viernes 7 de mayo de 2021
ACTUALIDAD | 16-03-2015 13:47

¿Crossfit para chicos desde los cinco años?

No levantan peso pero saltan, se trepan y entrenan una disciplina de tipo militar. Los profesores sostienen que es seguro, pero pediatras alertan que hay que extremar cuidados.

Por Gisela Nicosia (*)

Bautista (5) es el primero en agarrar las anillas y balancearse. Su hermano Juan Cruz (7) observa la rueda de tractor y se prepara para saltarla. Son dos de los diez niños y niñas que entrenan en el centro CrossFit Tuluka, ubicado en Palermo. Se trata de crossfit kids, una actividad que se suma a las múltiples opciones que existen para que los niños se vinculen con la ejercitación de su cuerpo.

Las rutinas incluyen saltar dentro de ruedas de camión, utilizar barrales o anillas olímpicas, saltos en un pie y estiramientos de todo tipo.

Fin de año: el efecto balance
Leé también
Perfilando deseos

Polémica. El crossfit es un régimen de entrenamiento militar que proliferó en el mundo a modo de contagio. Pero al combinarlo con niños en edad escolar surgen las voces en contra, que se plantean preguntas acerca de cuándo y cómo los niños deben empezar a realizar deportes organizados o ir al gimnasio, y si el esfuerzo que realizan es acorde a su desarrollo.

padre
Leé también
Los papás de hoy

Se estima que lo practican unos tres millones de adultos en más de 2 mil gimnasios de todo el mundo, mientras que en 2005 eran tan sólo 18. Nada de eso se cuestiona en Tuluka, ya que cada rutina fue pensada y armada por profesores certificados en la disciplina. Las clases duran cuarenta minutos, y su valor mensual ronda los $ 450 en caso de ir dos veces por semana. Eso sí, se requiere un apto físico para comenzar.

“Los chicos trabajan únicamente con su propio peso, hacemos ejercicios que combinan la coordinación y la fuerza, pero en los que cada uno tiene su ritmo”, comienza la charla con PERFIL Lucas Caruso, uno de los dueños y socio gerente del lugar.

La sala de “ejercitación kids” está ambientada como la sala de adultos. El piso es de goma y cuenta con una estantería repleta de pesas, pelotas de todos los tamaños, mazas de hasta diez kilos y sogas colgando del techo, listas para ser trepadas.

La profesora Natalia Shimojo saluda al grupo y juntos repasan los ejercicios que harán en la clase. En una pizarra figuran las actividades para “pekes” y para “kids”. Los más chicos, de cinco a nueve años, realizan de manera lúdica un “acercamiento” a la disciplina, y los de diez años en adelante cuentan con más exigencia. Luego de cada rutina, Shimojo los invita a tomar agua y los que necesiten un receso lo pueden hacer.

En un sillón en la misma sala, María espera que sus hijos terminen de entrenar. “Me pidieron que los trajera y no lo dudé. Ayuda a su postura, dominan mejor su cuerpo y los entretiene porque no es rutinario, y se nota su evolución”, dice, convencida. Ella se inició en el crossfit hace tres años junto a su marido. “Los chicos, además, hacen karate y el entrenamiento de su colegio, pero creo que en crossfit logran preparar su cuerpo y aprovechar la ejercitación de otra manera”.

Al respecto, Caruso suma que “es una manera de incorporarlos a la actividad física”. Acá se generan movimientos corporales similares a los de trepar un árbol, o saltar la soga. Nada que no haga un chico que aprovecha el aire libre”, suma Caruso, que inició Tuluka hace siete años. Hace dos que cuentan con certificación específica para chicos. Pese a que comparte la misma línea de pensamiento, el personal trainer Daniel Tangona advierte que “no toda actividad es para todos”. “Ahora los chicos comen mal, saltean el desayuno y luego se la pasan a pura PlayStation.

Hay muchos chicos con problemas en las rodillas, o que son hipertensos o diabéticos y no pueden hacer trabajos de potencia”, detalla el entrenador, que dicta clases de bootcamp kids, entrenamiento similar al crossfit. “Lo vital es elegir una actividad recreativa que rompa con la rutina sedentaria, pero con supervisión pediátrica y acompañamiento de profesores capacitados. Ojo con las modas”, sentencia.

(*) Publicado en la edición impresa del Diario PERFIL.

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario