Rouge

Rouge

- Actualidad, Cuerpo & Alma -

Cómo manejar temas incómodos en el trabajo

12 de abril de 2018

La sinceridad no siempre es una buena consejera cuando se trata de conversaciones de trabajo, sobre todo es una negociación. Pero, ¿cómo manejar la situación cuando se plantea una pregunta a la que uno sabe que no conviene responder diciendo la pura verdad?

BIEN

Esquivar la pregunta. Esto puede ser útil si uno sabe que no volverá a negociar con la misma persona. Al esquivar el interrogante respondiénolo desde otro ángulo, evitará dar informaciones inconvenientes. Un ejemplo muy simple: si los clientes preguntan por qué hubo un cambio en el mando superior de la compañía, se puede responder elogiando la experiencia del nuevo jefe.

Repreguntar. Al “devolverle” la pregunta al otro, uno puede cambiar totalmente la situación. Si un cliente consulta si se aumentarán los precios en el mediano plazo, uno puede preguntarle si él los ha tenido que incrementar recientemente y de ese modo la conversación pasa a estar centrada en las circunstancias y en la experiencia del otro.

MAL

Mentir. Negar algo que uno sabe que sucederá no es bueno desde ningún punto de vita, porque el vínculo comercial cruza una línea muy delicada que afectará la reputación de la empresa y de usted como representante.

Negar una respuesta. Si uno dice no poder responder porque quiere evitar una situación incómoda, no dejará una buena impresión. En caso extremo, siempre es mejor decir la verdad antes que negar una respuesta.

Fuente: Agencia DPA