Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

Cuando la borrachera es permanente

6 de marzo de 2020

Si del consumo de alcohol se trata, seguramente cada uno tiene sus propios parámetros.

Por Guillermina Rizzo (*)

Es evidente que en torno a este tema surgen múltiples interrogantes: ¿Ahora más? ¿Igual que antes? ¿Se comienza a edades más tempranas? ¿En soledad o con amigos? ¿After office, after hours? ¿Artesanal, Malbec, espumantes?

Si del consumo de alcohol se trata, seguramente vos, mi querido/a lector/a, tenés tus propios parámetros.

Hay quienes consideran que el popular “after office”, costumbre de beber generalmente a mitad de semana luego de una jornada de trabajo, equivale al típico encuentro “con amigos en el bar de antaño”.

Hay quienes también, adhieren al “mágico número” popularizado por René Favaloro: una copa de vino mejora la salud cardiovascular; y hay quienes, haciendo caso omiso a las recomendaciones, y teniendo una “escala propia de moderación”, beben a tal punto que pierden la cuenta y la razón también.

No sé si vos sos bebedor/a, y si lo sos, obviamente desconozco tus apetencias y tus límites; en la actualidad el consecuente estado de embriaguez está prácticamente naturalizado y las campañas de prevención del consumo y de los siniestros viales, parecieran no alcanzar.

Los psicólogos Steinley, Sher y Winograd, realizaron un estudio en el que analizaron la forma de asimilar el alcohol y cómo se modifica el comportamiento estableciendo así una clasificación con el objetivo de “personalizar” las intervenciones en caso de ayuda y asistencia.

De acuerdo con factores tales como estado de conciencia, estabilidad emocional e intelecto, extraversión y agradabilidad, los investigadores establecieron cuatro “tipos de borrachos” que denominaron según personajes conocidos.

Los “Hemingway”, son aquellos/as que beben y beben y sin perder el hilo de la charla, no experimentan cambios dramáticos en su personalidad ni en sus habilidades motrices e intelectuales y pueden fingir sobriedad.

Los “Mary Poppins”, muy extrovertidos/as se convierten en el “alma de la fiesta”, pues aumenta el nivel de agradabilidad; al igual que el grupo anterior, no presentan disminuciones graves en habilidades intelectuales y motrices; a veces se tornan inoportunos/as y molestos/as.

Los “Profesor chiflado”, a diferencia de los mencionados, presentan cambios notables, ya que exteriorizan todo aquello que llevan guardado, son los tímidos/as sobrios/as que terminan cantando y bailando arriba de las mesas con total desinhibición.

Los “Señor Hyde, son los/as típicos/as borrachos/as que hacen desmanes, buscan peleas y cometen actos vandálicos.

¿Y los/as otros/as borrachos/as?

Borracho, según el diccionario, es quien tiene “alteradas temporalmente las capacidades físicas y mentales por un consumo excesivo de alcohol” y quien “bebe alcohol en exceso de forma habitual”.

Existen otros/as, que cual borrachos/as, con sus capacidades alteradas, casi de forma permanente, parecieran no tener retorno; las consecuencias también son visibles.

Borrachos/as de soberbia que terminan ahogados/as en la ignorancia; borrachos/as de poder que terminan ahogados/as por los abusos que cometen; borrachos/as de indiferencia que terminan ahogados/as en el ninguneo y el maltrato, borrachos/as de ineptitud que terminan ahogados/as en la deficiencia; borrachos/as de vanidad que terminan ahogados/as en el orgullo.

Borrachos/as de avaricia que terminan ahogados/as en sus posesiones y en las ajenas; borrachos/as de oportunismo que terminan ahogados/as en las conveniencias del momento; borrachos/as de mentiras que terminan ahogados/as en sus propios relatos; borrachos/as de apariencia, objetos valiosos y marcas que terminan ahogados/as en sus propias inseguridades; borrachos/as de…

Algunos/as toman una copa de tanto en tanto y viven con sobriedad, otros/as se embriagan, y otros/as viven la vida perpetuamente borrachos/as; y la borrachera es difícil de esconder.

(*)Dra. en Psicología. Columnista en medios de comunicación. Twitter / @guillerizzo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *