Rouge

Rouge

- Cuerpo & Alma -

No puedo decir no

8 de abril de 2018

Por Guillermina Rizzo*

¡No! Es una de las palabras que escuchamos desde el principio de nuestra existencia: simple para escribir, sencilla su pronunciación en distintos idiomas, tiene significado universal.

Paradójicamente “no puedo decir no” comienza con un no, y para algunas personas resulta imposible enunciarlo, más difícil aún actuarlo y también sostenerlo.

Mi querido lector si usted es una de esas personas, que como se dice vulgarmente, tiene “el sí fácil” consecuentemente pertenece al grupo de seres para lo que resulta imposible decir no.

¿Me llevás? ¿Me traés? ¿Me prestás? ¿Me ayudás? ¿Me hacés? Se convierten en ejemplos de una lista interminable en la que alguien pide, solicita, demanda, generando así, situaciones en las que otro no puede pronunciar un simple no; y en la mayoría de las circunstancias termina envuelto en situaciones impensadas y lo que es peor aún, contraria a sus deseos, aunque cumpliendo con los requerimientos ajenos.

Si bien hay escenarios que ameritan una respuesta tal como “no le pude decir no a al jefe cuando dio trabajo extra” o “no pude negarle un favor a un vecino” cabe preguntarse: ¿Por qué es tan complejo decir no? ¿Hay una rutina, cual entrenamiento, para combinar estas dos letras y expresarlas en el momento preciso?

Se ha comprobado que la complejidad para expresar un “no” es una cuestión normal y adaptativa, que enciende una luz de alerta cuando se torna imposible decirlo y ante ciertas demandas se cede a los deseos ajenos.

Contrariamente decir sí, resulta a simple vista más fácil y menos complicado; hay personas que tienen cierta lucidez para detectar el momento indicado para abordar a otro a sabiendas que obtendrá una respuesta afirmativa. Niños y adolescentes, son expertos en divisar el instante de máxima ocupación de los padres para pedir un permiso que, en otro contexto, sería denegado.

Tener el “si fácil” implica comodidad y cierta carencia para el ejercicio cotidiano de pensar, analizar y registrar, en el que la obligación de elegir pasa a un segundo plano quedando sumergido en un falso espejismo, asumiendo que de esa manera se evitan conflictos, se queda bien ante la mirada de los otros, somos aceptados y la aprobación está garantizada.

Culturalmente el “no” tiene mala prensa; expresarlo altisonante, de forma sutil o con un movimiento de cabeza no es sinónimo de mezquindad o egocentrismo, sino que está relacionado con el autoconocimiento y con reconocer necesidades e intereses propios, deseos y apetencias.

Pronunciar una palabra tan sencilla, pero con consecuencias tan complejas implica saber establecer una lista de prioridades que involucra personas, situaciones y también responsabilidades, evitando la manipulación, la culpa y las vivencias desagradables.

Dejar a un lado la absurda creencia que “el sí fácil” habilita caminos, aprobación, o se convierte en una fuente de afecto, permite entender que un no expresado de forma asertiva reduce la ansiedad, mejora la autoestima y modela relaciones interpersonales satisfactorias y duraderas.

Si usted es de esas personas que en ocasiones dice “estaba desprevenida”, “no pude decir no” o “cómo iba a negarme” seguramente deba tomarse un tiempo en cada ocasión para analizar si lo que le piden es algo ligado a sus deseos o a las expectativas ajenas. Ejercitar la vacilación respondiendo en otro momento, facilita que seguramente personas, cosas, y circunstancias no se alteran en demasía porque su respuesta quede en suspenso.

Gabriel García Márquez decía “lo más importante que aprendí después de los cuarenta años es decir no, cuando es no”. No sé cuál es su edad, pero seguramente todavía está a tiempo.

(*) Dra. en Psicología. Columnista en medios de comunicación. | Twitter: @guillerizzo