Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

Francisco: el milagro de lo humano

13 de marzo de 2020

Semana tras semana, acapara la atención de los/as fieles católicos/as y practicantes de otras religiones deseosos/as de acercarse a él.

Por Guillermina Rizzo (*)

No cualquiera ni tampoco es para cualquiera llenar un estadio o congregar multitudes. Recordemos que tanto Justin Bieber como Lady Gaga colmaron el “Monumental” y sesenta mil personas vibraron al ritmo de sus canciones. A su vez, Serrat y Sabina, mezcla de música y poesía cual “Dos pájaros de un tiro”, años atrás, reunieron cuarenta y tres mil asistentes en la “Bombonera”.

Talento, dedicación, aprendizaje y perseverancia son algunos de los componentes, mientras atrás va quedando el inicio de una carrera en un bar con unos/as pocos/as espectadores/as.

Cautivar al mundo no es algo que sucede a diario, a algunos/as les demandan años y a veces no lo logran. Hoy se cumplen 7 años del Pontificado de Jorge Bergoglio, basta decir “Francisco” y revisar cifras para comprobar lo que él logró al poco tiempo de ser elegido: la concurrencia a la Plaza San Pedro se triplicó con un promedio de cincuenta y un mil visitantes.

¿Milagro o carisma? ¿Cómo es la formación de los jesuitas? ¿Cuál es el secreto de Francisco?

Definido como un fenómeno de comunicación, Francisco semana tras semana, acapara la atención de los/as fieles católicos/as y practicantes de otras religiones deseosos/as de acercarse a él.

Provenir de la congregación Jesuita le aportó los elementos que lo hacen distinto al resto de los pontífices. Posee una formación intelectual basada en la ideología y la práctica, pues el fundador de la orden, San Ignacio de Loyola, sostenía que sus miembros debían estar muy bien preparados para ser enviados con celeridad allí donde fueran requeridos.

Desarrollo intelectual, años de estudio que incluye Humanidades, Filosofía y Teología combinados con docencia y prácticas apostólicas desde parroquias, barrios hasta medios de comunicación, hacen a la formación. El autoconocimiento a partir de una intensa reflexión espiritual le permite comprender las propias debilidades y fortalezas. A través de la innovación y la adaptabilidad exploran nuevas ideas y posibilidades, aprenden de otras culturas y se adaptan a los cambios. Para los jesuitas hay un desafío ligado al heroísmo, parten de que héroe es aquel que despierta en sí mismo y en los demás grandes deseos y pasión por la mejora permanente; la premisa no es esperar sino captar las oportunidades.

Uno de los grandes atractivos de San Ignacio de Loyola residía en su habilidad para ayudar a los demás a constituirse en líderes, capacidad que aún se mantiene vigente entre sus miembros. Sostenía que el amor debía manifestarse en los hechos, no en las palabras; los jesuitas partían del lema “el mundo es nuestro hogar”, desde ese momento y aun hoy se dispersan por todo el territorio.

El 13 de marzo de 2013 cuando un jesuita salió por primera vez a la Plaza San Pedro con un simple y tímido «Fratelli e sorelle, buona sera”, se encendió una luz que encandiló a los/as asistentes y se irradió a todo el globo. Sus palabras y sus gestos cautivan, su potencia comunicativa contagia entusiasmo, despierta admiración a la vez que marca la dirección hacia donde dirige sus pasos y el cambio.

Despojado de ornamentos y beneficios Francisco marca una diferencia, y la marca también cuando confraterniza con líderes de otras religiones, cuando se opone a la corrupción, cuando critica el consumo desenfrenado, cuando se inclina a los pobres y a las minorías y reniega de las guerras en todas su formas. No es milagro, Francisco es humano y eso mismo es lo que provoca la adhesión de la gente, pues sus palabras van de la mano con sus actos y a contramano de otros líderes políticos.

Solo basta detenerse, oírlo y verlo, para ser alcanzado y convencerse de que con una simple acción el cambio es inminente; Francisco dijo “me fueron a buscar al fin del mundo” y ese día otra historia comenzó a escribirse.

(*)Dra. en Psicología. Columnista en medios de comunicación. Twitter /@guillerizzo

4 pensamientos en “Francisco: el milagro de lo humano”

  1. Hay casi 5millones de Venezolano deambulando por America y el mundo productos de regímenes perversos que panchito apoya abiertamente. Son los castrochavistas que se nuclean en un Club de ayuda mutua.

  2. Che Pancho, vos que tenes contacto directo con el de barba, ¿No podrán hacer algo con la Pandemia, o en realidad no tienen tanto poder como profesan?

  3. Salud, Pancho.

    LAS PLAGAS DE EGIPTO, ¿SE ACUERDAN? ESTÁN EN LOS LIBROS DE HISTORIA Y LA BIBLIA, ENTRE OTROS… ¿Querían una prueba de la ira de Dios? Bueno, aquí tienen a la plaga del coronavirus. Sigan con el aborto y otras miserias y verán. El faraón tampoco creía, pero tuvo que aflojar cuando se le murió el hijo, al contagiarse. Cuidado, Alberto…

    Miren qué parecido: Alberto pide ayuda para la economía argentina, más plata con ayuda del Papa ¿para matar bebés con abortos infames? Jaja… Ridículo. Que te ayude Mongo. YA BASTA DE EXCUSAS Y APLAUSOS CÓMPLICES. Abortar una vida es matar a un ser humano, sin dudas. Y, lo peor es que por manos de su propia madre, un verdugo letal y asesino, con la complicidad de un médico que juró hipocráticamente lo contrario. No hay Dios que dé perdón por esa miseria infame. Y todo por una noche de placer, que quieren que paguemos NOSOTROS con médicos que están dedicados a curar y cuidar la vida, no a matar, y que se debaten por la falta de recursos en los hospitales. ¡CANALLAS ASESINOS! Ahora tendrán que ocuparse en los contagiados, no habrá médicos para abortos.

    Y…LA MUJER NO PUEDE DISPONER DE LA VIDA DE OTRO SER HUMANO, SU HIJO, QUE LLEVA DENTRO, NI TAMPOCO LUEGO AFUERA DE SU VIENTRE. Claro como el agua, el que quiera entender que entienda… A.S.E.S.I.N.A.S, trogloditas enardecidas a los gritos para que les paguemos sus promiscuidades… Jaja, ni locos van a pasar. La marcha celeste multitudinaria en Luján, con mujeres de verdad, fue un ejemplo. Ahora se vienen los evangélicos, que son muchos. ¡VIVAN LAS DOS VIDAS Y TODA VIDA!

    Alberto: Tu gran error es el tema aborto. Y ahí no hay vuelta atrás. Los bebés que mueran por tu culpa te dejarán las manos bañadas de sangre hasta el juicio final. No seas como el faraón egipcio, reaccioná ante las señales tan evidentes que se te presentan…Todavía no es tarde, pero pronto puede serlo.

  4. Supongo que hablará del viejo mundo, señora, porque acá en Argentina, muchos millones a los que defraudó, lo queremos tan lejos como al coronavirus. Un papa partidario y muy cerca de los corruptos,no habla por ej. de las víctimas más vulnerables, las del Instituto Próvolo ni de los curas pedófilos. Es un zorro. Perdone, esa es la realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *