Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

El fondo, el otro fondo

También se plantea como objetivo reducir la pobreza y la exclusión social de los jóvenes. Foto: Flamenqom
5 de mayo de 2019

Por Guillermina Rizzo @guillerizzo

Crisis, dólar, confianza y expectativas; conceptos de la Economía que también se mencionaron Y seguirán mencionándose; y aunque Usted, mi querido/a lector/a no lo crea, crisis, confianza y expectativas son parte del “combo” de la Psicología.

Tal vez sabe mucho del fondo y de fondos, tal vez no; tal vez a partir de estos meses transitados ha comenzado a interiorizarse, o tal vez ya no quiere ni escuchar; y justo caigo en Perfil. Rouge y le arruino el domingo. ¡Tranquilo/a, no es la idea!

Hoy estamos centrados/as en el fondo, recurrente es la pregunta ¿cómo llegamos hasta acá?. Sin embargo cabe otro interrogante: ¿y las formas?

Mirar las formas, centrarnos en ellas ¿nos conduce a problemas de fondos? Crisis, confianza, expectativas ¿son un ciclo sin fin?

¿Qué riesgos encierra “la forma”?

Cuando pensamos o imaginamos una familia, la “forma” que generalmente viene a la mente es la de la familia tradicional, denominada nuclear: padres, hijos y hasta mascota, idea muy arraigada todavía en el imaginario social. Aunque también podemos pensar en otras formas: familias extensas en las que conviven abuelos/as, tíos/as y primos/as; monoparental, es decir hijos/as con un solo/a progenitor/a.

Siguiendo con las formas, pues siempre las “miramos”, encontramos familias sin hijos por elección; la de “padres separados”, las ensambladas devenidas en “los míos, tuyos y nuestros”; la homoparental en la que una pareja de hombres o mujeres deciden ser progenitores, con o sin vientre subrogado.

¿Quiénes, cuándo miramos “el fondo” de la familia?

¡Las familias tienen problemas de fondos! Límites, pautas, afectos, modelos, contención, indiferencia, imposibilidad de acercar un plato de comida…

Adolescencia y jóvenes, también nos centramos en su forma. Forma de hablar, de vestir, de consumir… Maduros/as, inmaduros/as, pacíficos/as, disruptivos/as, “de buena familia” y adolescentes perdidos/as; jóvenes irritables, rebeldes, “que están todo el día con el celular”, también estudiosos/as. Despistados/as, extrovertidos/as, los/as que se recluyen y padecen la timidez y hasta el bullying. La lista y las “temibles etiquetas” serían interminables.

¡Niños, niñas, adolescentes y jóvenes tienen problemas de fondo!

¿Quién los registra? ¿Quién escucha sus necesidades? ¿Qué referentes y referencias les proponemos? ¿Quién le ayuda y garantiza un proyecto de vida? No los/as culpabilizo por atiborrarse de tecnología y alcohol. Son víctimas.

Sociedad ¿miramos su forma? Hay muchas. Moderna, conservadora, industrial, agraria, oriental, occidental, aggiornada, “pacata”, solidaria, indiferente, pujante, “meseta”. Variadas formas…

¡La sociedad tiene problemas de fondo! Uno de ellos e histórico es la Educación, tal vez por detenernos siempre en las formas: Ley 1420, nefasta Ley Federal, Ley de Educación Nacional 26.206; polimodal, secundario, amonestaciones, sanciones, repite, recupera… No se dedica presupuesto ni “ideas” de fondo.

Ancianos/as, viejos/as, niñez, salud, seguridad, delincuencia, consumo, pobreza, microeconomía, macroeconomía, populismo, antipopulismo, alianzas, coaliciones, peronismo, macrismo, kirchnerismo, radicalismo. ¡Formas y más formas! ¡Formas y más formas de ser, de estar, de padecer, y también de gestionar!

¿Y el fondo?

Para la Psicología formas y fondos son complementarios. Para la Psicología en cuestión de vínculos y “contratos” nadie puede solo/a, las cosas se elaboran, resuelven, tramitan con los/as otros/as, a partir de la mirada y la escucha de los/as otros/as.

Creo que los problemas de fondo que sin dudas derivan en formas, se resuelven con actos de grandeza, conciliando cinco ideas, no muchas más; sin encerrase y sin tozudez, sin fanatismos que destruyen y sepultan.

¿Culpables, responsables? Muchos/as, de muchas formas. No quiero que mi país se vaya al carajo, deseo que se puedan resolver los problemas de fondo.

Guillermina Rizzo. Dra. en Psicología. Columnista en medios de comunicación. Twitter @guillerizzo