Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

Del mate al guaraná: alternativas al café para mantenerse despierto

12 de junio de 2019

Cada uno sabe qué formas de refrescarse necesita y cuánto le duran. Esto depende en gran parte del físico. Consejos a seguir.

Por Bernadette Winter (especial de la agencia DPA)

Ya sea en la oficina, en la escuela o mientras se hacen las tareas escolares, en algún momento ataca el cansancio. ¿Qué hacer? ¿Poner el despertador y dormitar unos minutos? ¿Tomar café? ¿Servirse un vaso de guaraná?

Cada uno sabe qué formas de refrescarse necesita y cuánto le duran. Esto depende en gran parte del físico. Quienes practican mucho deporte, por ejemplo, necesitan menos azúcar y cafeína para sentir un efecto energizante.

En líneas generales, quien quiere pasar el día despierto debe tomar mucho líquido, idealmente agua. La falta de agua perjudica la capacidad de concentración.

Hay también otros medios, no sólo líquidos, que permiten que uno se mantenga despierto a corto o largo plazo, incluidos la meditación y el aire fresco. Aquí un pequeño repaso, con ventajas y desventajas:

– Té verde: Al igual que el café, el té verde también contiene cafeína en un tres a cinco por ciento. Pero dado que esta cafeína está asociada a los taninos, tiene un efecto más lento que en el café. Por eso, si se necesita un pequeño sacudón, también se puede recurrir al té. Lo ideal es prepararlo con el agua a sólo 80 grados y dejarlo estacionar un poco. Esto hace que contenga menos taninos.

– Té negro y otros tés: Tampoco la teína del té negro tiene un efecto energizante tan rápido como el café. Pero su efecto dura más. La cafeína contenida en el mate es en comparación relativamente menor, pero contiene teobromina, que se parece a la cafeína.

– Cacao: El cacao contiene en su forma original sustancias activas como la teobromina, pero poca cafeína. Por eso, el efecto de un pedacito de chocolate amargo es bastante reducido.

– Picantes: Los alimentos picantes, como un té de jengibre con limón, levantan. Lo mejor es ir tomándolo en pequeñas dosis repartido a lo largo del día. El picor del jenjibre estimula la circulación y permite una mejor irrigación. Además, esta raíz combate las bacterias en la boca.

– Guaraná: Para algunos especialistas en alimentación es la mejor alternativa natural a la cafeína. Sin embargo, tiene un contenido de cafeína más alto que el café. En grandes cantidades puede producir palpitaciones, dolor de cabeza o molestias estomacales. Por eso, se recomienda como dosis un gramo con pausas entre las ingestas. Las mujeres embarazadas y que amamantan deben tener especial cuidado.

– Taurina: Se trata de un aminoácido no esencial que se absorbe a través de la alimentación. Es añadido artificialmente a bebidas energéticas y al parecer aumenta el desempeño físico y mental. Sin embargo, los expertos coinciden en que no hay pruebas científicas de esto. La taurina también está contenida en la leche materna, por lo que en teoría no debería tener un efecto energizante.

– Glucosa: Sólo ayuda en el corto plazo. Luego, el espejo de azúcar vuelve a descender rápidamente. Esto solo desconcentra y altera.

– Sueño y meditación: La meditación ayuda mucho a la concentración, como si se tratara de una breve siesta. Por eso, quienes tienen que trabajar duro harán bien en dedicarle un ratito a meditar o a ponerse el despertador a los diez minutos y desconectar un poco.

– Salir a dar una vuelta: ¿Qué tal salir a caminar un poco a la hora del almuerzo? Esto relaja la vista, mejora la circulación y permite despejarse. Para otros, el mejor ‘doping’ es un poco de buena música. Una buena canción, con un buen ritmo, aporta energía y da felicidad. Una buena combinación.

F.D.S./

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *