Rouge

Rouge

- Actualidad -

Nació como comedor social y hoy enseña a coser a 200 mujeres

28 de marzo de 2019

Belén Murphy es la directora de la ONG que nació en un comedor social y que se ha convertido en una salida laboral para muchas mujeres en situación de vulnerabilidad.

1) ¿Cómo nace y cuál es la función de Mediapila?

Mediapila surge en el año 2005, asociada al comedor Niño Jesús Ubicado en Villa Crespo. Los fundadores fueron un grupo de jóvenes (José y Sebastián Sarasola), familiares y amigos, que sentían la motivación de crear igualdad a partir del trabajo.

Desde sus inicios la organización se centró en el trabajo con mujeres entendiendo que son ellas una población con problemas específicos que ameritan un trabajo con una perspectiva particular. Si bien, en un comienzo, sólo se brindaban clases de confección, con el paso del tiempo la fundación se fue convirtiendo en un espacio de encuentro y contención para muchísimas mujeres.

2) ¿De dónde surge ese nombre?

El nombre “Mediapila” es una invitación a accionar por una sociedad mejor y más justa, refiere a la frase de uso común “Ponete media pila”. Además, cuando una mujer llega a capacitarse, también le pedimos que ponga su “Mediapila”, porque ponerse Mediapila es unir las voluntades de todas.

3) ¿Cuántas mujeres atienden los talleres?

Entre nuestros diferentes programas acompañamos a más de 200 mujeres. En nuestra sede de Villa Crespo recibimos a 65 mujeres que asisten al curso de costura industrial. En el barrio 31 ofrecemos un curso de costura familiar del que participarán, este año, 80 mujeres más. Además, abrimos un espacio especial para emprendedoras donde actualmente hay 16 participantes. En Villa Soldati, Villa 1.11.14 y Lugano, acompañamos a 50 mujeres en un taller de experimentación textil y emprendedurismo que damos en conjunto con Amatra, una marca sustentable.

4) ¿Qué es lo que les enseñan?

Nuestro modelo de inclusión laboral se basa, principalmente, en tres ejes: la capacitación en un oficio (costura industrial, familiar y experimentación textil), la formación en emprendedurismo (nociones básicas de negocios y administración) y el acompañamiento social.

5) ¿Algún caso de éxito que quieran destacar?

Hay muchos, por suerte, pero me gustaría destacar dos mujeres emprendedoras: Sandra Silva y Teresa Torrico. Las dos tienen emprendimientos textiles muy lindos y son mujeres que buscan superarse permanentemente, vivieron situaciones muy difíciles en su vida y lograron aprender de eso para transformar su realidad.
Sandra hace carteras y mochilas, su emprendimiento es “Hope Bags” y Tere hace ropa y accesorios para niños, su emprendimiento se llama “Creaciones de ensueño”. ¡Pueden buscarlas en instagram!

6) ¿Cuántas personas hay en el equipo?

Somos 9 en el staff fijo y hay más de 30 voluntarios que nos acompañan todos los días.

7) ¿Cuántos talleres se dictan por año y en qué consisten?

Dictamos un taller de costura industrial en el que enseñamos a usar todas las máquinas industriales, un taller de costura familiar y otro de experimentación textil, donde prueban técnicas de bordado, estampado y termofusión.
En todos los grupos y talleres, dictamos capacitación en emprendedurismo.

8) ¿Cuál es la problemática más grande que sufren estas mujeres?

La realidad es que todas se encuentran en una situación económica y social muy crítica, viven muy al día y eso las lleva a una situación de angustia y estrés muy fuerte.
Por otro lado, entendiendo a la violencia de género en todas sus manifestaciones (psicológica, patrimonial, sexual y física), todas las mujeres que acompañamos son (de alguna manera) víctimas. Esto hace que lleguen a nuestros espacios con un autoestima muy débil, por eso es una de las primeras cosas que buscamos fortalecer. Si no damos este paso previo, sostener cualquier espacio se vuelve muy difícil y, más aún, poder tener un buen aprendizaje del oficio. Cuando no te das cuenta de lo que valés, no salís a buscar esa oportunidad que te cambie la vida. Cuando ellas reconocen todo su potencial, ahí empieza el proceso de inclusión laboral, cuando ven de lo que realmente son capaces de hacer.
Además, al recaer en ellas todas las responsabilidades del cuidado (sean o no madres solteras), el tiempo que les queda disponible para formarse o trabajar es muy escaso, esto incide muchísimo en su disponibilidad para trabajar o emprender.

9) ¿Ha mejorado la situación laboral femenina? ¿Por qué?

Yo creo que, cada vez más, las mujeres participamos de más espacios y esto nos abre muchas puertas a la hora de buscar trabajo. Cuanto más pareja sea la distribución de tareas dentro del hogar, mejores posibilidades vamos a tener para acceder a puestos de decisión, para no conformarnos con los trabajos de medio tiempo.
Esto es muy distinto en la realidad de las mujeres más pobres, todavía hay un contexto machista muy marcado y siguen relegadas al mundo privado, a los trabajos informales y mal pagos. Creo que vamos por un buen camino, claramente hay un cambio cultural que nos va a llevar a una sociedad más equitativa. En Mediapila trabajamos para que este cambio también sea posible en los sectores más marginales de la sociedad.

10) ¿Algún caso de éxito que quieran compartir con nosotros?

Comenzamos la alianza gracias a Marou Rivero, madrina de la marca de remeras que tiene la fundación. Ella nos puso en contacto con las chicas de la marca Ver, nos reunimos enseguida y empezamos a pensar qué acción podíamos hacer en conjunto por el mes de las mujeres. Así fue que unimos la campaña #YoElijo de Ver, con “Creemos Oportunidades para todas”, nuestra campaña institucional que lanzamos este mes.
Esta alianza la quisimos materializar en un producto concreto, hecho por alumnas y egresadas de la fundación. Por eso surgió la idea de hacer tote bags con tela que nos donó la marca, estampadas con una ilustración que Pepita Sandwich también nos donó. Las bolsas se pueden comprar en varios locales de Capital Federal y Gran Buenos Aires.
Para comunicarlo, compartimos un día de grabación en el que participaron algunas de nuestras alumnas. Ellas contaron su experiencia en Mediapila y lo que cada una elige todos los días para su vida, porque tanto en Ver como en Mediapila, creemos que la diversidad es una virtud. No existe una sola forma de ser que nos abarque a todas, porque no hay un modo correcto de ser mujer, es en la diversidad que está nuestro potencial.
Es una alianza muy linda, con un gran impacto. Estamos muy contentas y esperamos poder seguir trabajando juntas.

11) ¿Cómo ven a la mujer este 2019?

Nosotras decimos que vemos a la(s) mujer(es), en plural: muchas y diversas. Esperamos que nos sea un año de oportunidades para todas, donde cada vez podamos acceder a más espacios de formación y de trabajo. Hay un gran acompañamiento entre todas las mujeres en general, la sororidad se empieza a sentir en todos los espacios y eso es algo muy alentador para el crecimiento de todas.

12) ¿Cuáles son sus objetivos para el año?
Para este año, tenemos pensado seguir ampliando nuestro trabajo social. La idea es poder llegar a más mujeres que lo necesitan y continuar generando alianzas como estas que nos ayudan a expandirnos, a difundir el trabajo que realizamos y a darle oportunidad de trabajo digno a mujeres en situación de vulnerabilidad que realmente lo necesitan.