Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

Cuando el cuerpo no entra en el talle

28 de octubre de 2019

Aún hoy, para muchas personas encontrar ropa para comprarse es un verdadero calvario.

Por Pilar Padula y Liliana Chimenti 

«Voy caminando por la calle, miro vidrieras y me gusta la ropa. Ingreso al local, me pruebo pero no entro.  Ni un talle más ni un talle menos. Salgo y me largo a llorar. Esta situación se repite siempre», confesó con la voz quebrada Nazarena Pedulla, quien por su bajo peso no consigue la indumentaria que le gusta (hoy de 26 años). 

La situación de Nazarena se repite en el 70% de los argentinos según la Comisión de Defensa del Consumidor de la Cámara de Diputados de la Nación porque no se cumple con la Ley de Talles, que ya tiene media sanción en el Senado.

La problemática afecta psicológicamente a la víctimas . «Cuando no consiguen lo que les gusta comienzan a sentir decepción, angustia porque se sienten discriminadas y eso deriva en llanto y malhumor», afirmó Julia Iervasi, psicóloga y especialista en esta temática.

Además comentó  que la nueva aparición de modelos plusize, que rompe con los estereotipos, ayuda a que las personas obesas se sientan incluidas en la sociedad. Por su parte, sobre la gente extremadamente delgada indicó que culturalmente están más aceptadas, pero siguen sin conseguir lo que quieren.

A pesar del cambio de paradigma, los locales de ropa no son diversos, lo que impulsa el malestar de las personas que no entran entre los talles 26 y 42 que es por lo general lo que se consigue habitualmente.  Sin embargo no es el caso de Nora Caría. La diseñadora expresó: «Recuerdo la cantidad de veces que me dijeron para vos no hay. Entonces decidí crear indumentaria en modelos que van del 40 al 50 y si fabrico un talle único no es para un único cuerpo.»

La experiencia de Nora se suma a la de Marta Tarres, que confecciona trajes de baño para mujeres con sobrepeso y  Ana Rosatti que en sus modelos diseña hasta el talle 56, ambas lo hicieron para satisfacer su deseo personal de vestirse como les gusta y generar lo mismo en pares en su misma situación.

Distinto es el caso de las mujeres extremadamente flacas, que el famoso «talle único», les queda grande y deben recurrir a los locales de niños o adolescentes para poder vestirse. Maria Irigoyen (30 años), una de las víctimas de este problema admitió «me tengo que comprar ropa de nena o acudir a una modista.  Nada de lo que tienen mis amigas lo puedo usar, no estoy enferma, simplemente soy flaca y no me siento aceptada».

Con el objetivo de impulsar y hacer cumplir la ley de talles, comenzó a estudiar derecho, la diseñadora en indumentaria, María Guío. En ese sentido resaltó que en Argentina no se cuenta con una legislación nacional que garantice la diversidad y universalidad de talles y  que las leyes provinciales no se cumplen.  En ese sentido, agregó: «La economía tiene mucho que ver porque es muy caro fabricar en el país y producir talles más grandes implica mayor costo y muchas marcas van a lo seguro y confeccionan los que más salen. Las personas más afectadas están entre los 16 y 35 años.»

En los últimos meses, quienes sufren este tema decidieron realizar una campaña a través de las redes sociales para que se apruebe la normativa, para ello implementaron el hashtag #NoEntroEnMiCuerpo. 

Cientos de perjudicadas revelan su historia para que el resto de la sociedad tome conciencia. Una de ellas es Fiorella, de 17 años, quien manifestó: «Toda mi adolescencia usé la ropa que había, no la que quise, nunca la que quise, la que las demás chicas usaban.  ¿Por qué? Porque no había ley de talles. Es muy difícil para alguien en esa etapa que tiene tantos cambios físicos y psíquicos que algo así no le afecte».

«Sería importante que la ley se cumpliera porque las chicas siempre se van a topar con la angustia», afirmó la psicóloga Iervasi.  Del mismo modo remarcó que la aceptación que la aceptación de su cuerpo va de la mano con los deseos cumplidos, entre ellos la indumentaria.

F.D.S./

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *