sábado 28 de noviembre de 2020
ACTUALIDAD | 03-11-2020 11:53

De Martha Washington a Melania Trump:historia de las primeras damas

A lo largo de la historia norteamericana, hubo 45 mujeres que acompañaron a los presidentes. Sin embargo, una decena logró entrar en política y modificar cuestiones sociales.

“Detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer” o “detrás de una gran mujer, siempre hay un gran hombre”, son de las frases más motivacionales de todo el mundo, pero ¿realmente es así?. A horas del cierre de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, en el país del norte, hubo 45 primeras damas de todo tipo, quienes optaron por solo “acompañar” y las que jugaron un rol importantísimo en la agenda política.   

Si bien las esposas de los mandatarios no tienen un cargo oficial dentro de la Constitución estadounidense, fueron muchas las que impulsaron leyes para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, entre ellas, la cobertura sanitaria universal, la alfabetización nacional y la mejora en la asistencia mental. Es por eso, que realizaremos un repaso histórico de las mujeres que influyeron en el gobierno de sus esposos.

Martha Custis Washington​​ fue pionera en el rol, la viuda de George Washington y, según dicen los historiadores, fue la responsable de que el expresidente pueda triunfar en el ámbito militar, político y posteriormente económico, ya que pertenecía a la élite norteamericana y era la heredera de la fortuna de Daniel Parke Custis. Asimismo, es considerara como la “madre fundadora” de los Estados Unidos y su imagen representa un símbolo moral para la sociedad de ese país.

Tras 8 años de ocupar un lugar en la Casa Blanca, Martha fue reemplazada por Abigail Adams, la mujer que ocupa el segundo lugar en el top ten de primeras damas, según el Sienna College. Acompañó entre 1797 y 1801 a John Adams y más tarde ayudó a su hijo John Quincy Adams, durante sus años de poder, participó activamente de la política estadounidense. Más de mil cartas confirman que fue una gran consejera en asuntos militares y la primera en hablarle públicamente a las mujeres, pidiéndoles que “no les den poder ilimitado a sus esposos”.

Si bien el cargo de 'Primera Dama' no está impuesto de la Constitución de Estados Unidos, muchas esposas de presidentes han logrado cambios sociales gracias a su estadía en la Casa Blanca.

Una vez terminado el mandato de John Adams, llegó Martha Skelton Jefferson, esposa de Thomas Jeffeson y quién sólo se ocupó de acompañar a su esposo. Sin embargo, la que marcó a la sociedad norteamericana fue Dolley Tod Madison, la encargada de salvar importantes documentos del país, después de que las tropas británicas incendien la Casa Blanca en 1812.

A Dolley la sucedieron Elizabeth Monroe, Louisa Catherine Adams, Rachel Robards Jackson, Angelica Van Buren, Anna Harrison, Letitia Tyler, Julia Tyler, Sarah Polk y Margaret Taylor. Ninguna de ellas tuvo un papel trascendental para la historia norteamericana, sino que durante su paso por la Casa Blanca se dedicaron asistir a eventos benéficos o mostrarse al lado de sus esposos.

La que influyó en la vida política de su marido y le habría “amargado” su estadía en Washington fue Mary Todd, la esposa de Abraham Lincoln, que llegó a ocupar el rol de primera dama en 1861, después de Abigail Fillmore, Jane Pierce y Harriet Lane. Tal como explican los historiadores, la esposa del mandatario, tuvo reiterados conflictos ya que durante su estadía fue duramente critica por gastar demasiado dinero en el mobiliario de su hogar y sobre todo, en su ropa.

Las que cambiaron la historia:

En 1961 arribó a la Casa Blanca Jacqueline Lee Kennedy, aunque antes pasaron por allí Eliza Johnson, Julia Boggs Grant, Lucy Were Hayes, Lucretia Garfield, Ellen Arthur, Frances Clara Cleveland, Anna Eleanor Roosenvelt y Mamie Eisenhower, entre otras. A diferencia de sus antecesoras, que fueron amantes de las causas sociales, Jacki logró trascendencia gracias a la existencia del televisor. No sólo mostró un tour detallado de su hogar, que pudo convertirlo en un momento histórico, sino que también le sirvió para acercarse a los ciudadanos, quienes la veían como “el retrato de la inocencia”.

Más tarde apareció Thelma “Pat” Catherine Nixon, la primera dama activa políticamente durante el mandato de su esposo, Richard Nixon. Durante 1969 y 1974 fue una gran defensora de la educación, pero, sobre todo, promovió programas de asistencia social para los sectores con menores recursos de Estados Unidos. Además, fue pionera en los viajes internacionales y alentó al resto de las mujeres para que se postulen a cargos públicos.

Betty Ann Warren Ford, llegó a la Casa Blanca tras la renuncia de Nixon. Acompañando al republicano Gerald Ford, defendió abiertamente la igualdad de género, la homosexualidad y el aborto. A pesar de tener serios problemas de adicción, se definía como “progresista” y exigía el consumo legal de la marihuana. En ese sentido, en el país del norte es recordada por su lucha feminista y reducir el estigma social de las adicciones.

Después del mandato de Ronald Reagan, llegó al poder en Estados Unidos George H. W. Bush, y con él también lo hizo Barbara. Desde su lugar, impulsó la lectura y el aprendizaje en los hogares norteamericanos, logrando, de este modo, a través de su Fundación, la aprobación de la Ley de Alfabetización en 1991.

El cambio drástico en el sistema sanitario estadounidense fue impulsado por Hillary Clinton, sucesora de Barbara, esposa del expresidente Bill Clinton y candidata demócrata en las elecciones del 2016. Si bien no logró su cometido, lleva más de dos décadas trabajando en el proyecto de una cobertura universal y esta, podría lograrse en el caso de que Joe Biden llegue al poder.

Laura Bush, quién estuvo dentro de la Casa Blanca entre 2001 y 2009, mejoró el plan de alfabetización impulsado por su suegra, Barbara, y se enfocó en entrenar a los profesores con el fin de afianzar la calidad educativa. Además, amplió la atención en los sectores de bajos recursos para que, en la escolarización, puedan encontrar una salida de la pobreza.

La primera mujer afrodescendiente en alojarse en Washington​​ fue Michelle Obama y su rol político no pasó desapercibido. Si bien su labor principal fue luchar por la educación de las mujeres en todo el mundo y combatir la obesidad en Estados Unidos, en época electoral ayudó a su esposo, Barack Obama, y en este momento a Joe Biden, a convencer a los ciudadanos latinos para que voten a los candidatos demócratas.

Michelle Obama

Por último, y la actual primera dama de los Estados Unidos, Melania Trump, se centró en la lucha contra el ciberacoso de menores, puntualmente en las redes sociales. Si bien se destacó con sus looks icónicos, y por rechazarle los gestos de cariño, en varias oportunidades, a Donald Trump, la mujer nacida en Eslovenia logró cautivar a los norteamericanos con temas candentes como el Covid-19 o el racismo. En ese sentido, grabó anuncios sobre la importancia de utilizar barbijos y le envió las condolencias a la familia de George Floyd, el hombre asesinado por la policía en el mes de mayo.

Ahora, resta saber cómo culminarán las Elecciones Presidenciales ya que en ese momento se sabrá quién será la próxima primera dama, si continuará Melania Trump o la sucederá Jill Biden.

0713_Melania_Trump_Vestido_Amarillo

 

at Pilar Padula

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario