Rouge

Rouge

- Entretenimiento -

Conocé a Nellie Bly, la primera periodista famosa

22 de enero de 2019

Por Patricia Daniele (*)

Su seudónimo era Nellie Bly aunque su nombre fue Elizabeth Cochrane. Había comenzado a escribir para el diario “World”, propiedad de Joseph Pulitzer (quien en su testamento estableció un premio anual a la excelencia periodística). Nellie era una joven vehemente y muy culta que, en 1887, aceptó simular un problema mental para que la internaran en el manicomio Blackwell, ubicado en una isla homónima enfrente de Manhatthan (hoy Roosevelt Island). Se la empezó a conocer en los medios como la mujer sin recuerdos y muchos fueron al hospicio para ver si era un familiar perdido.

Paralelamente fue sometida a los mismos vejámenes que sufrían las enfermas confinadas en el hospicio hasta que, habiendo perdido realmente la memoria por efecto de las prácticas bárbaras de la directora del lugar, logró escapar y publicó su crónica “Diez días en un manicomio”. Así denunció los abusos que cometía la administración sobre los pacientes y obligó a las autoridades sanitarias a tomar medidas drásticas sobre el trato a los enfermos mentales, para lo cual se abrió una investigación oficial y se liberó presupuesto para mejorar la asistencia a enfermos mentales. “Me alegra que, como resultado de mi visita al sanatorio, Nueva York destine un millón de dólares adicional cada año para el cuidado de enfermos mentales -expresó ante tan grata noticia-. Al menos tengo la satisfacción de saber que esos pobres desafortunados estarán mejor cuidados gracias a mi trabajo”.

Ningún periodista, hasta entonces, había conseguido tanta popularidad cuando no existían ni televisión ni radio. Ella, además, era feminista, influyente y pionera en embarcarse en proyectos que, a fines del Siglo XIX, estaban destinados exclusivamente a los hombres, aportando una nueva perspectiva. Hasta se animó a dar la vuelta al mundo siguiendo el itinerario creado por la mente de Julio Verne (a quien entrevistó) en menos días que los 80 que establece el clásico de 1873.

Nellie Bly se casó con el millonario Robert Seaman en 1895 y se retiró del periodismo. Cuando Seaman murió en 1904, Bly tomó las riendas de las empresas de su marido y realizó reformas sanitarias modificando horarios y ofreciendo salarios más justos, lo que le sumó una mayor popularidad. Finamente se arruinó y tuvo que volver a dedicarse al periodismo. ​ Entonces empezó a escribir en el neoyorkino “Evening Journal” donde, entre otros artículos, reportó la convención de 1913 a favor del sufragio femenino. También viajó a Europa durante la Primera Guerra Mundial como reportera desde el Frente Este, como una de las primeras corresponsales de guerra femeninas. Elizabeth “Pink” Cochrane murió a los 57 años a raíz de una neumonía (en 1922). En 1988 fue incorporada al Salón de la Fama de las mujeres de los Estados Unidos.

Este miércoles 23 de enero a las 23, Lifetime pone en pantalla un excelente telefilm que refleja la aventura vivida en el manicomio Blackwell, con un relato en el que el público va descubriendo lo que pasa a medida que lo hace la protagonista, encarnada por Christina Ricci, quien también produce la película. En “Atrapada en el manicomio: la historia de Nellie Bly”, la directora del hospicio está encarnada por una actriz multifacética y galardonada, Judith Light, quien le aporta tal intensidad al personaje que hasta hace creíbles sus buenas intenciones hacia las internas. Este estreno exclusivo de Lifeitme Movies estará disponible también en video on demand (VOD) en los principales operadores de la región.

(*) Especial para Rouge