Rouge

Rouge

- Gourmet -

Karina Gao te enseña a preparar un pollo marinado y rostizado para Navidad

12 de diciembre de 2019

La influencer gourmet te da la receta para sorprender a tus seres queridos en esta fecha tan especial.

Se acercan las fiestas y con ellas, toda una serie de preparativos para disfrutar con la familia de los mejores platos. Por ello Karina Gao, la influencer gourmet que tiene miles de seguidores en su cuenta de Instagram y que cada jueves nos sorprende con una nueva receta en Rouge, aprovecha la ocasión para lucirse con un pollo marinado y rostizado.

La receta en cuestión preparada por Gao fue pensada con pollos ‘gourmet’, que son más chicos que los comunes. Sin embargo, se puede hacer con cualquiera de los dos.

Ingredientes:
Pollo: 4 piezas
Naranja: 1u
Cebolla: 1/2u
Hierbas aromáticas: tomillo – oregano
Mezcla para el marinado:
Aceite: 2 cucharadas
azúcar negra: 2 cucharadas
salsa de soja: 1/2 taza
Miel: 1 cucharada
Ajo: 2 dientes
jengibre rallado: 1 cucharada
Opcional Polvo 5 especias: 1 cucharadita
Jugo de 1/2 naranja
Ralladura de naranja: de 1 naranja

Preparación:
1. Mezclar los ingredientes para el marinado.
2. Limpiar bien el pollo o las piezas. Hacer algunos pinches para que pueda penetrar mejor el marinado.
3. Con la mano, masajear las piezas con la mezcla del marinado. Dejar reposar en la heladera durante 30 minutos.
4. Poner la naranja y cebolla cortada y las hierbas en la panza del pollo (en caso que sea entero, si no, se puede cortar en rodajas y poner en la base de la placa)
5. Colocar en una placa apta para el horno y cocinarla en el mismo precalentado a 180ºC (medio), durante 1 hora.

Preparativos de la mesa navideña. Llegan las fiestas, y cada año, arrancamos diciembre con la vara bien alta pensando que íbamos a armar una cena espectacular y siempre llegamos al 24 agotados, cansados y desesperados porque, literalmente, no llegamos para la cena que habíamos imaginado. #Expectativa vs. #Realidad

Por eso, Gao comparte con Rouge algunos consejos para armar una mesa navideña sin morir en el intento.

Ir a lo esencial. Empezá pensando solamente en el plato principal. Asegurarse que sea algo que vos ya sabías hacer. No te enrosques para hacer recetas nuevas, las fiestas no están para innovar y menos que menos con el plato principal; solamente vas a lograr estresarte. 

Si te interesa hacer una receta nueva, comenzá a probar durante estos días, para evitar cualquier tipo de imprevistos. Una vez que tenés el plato principal bajo control, podés seguir con una guarnición y un postre. Si alguien ayuda, se puede agregar otra opción más. El menú se va armando de a poco.

LET IT GO: deleguemos todo lo que podamos. Siempre hay algún familiar que en el momento de recibir la invitación pregunta «¿qué llevamos?» y muchas veces por cortesía decimos «nada», a partir de hoy se dice «sí dale, muchas gracias». Hay que avisar qué es lo que te gustaría que trajera (esto es importante porque, si no se charla, van a tener solo helado y ninguna guarnición). También hay que hablar sobre la CANTIDAD: esto también será muy útil.

Organización. Organizar es la ley; para mí la planificación es la clave de todo. No tenés excusas, a partir de hoy empezá a organizar. Muchas cosas se pueden ir  adelantando, algunas se pueden congelar, otras ya se pueden ir encargando… no esperes hasta el 24. Inclusive la mesa de la Noche buena, armala ese día a la mañana o el 23 a la noche. Así tenés el día despejado para concentrarte en la cena.

VALE TODO. No hay que olvidar que lo más importante de las fiestas es pasarla en familia con amor, el resto es de palo. Entonces, no nos estresemos, se hace lo que se puede, mientras sea con amor. Vale tanto una simple picada como un asado, comida china, francesa… lo que quieran. Lo que importa es pasarla lindo y con los seres queridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *