Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

El día después

1 de mayo de 2020

En algún momento “esto” se va a terminar, a controlar a solucionar y volveremos a retomar nuestras rutinas.

Por Guillermina Rizzo (*)

Salir a la calle, caminar, correr, darle un abrazo a un amigo y hasta hacer el amor de “la forma convencional” parece complicado, incluso lejano; y si bien contamos cuántos días faltan para terminar con este aislamiento, intuimos y hasta sabemos que la “cuarentena” se puede volver a extender y así seguiremos “guardados/as” durante mayo, junio, ¿quién lo sabe…?

Pero en algún momento “esto” se va a terminar, a controlar a solucionar y volveremos a retomar nuestras rutinas; mientras muchos/as afirman que habrá grandes cambios, la pregunta de hoy es ¿cómo te imaginás que será tu vida después?

Tengo la sensación de que el mundo que conocimos y en el que “nos movíamos” ya no será igual. Si bien desde la Psicología siempre habilitamos preguntas para que cada uno/a indague y construya sus respuestas, les aseguro que en estos días los interrogantes se suceden por mi mente y se propagan sin cesar. Algunas de ellas son:

¿Nos podremos mover con libertad? ¿Mi abuela de 99 años y tantos otros mayores podrán ir a un restaurante? ¿A qué distancia habrá que caminar en la calle? ¿Probarse ropa? ¿Hojear un libro en una librería que pasó por varias manos? ¿Caricias, besos, abrazos? 

¿Las aulas de 30 alumnos y los recreos de 500? ¿Recitales? ¿Mi trabajo, tu trabajo? 

¿Volver a la normalidad o reinventar un “nuevo orden? 

Cabe preguntarse si esta pandemia no trae consigo la posibilidad de pensar y repensar muchas prácticas, rutinas y costumbres; si este proceso de padecimiento no puede estar “coronado” por algunos cambios…

Estoy convencida que este virus ataca al cuerpo humano pero también destruye sistemas de creencias y paradigmas, muchas teorías y conceptos que pretendían explicar y hasta gestionar realidades hoy también han sido fagocitados; por eso mientras esperamos la “bendita vacuna” hay mucho por replantear y obviamente excede a la Psicología.

El Papa Francisco alerta sobre un virus más nocivo que el COVID-19 al que denomina “egoísmo indiferente”, por eso es tiempo no solo de pensar “en cuándo vamos a salir a la calle” sino en “cómo vamos a salir…”.

Es tiempo de pensar a qué le daremos valor, a quiénes vamos a priorizar, pues las cuestiones son muy variadas  y muchas de ellas deberían interpelarnos con urgencia, el coronavirus desenmascaró no solo en nuestro país sino a nivel mundial la “verdadera grieta”, esa que divide entre ricos y pobres, entre los que tienen acceso a la salud y los que ni siquiera se pueden lavar las manos, entre los que tienen sus clases a través de redes y dispositivos y entre quienes ni siquiera cuentan con la posibilidad de acceder a internet.

No sé cómo te imaginarás “el día después” a la pandemia y columna especial merecen quienes perdieron seres queridos, pero te aseguro que el mundo que conocimos ya no será el mismo, cambiará a nivel global y cambiarán muchas de nuestras precepciones. 

El eje no es cuándo, sino cómo. Este virus nos dejó casi desnudos/as, desprovistos/as de explicaciones y de certezas, nos mostró lo frágiles que somos y nos privó de algo tan esencial como un abrazo, pero le da al mundo y a nosotros/as la posibilidad luego de esta pausa y este aislamiento de redefinir cómo queremos “ese día después”.

(*)Dra. en Psicología. Columnista en medios de comunicación. Twitter/ @guillerizzo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *