Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

Pérdidas y cambios: cómo enfrentarlos

10 de abril de 2018

Por Solange García Bardot*

Todos los cambios suscitan pérdidas a las que debemos adaptarnos esto implica, por definición, un estrés. Si éste es mucho o poco depende de distintas variables pero está directamente relacionado al tipo cambio que estemos afrontando.

Generalmente utilizamos la palabra duelo para hablar de aquel proceso emocional que comienza, con la pérdida de un ser querido. Pero ese proceso se realiza frente a distintos cambios que vamos atravesando en la vida.

Las pérdidas pueden ser:

– Pérdidas de relación, la ruptura de parejas, amistades o familiares que se distancian, etc.

– Pérdidas evolutivas inherentes al paso del tiempo, la culminación de etapas, como dejar el colegio, jubilarse, etc.

– Pérdidas de capacidades, tanto físicas como mentales, al envejecer, en ciertas operaciones o en accidentes.

– Pérdidas materiales, mudanzas, pérdida del trabajo situaciones donde la perdida material es importante o primaria, etc.

La cultura occidental entiende a la muerte o pérdida, tomando su lado más “oscuro o negativo”. La entiende como algo dramático, injusto, inaceptable, como un error, incluso como algo siniestro. En lugar de entender la muerte como algo inherente a la vida. Esta mirada acerca de las pérdidas no colabora para transitar los procesos de duelo haciéndolos bastante más pesados y dificultosos.

Al convertir a la muerte en algo dramático, generamos el deseo de mantenernos lejos, de rechazo, de no aceptación, de intentos de control o/y evasión. Esto esta en el otro extremo de la aceptación que es necesaria para poder transitar el proceso. Una mirada más natural sobre las perdidas nos permitiría anticipar, aceptar los cambios ineludibles que suceden en esta vida en constante movimiento.

Es cierto que la muerte nos enfrenta a lo irreversible, despertando sentimientos de indefensión, falta de control, impotencia, vulnerabilidad, entre otros. Las muertes o pérdidas suponen un cambio brutal que trae aparejadas múltiples amenazas e incertidumbre. Nadie acepta ni quiere contactar con este tipo de emociones y para alejarlas las hemos convertido en terroríficas. Cuando lo cierto es que son tan fundamentales como cualquier otra emoción.

Cuando transitamos un proceso de duelo pasamos por diferentes fases. En cada una de ellas hay alguna emoción que se destaca, y, (hay que saberlo) ese sentimiento está para ser transitado. Solo cuando se hace se puede continuar avanzando en el complejo entramado emocional de un duelo.

· FASE DE NEGACIÓN y AISLAMIENTO. Es una etapa donde se busca un tiempo para amortiguar el primer impacto de la situación.

· FASE DE IRA. En esta fase e ve más claramente la realidad y surge la ira como emoción primaria, un enojo que lo abarca todo. Se manifiesta en quejas o críticas e irascibilidad. Transitar este enojo nos habilita luego a expresar emociones como la culpa, el dolor, las lágrimas o la vergüenza.

· FASE DE PACTO O NEGOCIACIÓN. La persona intenta pactar o negociar para superar la vivencia traumática.

· FASE DE DESESPERANZA o DEPRESIVA. La persona acepta la pérdida de manera más completa y aparecerá una profunda tristeza, que probablemente la debilite.

· FASE DE ACEPTACIÓN o REORGANIZACIÓN. La aceptación surge como resultado de haber contactado con lo sucedido. En esta fase se resuelven todos los asuntos incompletos o pendientes. Es una etapa de tranquilidad, donde no se tiene tanta necesidad de hablar del dolor y empieza la esperanza que sostiene y da fortaleza, surge el saber que todo ha tenido y tiene un sentido y que aún quedan cosas importantes e interesantes que hacer.

Para alcanzar este estado debemos dejarnos llevar, por momentos, por todo lo que nos va surgiendo, para no estancarnos en ninguna fase y completar todo el trance. Aceptando en lugar de evitando, lograremos transitar lo que nos sucede para en algún momento trascender el duelo.

No todos los duelos necesitan ayuda terapéutica pero cuando se advierte una desmesura respecto al tiempo, las reacciones, las emociones. Si siente trabado en alguna de las etapas. Los duelos son procesos muy costosos (emocionalmente hablando) por su complejidad, desgaste, y a veces bastante largos de transitar. Es útil pedir ayuda.

La tarea principal en un duelo es contactar con las emociones, permitiéndoles que ellas hagan su trabajo y saber acompañar con el cuerpo. Para ello tomarnos un espacio y un tiempo para que desde la experiencia suceda lo que sucede. Como si la emoción fuera una ola, a la que solo hay que permitirle que crezca, se desarrolle, llegue a su pico máximo y se desvanezca. Las emociones nos establecen las metas hacia las que se dirigen nuestras acciones, por eso son el motor de lo que hacemos. Hay que aprender a darles su lugar y respetarlas.

La terapia de activación emocional, es pionera en el abordaje de las emociones, en el marco de la terapia cognitiva de tercera generación. Donde la importancia esta puesta en reconocer las emociones desde la experiencia y el cuerpo y entender que la resolución no responde al bloqueo o control de las emociones, sino a la autorregulación de todas.

(*) Del Instituto Sincronía: Especialistas en estrés, ansiedad y emociones.