anticonceptivos 20220428
Métodos anticonceptivos.

Suele ocurrir que muchas mujeres se sienten sucias, porque está muy asociado el hecho de ser “limpito” a no tener una ITS. Cuantas veces se dice: “se veía limpito, limpita por eso no me cuidé” o “no nos cuidamos porque no creía que tendría algo”. Asociado a la suciedad, si se conoce a la persona desde hace tiempo o si la creencia personal pueden ser un parámetro -muy mal usado- para predecir una posible ITS.

Suele calar muy hondo en la autoestima de las personas, más que nada de mujeres, también en la  confianza de la pareja si es que está en pareja, porque muchas veces se ha contraído la ITS de otro cuerpo y esto pone en jaque la “exclusividad sexual” pactada.

En muchos casos la infección se contrae con el llamado froti-froti, esto es frotarse las zonas genitales una contra otra sin uso de protección. Es fundamental conocer cómo cuidarse para disfrutar y que luego del encuentro no se sume un problema más a tu vida. También es fundamental encontrar  profesionales que nos traten con amorosidad, que brinden información y contención adecuada sin estigmatizar ni culpabilizar  a las personas.

¿Qué pasa con la sexualidad después?

Muchas veces suele quedar un miedo a volver a contraer una ITS y por ello las mujeres no quieren volver a encontrarse sexualmente con alguien, algunas sienten dolor en los encuentros sexuales y esto les hace no querer volver a tenerlos. Otras personas suelen pensar que se les va a notar y les da mucha vergüenza, lo cual está muy asociado a la estigmatización de ser “portador/a de una ITS”.

En algunas parejas, suele ser muy complicado el retorno de los encuentros sexuales cuando la ITS fue traída por uno de los integrantes quien mantuvo un encuentro no cuidado por fuera de la pareja, en este caso hay que recurrir a una terapia sexológica para retomar la confianza y el disfrute sexual.

La realidad es que muchas personas no saben cómo volver a los encuentros sexuales, más si sienten dolor o alguna molestia en sus órganos genitales. Es necesaria la consulta interdisciplinaria (ginecología y sexología) porque de este modo se ayuda a las personas a conectar nuevamente con su erótica, con sus sensaciones placenteras e ir de a poco confiando en su posibilidad de disfrute.

Está bueno saber que existe la profilaxis post exposición (PEP). Si el preservativo se rompió, salió, quedó adentro de la vagina, no se usó, o si hubo una violación, todas las coberturas de salud tienen la obligación de brindar esta Profilaxis post exposición. Es necesario que acudir a un centro de salud y te van a preguntar: si hubo eyaculación, si fue en sexo oral, anal, vaginal, saber si usas algún método anticonceptivo, si alguna de las personas tiene VIH, con estos detalles el profesional de la salud te atenderá y brindará lo necesario.

Preservativo y campo de látex

No te olvides usar correctamente el preservativo y el campo de látex, recordá que las personas no manifiestan según su vestimenta o limpieza si tienen o no una ITS, dejemos de pensar que todos somos “limpitos” o que “lo conozco hace mucho” y por ello no es necesario cuidarnos, estas son ideas que nada tienen que ver con tener o no una ITS. 

El preservativo es la única barrera que evita la trasmisión de cualquier ITS, incluso HIV. Para usarlo correctamente:

1-Comprobar que tenga aire y no esté vencido. Abrirlo con las manos en la muesca que tiene el envoltorio. (no es necesario usar dientes)

2-Ponerlo en el pene una vez que este se encuentre erecto, apretando la cámara de aire para que luego ahí quede el líquido de la eyaculación. Desenrrollar hasta la base del pene. 

3-Usarlo para cualquier contacto genital, si hay cambio de orificios se debe cambiar de preservativo (tener varios a mano), nunca colocar un mismo preservativo en un orificio y luego en otro. 

4-Hay que sacarlo luego de la eyaculación o antes de que la erección se pierda, hacer un nudo y tirar a un cesto.

El campo de látex, se usa para contacto genital-oral en ano, en vagina y en caso de frotar genitales. Se realiza a partir de un preservativo: 

1-Sacarlo del envoltorio, estirarlo todo.

2-Cortar con tijera la punta (cámara de aire) y cortar a lo largo, en forma vertical dejando así un rectángulo.

3-Este rectángulo se puede tomar con las manos en los extremos más cortos y colocar sobre la zona a estimular. 

Detalle: Se puede tener preparado dentro del envoltorio un ratito antes. 

Ante cualquier duda podes comunicarte con la Superintendencia de Servicios de Salud (011 4344-2800), con el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable (0800 222 3444) ó con el Ministerio de Salud de Nación (0800 333 3444). También con Fundación Huésped (0800 222 4837).

¡Que el conocimiento sexual nos haga disfrutar!

Lic. Analía Lilian Pereyra; sexóloga clínica y educativa; MP: 22-1773; IG: @licenciadaanaliapereyra.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios