Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

¿Del Santo al “curro”?

San Valentín. Foto: Bloomberg.
San Valentín. Foto: Bloomberg.
10 de febrero de 2019

Definiciones de amor y enamorados abundan y se podrían escribir tantas historias y experiencias como parejas hay en cada cultura.

¡Faltan pocos días! Vale ahondar en la Historia y recordar…

Clandestinidad, prohibiciones y milagros dan origen paradójicamente a una celebración, pues en la época del Imperio Romano, Claudio, el gobernador, prohíbe el matrimonio para los más jóvenes, pues sostenía que quienes se casaban no eran buenos soldados para la guerra.

Valentín, un sacerdote de Roma, decide celebrar matrimonios de forma clandestina, las autoridades romanas al tomar conocimiento de tamaña transgresión ordenan detenerlo. La violencia que no es una práctica de estos tiempos, sino que por el contrario; es parte del castigo impartido a Valentín; así el oficial encargado de vigilarlo y maltratarlo lo desafía a que le devuelva la vista a Julia, su hija, quien había nacido ciega.

La historia pareciera predecible, no solo obró el milagro y le devolvió la vista sino que se enamoró de la joven; a su vez, en el afán por convertir al cristianismo a personas durante su detención, como era de esperar, fue decapitado el 14 de febrero del año 270. El día previo a su ejecución, le hizo llegar una misiva a su enamorada Julia, firmada “Tu Valentín”.

Ni Valentín ni sus allegados habrían imaginado semejante parafernalia en la actualidad, pues si bien la leyenda dio origen a las cartas de amor y posteriores tarjetas románticas, hoy las posibilidades de evocar al Santo se han multiplicado, los niveles de facturación en torno al amor crecen años tras año. Siempre digo que si Valentín viviera, debería ser millonario.

Las opciones son variadas, desde un sorpresivo desayuno con globos a restaurantes que ofrecen menús con afrodisiacos incluidos; la gama de regalos se extiende desde un peluche a una joya, perfumes y vestimentas; un momento de relax en un spa obviamente compartido a una escapada romántica con una góndola muy bien lograda.

El abanico se despliega e incluye peinados para la ocasión, contratación de mariachis, bebidas y bombones; los/as más osados/as, y según refleja el considerable aumento en las estadísticasoptan por juguetes eróticos y disfraces; también se ofrecen decoraciones alegóricas desde el clásico rojo pasando por el carmesí, escarlata, bermellón, granate, rubí y el o la infaltable “fresa”.

Así se despliega la creatividad en nombre del amor, pues conocí el caso de una mujer que pretendiendo deleitar a su amado, meses previos a la fecha tomó clases e instaló un caño en la habitación para dedicarle un baile. Para quienes quieran celebrar en la intimidad, la cadena contempla el cuidado de los niños con personas capacitadas.

Definiciones de amor y enamorados abundan y se podrían escribir tantas historias y experiencias como parejas hay en cada cultura, de forma simple pero a la vez muy compleja en la práctica enamorar significa “provocar el sentimiento del amor en alguien”, lo complicado no es enamorarse sino sostener y acrecentar dicho sentimiento en el tiempo.

Para algunas parejas y especialmente para aquellas que comienzan a constituirse, es la excusa para celebrar, para quienes padecen la ausencia de una compañía se torna en una fecha a la que maldicen, máxime si quienes viven de las ventas comienzan a publicitarla con corazones rojos con un mes de anticipación.

Considero que enamorarse es “depositar mi amor en…” y la gama va desde una persona, escribir, un trabajo o lo que en verdad enamora y apasiona. Si es de los/as que piensan como yo, que la celebración puede ser cotidiana, el éxtasis se vivencia al abrir un libro, escuchar una melodía o compartir con ese ser especial.

No hay un día especifico cuando el amor desborda, basta la simple presencia y la entrega para que la felicidad y el placer embriaguen reavivando cada vez los sentimientos y diluyendo el tiempo; así, simple, a veces no existen velas, ni viajes ni lencería que enciendan lo que ya se apagó.

Guillermina Rizzo. Dra. en Psicología. Columnista en medios de comunicación. Twitter @guillerizzo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *