Rouge

Rouge

- Sin categoría -

Los martes de zapatos rojos: las ejecutivas quieren que las vean

Foto:Pixabay
16 de febrero de 2018

Algunas mujeres usan zapatos rojos todos los martes. “Es una forma de visibilizar, por fuera del 8M, el día de la mujer, donde pasa de todo y en el resto del año, nada”, explica Agostina Verni, ejecutiva de Recursos Humanos y Desarrollo de Talento. En las redes sociales, se expresa bajo #RedShoeTuesday.

Creado por una argentina, Mariela Dabbah, en Nueva York, el Red Shoe Movement (RSM, el movimiento de los zapatos rojos) apunta al “desarrollo del liderazgo femenino” en el sector corporativo y tiene embajadoras en 145 países. También un libro, Poder de mujer, que fue el disparador.

Por un lado, el “movimiento” tiene siete principios y un círculo de mentoría gratuito. Esta guía incluye ofrecer mentoría a mujeres menos experimentadas, dar oportunidades, hacer una devolución honesta, cultivar la relación con las mujeres del equipo, celebrar públicamente sus logros y evitar la crítica y el uso de etiquetas que contribuyan a estereotipar a las mujeres.

Del otro lado, el RSM es una compañía de capacitación que organiza programas en las empresas para mejorar la participación de la mujer. En esa instancia hay 300 ejecutivas y los programas incluyen conferencias con expertos, coaching, podcasts y mentoría mutua, además de armar una red de contactos entre las participantes.

“Puede ser para que las mujeres lleguen a cargos jerárquicos pero también para moverse lateralmente, cómo llevar adelante conversaciones difíciles, o cómo conciliar mejor la vida laboral con la familiar”, detalla Verni.

En ese marco, también tienen previsto armar programas para los varones. “Hay que incluir a los hombres y no solo a los ejecutivos. Creemos en la igualdad de género y en la complementariedad. Si no se suman, terminan siendo eventos de mujeres para mujeres”, reconoce Verni sobre un problema recurrente en las charlas y actividades “de género”.

Pese a ese foco en igualdad, evitan usar el término “feminismo”. Sin embargo, en sus definiciones, suscriben: “La lucha que las mujeres han llevado a cabo por conseguir el cumplimiento de sus derechos se ha logrado gracias al compromiso que ellas han adquirido y desarrollado con motivo de exigir equidad de género. Para esto fue necesaria una larga lucha consigo mismas acerca de si lo que estaban haciendo, ir en contra de lo que la sociedad marcaba, estaba bien o mal. Asimismo, es necesario exigir que el Estado se comprometa a garantizar el cumplimiento responsable de los derechos”, remarca en su sitio el RSM.

Los referentes son necesarios y pueden ser tanto mujeres como hombres que trabajan por la igualdad. “Hay un salón de la fama para conocer a las personalidades que inspiran”, agrega Verni, quien pasó por las áreas de recursos humanos de empresas como Google o Red Hat. Algunos ejemplos son Alexia Keglevich, CEO de Assistcard; Ilya Espino, vicepresidenta ejecutiva de la Autoridad del Canal de Panamá, y Rosemary Rodríguez, directora de cine y vicepresidenta de DGA.

Por: Patricia Valli